EL LIBRO LECC. INTR. 1

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><.
La Introducción: Lección 1
"El Libro"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  Llene también la “presentación del estudiante”.  Sería buena idea copiar el texto del mensaje para archivarla si usted tenga disponible su propia computadora.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Encontrará el nombre y dirección electrónica de su maestro después de la sección de preguntas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección en esta serie.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><<><><><><><><><><><>
¿Un Mapa Para La Vida?
Los tiempos están cambiando.  Cada día nos enfrentamos con nuevas decisiones, nuevas exigencias, y nuevos peligros.  ¿Cómo vamos a encontrar nuestro camino seguro a través de todo esto?  ¿Cómo vamos a guiar a nuestras familias y especialmente a los jóvenes?  Hay mapas para todo lugar del mundo. ¿Pero existe acaso un mapa para el viaje más grande de todos, la vida misma?
¿Un Mapa Para La Muerte?
Todos disfrutamos de los cumpleaños, pero ellos también nos hacen ver que ninguno de nosotros se está haciendo más joven.  Tristemente, cada funeral nos recuerda que también iremos adónde nunca antes hemos estado.  La Biblia trata la muerte como en realidad es:
"La muerte es el fin de todos los hombres, y el que vive lo pondrá en su corazón." (Eclesiastés 7:2)
"Está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después de esto el juicio." (Hebreos 9:27)
"No sabéis lo que será mañana.  ¿Por qué?  ¿Qué es vuestra vida?  Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece." (Santiago 4:14)
¡Cuán rápidamente pasa esta vida!  Pero, ¿cómo podemos estar tan seguros del verdadero propósito y dirección de la vida?  ¿Cómo podemos tener certeza de que nos hemos preparado adecuadamente para lo que hay más allá de la muerte?  Mucha gente cree que existe el mapa que nos guía en forma segura por la vida y la muerte, El Libro: La Biblia.
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> <><><><><><><><><><><><><><
¿Podemos llamar a cualquier libro "El Libro"?
¿Cómo puede un libro llegar a tener este título: "El Libro"?  Como puede verse, la Biblia merece plenamente ese título. 
Antiguas Copias
¿Cuántas copias antiguas existen hoy del Nuevo Testamento?  ¡Más de 4000!  Las más antiguas datan muy cerca del tiempo cuando se escribió por primera vez el Nuevo Testamento.  En este sentido, ningún otro antiguo libro ha pasado a través de tantos siglos en forma tan segura y confiable.
Traducción
La Biblia se escribe primero en hebreo, arameo, y griego.  Llegó hasta nuestras lenguas modernas a través de la traducción.  Tan importante es su mensaje que la Biblia (o partes de ella) ha sido traducida a 2000 lenguas.  Más del 80% de la población mundial habla esos idiomas.  Ningún libro ha sido, ni continúa siendo, traducido más extensamente que la Biblia.
Impresión
La Biblia fue el primer libro que se imprimió para la gente común.  Año tras año, la Biblia continúa siendo impresa por ser el libro de "mayor venta" en el mundo.  Ningún libro se le acerca.
Honestidad
La verdad completa de la Biblia y su honestidad la hacen muy diferente.  La Biblia muestra tanto lo bueno como lo malo (incluso lo muy malo) de los grandes líderes de Israel.  Ya sea rey o esclavo, rico o pobre, hombre o mujer, todos somos medidos con la misma regla: "la ley de Jehová".
Escritura
La Biblia fue escrita primero por cuarenta hombres durante 1600 años.  Puesto que muchos de estos escritores no estuvieron vivos al mismo tiempo, ellos no pudieron trabajar conjuntamente de ninguna manera directa.  Pero la Biblia tiene una historia continua que fluye por ella.  Forma una imagen completa y unida.  Ningún otro libro ha sido escrito así.  En la forma más sorprendente, une siglos de historia con la mayor sabiduría.
A Continuación
No es de sorprender que más de un cuarto de población mundial afirme creer algo de la Biblia.  Tres de las "grandes religiones del mundo" afirman tener raíces relacionadas con la Biblia.
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> <><><><><><><><><><><><><><><
Los escritores de la Biblia afirman hablar de parte de Dios
Al buscar un mapa para la vida, debemos abrir la Biblia por las afirmaciones que hace.  Una y otra vez nos asegura que es la pura palabra de Dios.  Mira estos ejemplos de las páginas de la Biblia misma:
Moisés
Moisés dijo que los Diez Mandamientos fueron escritos "por el dedo de Dios" (Éxodo 31:18).  Informó que Dios habló con él "cara a cara, como habla cualquiera a su compañero" (Éxodo 33:11).
El Rey David
El Rey David dijo, "El espíritu de Jehová ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua.  El Dios de Israel ha dicho, me habló la Roca de Israel." (2 Samuel 23:2-3)
Jeremías
Jeremías escribió, "La palabra de Jehová vino a mí, diciendo,"…Te di por profeta a las naciones…a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande…" Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca y me dijo Jehová, "He aquí he puesto mis palabras en tu boca." (Jeremías 1:5-9).
Hay más de 2000 lugares en la Biblia donde los profetas dijeron cosas así:
"Jehová me dijo"
"Estas son las palabras de Jehová"
"Esto es lo que Jehová dice"
Debemos preguntar en serio, "¿Hicieron estos profetas un hábito de mentir?  ¿O dijeron la verdad, puesto que Dios habló por ellos?"
Jesús
Jesús nos aseguró que estos profetas de la Biblia hablaron con la verdad.  Jesús contó con los informes de la historia (Mateo 12:40; 24:37-39).  Jesús confiaba en todos sus escritos y nos enseñó a hacer lo mismo (Mateo 5:17-19; Lucas 16:17, 29; 24:27,44; Juan 5:39-47).  Con frecuencia, Jesús citaba "la ley y los profetas".  El basaba sus argumentos en las palabras específicas que usaban (Mateo 19:5-6; 22:32).  Al hacer esto, Jesús nos recordaba que:
"La Escritura no puede ser quebrantada." (Juan 10:35)
¿Cómo se puede confiar tanto en las Escrituras?  Porque vienen de Dios, no de los hombres.  Citando los escritos de Moisés, Jesús dijo, "No habéis leído lo que os fue dicho por Dios?" (Mateo 22:31).  Cuando Jesús citaba los Salmos, decía que David habló "por el Espíritu Santo"  (Marcos 12:36).
Jesús mismo afirmó hablar desde Dios.  Dijo:
"Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.  Y sé que su mandamiento es vida eterna.  Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho."  (Juan 12:49-50)
Jesús hizo esta misma abierta afirmación de poder:
"Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándolos que guarden todas las cosas que os he mandado…" (Mateo 28:18-20)
Los apóstoles
Los apóstoles fueron líderes escogidos por Jesús en los primeros días del cristianismo.  Así les dio Jesús su mensaje para toda la gente:
"El Espíritu Santo, a quien Dios enviará en mi nombre, os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho… Cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad…" (Juan 14:26, 16:13).
Luego, el apóstol Pedro, y los que estaban con él, enseñaban "por el Espíritu Santo enviado del cielo" (1 Pedro 1:12; también 2 Pedro 3:2; Hechos 2).
El apóstol Pablo pudo decir:
"Esto es lo que hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu…lo que os escribo son mandamientos del Señor." (1 Corintios 2:13; 14:37)
"Cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios." (1 Tesalonicenses 2:13)
Las Escrituras
Las Escrituras son los escritos sagrados de Dios.  Incluso antes de que el Nuevo Testamento estuviera completo, Pablo describía la importancia de las Escrituras:
"Las Sagradas Escrituras… te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.  Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena." (2 Timoteo 3:15-17)
Pablo exhortaba a su amigo Timoteo a ser un buen estudiante de estas Escrituras.  ¿Por qué?  Porque son "la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15). Los escritos de los apóstoles las hacen más valiosas para todos aquellos que buscan la verdad; porque Jesús prometió a los apóstoles "toda la verdad" (Juan 16:13).  No cabe duda de lo que la Biblia afirma ser: El Libro Guía de nuestro Creador que nos dio un propósito especial y que nos llama a cumplir ese propósito.
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE PREGUNTAS ><> ><> ><> ><> <><><><><><
>>>>> Complete y envíe esta sección a su maestro>>>>>>>>>>>>>>>>>>>
Preguntas sobre la lección: Primera parte
"El Libro"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene los [ ] con la letra que corresponde a la respuesta correcta:
[ ] 1. {Éxodo 33:11}Dios habló con Moisés…
(A)cara a cara, (B)en el Monte Sinaí, (C)del futuro
[ ] 2. {2 Samuel 23:2-3} "El espíritu de Jehová habló por mí" fue dicho por…
(A)Saúl, (B)Salomón, (C)David
[ ] 3. {Jeremías 1:5-9} Mientras hacía a Jeremías profeta, Dios tocó a Jeremías en…
(A)el ojo, (B)la boca, (C)la mano
[ ] 4. {Juan 10:35} Jesús dijo que las Escrituras no pueden ser…
(A)entendidas, (B)copiadas, (C)quebrantadas
[ ] 5. {Mateo 28:18-20} Jesús dijo que él tenía…
(A) todo conocimiento, (B)toda curación, (C)toda autoridad
[ ] 6. {Juan 12:49-50} Jesús dijo que sus palabras venían de…
(A)él mismo, (B)el Padre, (C)los ángeles
[ ] 7. {Juan 16:13} El Espíritu Santo guiaría a los apóstoles a…
(A)todo el poder, (B)toda la verdad, (C)todas las naciones
[ ] 8. {1 Tesalonicenses 2:13} Pablo dijo que su enseñanza era la palabra de…
(A)los hombres, (B)Dios, (C)la sabiduría
[ ] 9. {2 Timoteo 3:15-17} Toda Escritura es…
(A)una historia unificada, (B)escrita en lenguas antiguas, (C) inspirada por Dios
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><
Pregunta de discusión
Nos gustaría saber lo que piensa usted.  Su respuesta es requerida, pero no será calificada.  Esto le permite expresar su punto de vista con sus propias palabras.
1. ¿Qué le daría a alguien que le pidiera un guía para la vida?  ¿Por qué?
2. ¿Qué razones hay para confiar en lo que dice la Biblia?
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><
Presentación del estudiante
Su nombre y apellido:
Su dirección electrónica:
Su dirección de correo normal:
Ciudad y Estado:
País y código postal:
¿Masculino o femenina?
Trabajo:
Fe religiosa:
Nombre de su iglesia:
¿Tiene Biblia para usar en estos estudios?
¿Qué versión?
Para los principiantes: ¿Tiene dificultad para buscar pasajes en la Escritura?
Más Información (Puede escribir los nombres y direcciones electrónicas de tus amigos que también quieren estudiar la Biblia):
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logotipo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EEUU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

EL CAMINO LECC. INTR. 2

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Introducción: Lección 2
"El Camino"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  No olvide de llenar también la información suya y la del maestro si ya no se ve al fin de la lección.  Sería buena idea copiar el texto del mensaje para archivarla si usted tenga disponible su propia computadora.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Encontrará el nombre y dirección electrónica de su maestro después de la sección de preguntas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección.  Le pedimos que también envíe una copia de este correo a la directora en la dirección kris@ebiblicamundial.org.
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
El guía también es el camino
Con frecuencia la Biblia describe la vida como un viaje, en el cual debemos escoger el camino por el que iremos.  Debemos ser cuidadosos porque:
"Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte" (Proverbios 16:25).
"Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan" (Mateo 7:13-14).
Aunque parezca que hay muchos caminos, en realidad se reducen a dos opciones.  ¿Cómo podemos ver cuál camino tomar?
"Yo soy la luz del mundo," dijo Jesús, "el que me sigue, no andará en tinieblas" (Juan 8:12). En cuanto a la puerta que lleva a la vida, Él es esa puerta (Juan 10:9). El también es el camino (Juan 14:6; Hebreos 10:20). Todo el que pase por esa Puerta, y siga su Camino, viene a la Ciudad preparada por Dios. En esta ciudad, Dios nos llena todas nuestras necesidades (Hebreos 11:16; 12:22; Apocalipsis 21-22).
Entonces, no sorprende que el antiguo cristianismo fuera llamado "el Camino" (Hechos 24:14,22). Este "Camino" no es únicamente una idea más, entre muchas ideas, acerca de la vida.  El Camino de la Biblia nos lleva a la Persona, el Guía que dice de sí mismo: "Yo soy el camino, la verdad, y la vida" (Juan 14:6).
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
Afirmaciones con pruebas
Muchas personas y libros afirman que son nuestra guía hacia una vida mejor.  Muchos aseveran que hablan por, o acerca de, Dios.  Hacer afirmaciones a grandes voces es bastante fácil; lo difícil es probar que esas afirmaciones son ciertas.
La mayoría de los libros de los grandes pensadores no tratan de ofrecer la prueba real de lo que dicen sobre Dios.  La Biblia no solo ofrece buena evidencia, ¡sino que es en sí una prueba!  Recuerda que la Biblia fue escrita durante un largo período de la historia. Por esto, la Biblia es la única que puede combinar dos cosas: pudo predecir los eventos venideros y mucho tiempo después, pudo informar sobre su cumplimiento.
Los antiguos escritores de la Biblia anunciaron cosas que iban a suceder.  Luego, incluso siglos después, otros escritores de la Biblia vieron y registraron que estas cosas se hicieron realidad.  Estas no son "conjeturas" acerca de eventos pequeños y escondidos.  Muchas de estas profecías son acerca de naciones enteras y eventos que cambiaron el mundo.  Muchas de las profecías son sobre Cristo.
Estas profecías mostraron la línea de antepasados de la que nacería (Génesis 22:18; 49:10; Salmos 89; Jeremías 23:5).  Ellos señalaron el lugar exacto de su nacimiento (Miqueas 5:2).  Describieron su naturaleza y obra (Salmos 2; 110; Isaías 9:6-7; 11:1-10).  Predijeron su muerte, e incluso su victoria sobre la muerte (Isaías 53).
Esta imagen de Cristo fue presentada cientos de años antes de su venida.  Como cada elemento de esta imagen profética coincide en Jesús, él es el único que puede ser llamado Jesús, el Cristo.  Las evidencias sobre Cristo son tan fuertes que el mundo no ha sido el mismo desde su venida.
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
¿Qué hay acerca de las injusticias de los "cristianos"?
Dado que la Biblia es convincente, el cristianismo se ha expandido por todo el mundo.  Conforme se expandía, alguien tomó su buen nombre y lo desvirtuó, para sus propios propósitos egoístas.  Se han hecho cosas terribles en nombre del "cristianismo".  Muchos de los que se afirman ser "cristianos", ¡no lo son!  Jesús mismo dijo que su nombre sería mal utilizado (Mateo 7:15-23).  Los apóstoles predijeron que "muchos" seguirían a los falsos líderes que cambiaran el cristianismo (2 Pedro 2:1-2; 2 Tesalonicenses 2:3-12; 1 Timoteo
4:1-3; 2 Timoteo 3:5; 4:3-4).  Las falsas formas de cristianismo han hecho que la gente pregunte, "¿Dónde está el verdadero Camino, el cristianismo de Jesús?  ¿Podemos encontrarlo nuevamente?"  Aquí vemos el mayor valor de la Biblia, ya que ha guardado seguramente el verdadero conocimiento de Jesús.
El cristianismo verdadero es, y siempre será, el cristianismo firmemente fundamentado en lo que Cristo es, hace y enseña (1 Corintios 3:11; Hechos 1:1; 8:5,35).  Cristo mismo mandó que toda la gente siguiera las enseñanzas originales que él dio a sus apóstoles.  Dijo a los apóstoles:
"…enseñándoles que guarden todas las cosas que yo (Cristo) he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20).
Si deseamos tener a Cristo con nosotros, debemos encontrar y seguir lo que Cristo enseñó desde el principio.  Para lograr eso, debemos aprender de la Biblia.  Algunos dudan que podamos comprender adecuadamente las Escrituras.  Pero, la Biblia claramente dice que aún le gente común puede comprenderla (Deuteronomio 29:29; 30:11-14; Nehemías 8:2,8: Juan 8:32; Efesios 3:4; 2 Timoteo 2:7).  Jesús dijo que el mundo de Dios es como semilla en tierra fértil (Mateo 13: Lucas 8).
"Mas el que fue sembrada en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra" (Mateo 13:23).
Comprende cuando escucha con "un buen (honesto) corazón" (Lucas 8:15).
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
"El Camino"
Algunas veces el Señor nos da la comprensión a través de la ayuda de un amigo cristiano.  Esto es lo que sucedió con un hombre de Etiopía:
El viaje era largo y había mucho tiempo para pensar.  El oficial leía cuidadosamente.  Su mente estaba en el viaje más grande de todos – la vida y la muerte.  Esta muerte sobre la que leía era inusual.  El no la comprendía, pero sabía que se trataba de una muerte importante, porque el libro que contaba acerca de esta extraña muerte era El Libro.  Generación tras generación, siglo tras siglo, la sabiduría del Libro ha conducido a una vida mejor.  La parte que leía había sido escrita 800 años antes, por el profeta Isaías.
¿A quién señalaba Isaías, cuando escribió sobre el que fue muerto como un sacrificio, como un cordero?  Levantado la vista, el oficial vio a un hombre que venía.  ¿Podría este hombre ayudarle?  ¿Podría ser este el tercer hombre que necesitaba?  El amigo era un cristiano llamado Felipe.  El oficial inmediatamente le preguntó: "Dime, por favor, ¿de quién habla el profeta?"…Concluyamos la historia con las palabras de la Biblia misma:
"Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando con esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.  Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?  Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes.  Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.  Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.  Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino" (Hechos 8:35-39).
Como tesorero de la reina de Etiopía, el oficial o "eunuco" tenía muchos deberes.  Pero ninguno era mayor que su deber para con Dios, de quien viene todo lo demás.  El oficial era religioso.  Acababa de estar en Jerusalén adorando a Dios.  Era lector de la Biblia.  Estas cosas no lo hacían sentirse orgulloso.  Lo hacían comprender cuánto más necesitaba aprender.  Por eso dio la bienvenida al amigo que podría ayudarle a comprender plenamente la palabra de Dios.  Al hacer esto, obtuvo gran felicidad.  En el bautismo, él fue "sepultado" y luego levantado con Cristo a una vida nueva y mejor (Romanos 6:3-4; Colosenses 2:12; 1 Pedro 3:21, Hechos 22:16). Ahora, para decirlo mejor, el volvió a tomar el camino a su casa, ¡porque ya había encontrado el Camino!
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE PREGUNTAS ><> ><> ><> ><>
>>>>> Complete y envíe esta sección a su maestro>>>>>>>>>>
Preguntas sobre la lección: Parte Dos
"El Camino"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene los [] con la letra que corresponde a la respuesta correcta:
[] 1. {Mateo 7:13-14} El camino que lleva a la vida es…
(A)ancho, (B)angosto, (C)siempre cambiante
[] 2. {Hechos 24:14,22} Otro nombre para el antiguo cristianismo fue…
(A)"El Camino", (B)"El Mapa", (C)"La Esperanza"
[] 3. {Juan 14:6} Jesús dijo, "Yo soy El Camino y La Verdad y La…
(A)Sabiduría, (B)Vida, (C)Luz
[] 4. El lugar de nacimiento de Jesús fue señalado en…
(A)Miqueas 5:2, (B)Isaías 66:25, (C)Génesis 3:25
[] 5._______ informó sobre la muerte del Cristo.
(A)Isaías 66, (B)Isaías 53, (C)Isaías 7
[] 6. {Mateo 13; Lucas 8} La palabra de Dios es como una…
(A)semilla, (B)canción, (C)espada
[] 7. {Mateo 13:23} La gente de "buena tierra" escucha la palabra y…
(A)la cuestiona, (B)la divulga, (C)la comprende
[] 8. {Lucas 8:15} Entendemos la palabra de Dios cuando escuchamos de…
(A)todo corazón, (B)todo oído, (C)la ayuda de un amigo
[] 9. {Hechos 8} El tesorero de Etiopía estaba leyendo de…
(A)Isaías, (B)Jeremías, (C)Ezequiel
[] 10. {Hechos 8} Felipe le mostró el evangelio de…
(A)Moisés, (B)Jesús, (C)Pablo
[] 11. {Hechos 8} Después de obedecer el evangelio, el etíope se fue…
(A) alegre, (B)orgulloso, (C)temeroso
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Pregunta de Discusión
Nos gustaría saber lo que piensa usted.  Sus respuestas son requeridas, pero no serán calificadas.  Esto le permite expresar su punto de vista con sus propias palabras.
1. Felipe dio las "Buenas Noticias" al etíope (Hechos 8).
¿Cuáles son estas "Buenas Noticias", y cómo ayudan a una persona?
2. El etíope creyó y bajó al agua para ser bautizado.  ¿Por qué fue bautizado?  ¿Ha sido bautizado de esta manera?
3. ¿Ha aprendido algo nuevo de estas lecciones introductorias?  Si es así, ¿qué es lo más importante que ha aprendido?
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN PERSONAL
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SU NOTA:
COMENTARIOS DE SU MAESTRO:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
AMIGOS Y FAMILIA
¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:
 
 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logotipo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA 1,2

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA Lección 1

"Cristo prometió establecer su iglesia"

Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas que se encuentran al fin de la lección.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje antes de enviarlo.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 

><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>

LA IGLESIA PROMETIDA

Se han desarrollado varias teorías en cuanto al establecimiento de la iglesia de Cristo.  Algunos dicen que tuvo su comienzo en el huerto de Edén cuando Dios declaró que la semilla de la mujer heriría a la serpiente en su cabeza (Génesis 3:15).  Otros dicen que la iglesia fue establecida cuando Dios dijo a Abraham: "En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra" (Génesis 22:16-18).  También hay aquellos que dicen que la iglesia fue establecida al organizarse el pueblo de Israel como nación, cuando Moisés entregó la ley a Israel en el Monte Sinaí (Éxodo 20).  Y aún hay otra gente que dice que la iglesia comenzó a existir en los días de Juan el Bautista cuando él predicó, diciendo: "el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2).  Grandes multitudes llegaron a él para escucharle siendo bautizados por Juan en el río Jordán.

Otras personas creen que la iglesia aún no ha sido establecida, y que esto se hará en el futuro.

Obviamente, no todas estas teorías pueden ser verdaderas.  De hecho, todas son equivocadas.  Estas dificultades pueden ser eliminadas cuando el hombre regresa a las Sagradas Escrituras para aprender de su enseñanza sobre este tema.  Y si la Escritura puede darnos la respuesta, no es necesario seguir con las ideas de los hombres.  Con el fin de descubrir la iglesia en su propósito, promesa, y profecía, mencionaremos algunos textos bíblicos, e indicaremos otras citas de las Escrituras para que usted pueda estudiarlas.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA EN SU PROPÓSITO, PROFECÍA, Y PROMESA

El apóstol Pablo se refiere a la iglesia en su epístola escrita a los Efesios, hablando del propósito eterno de Dios.  "Para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él" (Efesios 3:10-12).  Esta Escritura nos muestra claramente que Dios siempre tuvo la intención de manifestar la iglesia por su multiforme sabiduría.  Los que creen en el reino de los mil años insisten en su tesis que la iglesia fue meramente "un accidente" o "una idea posterior" en la mente de Dios, y que fue establecida cuando los judíos rechazaron a Cristo.  Se trata de sostener esa enseñanza falsa por cuanto se distingue entre la iglesia y el reino.  Se dice que el reino estuvo en el propósito eterno de Dios desde la eternidad, pero que la iglesia ha sido substituida por él.  Desde luego, esto es un error.   La iglesia y el reino son una misma cosa.  Pablo afirma que el propósito eterno de Dios consideró el establecimiento de la iglesia de Cristo en este mundo.  Por lo tanto, es evidente que la iglesia existía en el propósito divino.  En un sentido muy real podemos decir que cada profecía con relación a Cristo, y cada promesa en cuanto a su venida para redimir a los hombres, incluyó Su iglesia.  Esto significa que la promesa de un sacrificio para los pecadores incluye aquellos para quienes el sacrificio fue hecho (Compare usted Isaías 53 con Hechos 20:28; Efesios 5:25-27).  Esto quiere decir que la fundación de la iglesia incluye la superestructura (Véase Isaías 28:16 y compárelo con 1 Pedro 2:5; 1 Corintios 3:11; Mateo 16:18).  Puesto que la iglesia es el cuerpo de Cristo (Efesios 1:22,23), toda promesa que se refiere a Cristo y a su venida, también incluye el establecimiento de su iglesia.

El apóstol Pablo declara, diciendo que Dios "nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo" (Efesios 1:3).  Ahora bien, puesto que "estando en Cristo" significa que estamos en Su cuerpo, que es la iglesia; luego aparece claramente que las profecías que predijeron la llegada de Cristo, también predijeron el establecimiento de la iglesia de Cristo que Él había prometido.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA PROFECÍA DE ISAÍAS

Anote usted ahora esta profecía directa respecto al establecimiento de la iglesia.  "Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones.  Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas.  Porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová" (Isaías 2:2-3).

Vea usted claramente los hechos que destacan en esta Escritura:
1.  La profecía se refiere a Judá y Jerusalén (Isaías 2:1-2).
2.  El objeto de preocupación es "el monte de la casa de Jehová." Sin duda alguna, esto se refiere al gobierno del reino.
3.  Este "monte de la casa de Jehová" había de ser establecido "como cabeza de los montes." El gobierno de Dios será por encima de todos los demás gobiernos.  Su reino será por encima de todos los demás reinos.
4.  Dios dará las instrucciones de ese reino.
5.  "Todas las naciones irán a él".  Tanto Gentiles como Judíos serán los súbditos de este reino, el reino de Dios.
6.  "De Sion saldrá la ley, y la palabra de Jehová de Jerusalén." "Sion" es un sinónimo de Jerusalén; el "monte de Sion" está situado en la ciudad.

¿Cómo podemos decir que esta Escritura se refiere a la iglesia y su comienzo?  Esta pregunta queda contestada por cuanto Jesús mismo aplicó este texto al comienzo de su gobierno y reino.  Lea usted Lucas 24:45-47.  Cristo declaró que se debe predicar el arrepentimiento y la remisión de los pecados en Su nombre entre todas las naciones, comenzando en Jerusalén.  Jesús se refiere a Isaías 2 como el lugar donde se menciona que estas cosas acontecerían.  El lector debe estudiar cuidadosamente Hechos, capítulo 2.  Cuando leemos Hechos 2, nos damos cuenta que este texto es el cumplimiento de la profecía de Isaías.

1.  Los apóstoles se encontraban en Jerusalén el primer día de Pentecostés después de la resurrección de Cristo, donde se habían reunido muchos judíos para celebrar una gran fiesta religiosa (Hechos 2:1-5).

2.  Hechos capítulo 2 nos muestra con toda evidencia que el gobierno o reino, con Cristo como Rey, ha sido proclamado.  (Hechos 2:22-26, no necesariamente los versículos 30-36, el Cristo resucitado se sienta en el trono de David, y es exaltado a la diestra de Dios).  Cristo es el Rey sobre el reino que Isaías anunció.

3.  En el día de Pentecostés, Dios mismo, por medio del Espíritu Santo (Hechos 2:1-4 y lo que sigue), era el instructor con referencia a este reino.

4.  El hecho de que Pedro declaró en Hechos 2:39 que la "promesa" era para vosotros y vuestros hijos, "y para todos los que están lejos", conjuntamente con la gran comisión de Cristo "de ir a todo el mundo y predicar el evangelio", indica que los súbditos del reino incluyen a todas las naciones.

5.  El evangelio fue predicado por primera vez en el día de Pentecostés.  "La palabra del  Señor salió de Jerusalén", y "de Sion salió la ley" de perdón de los pecados (Hechos 2:37-40) para todos los hombres.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA PROFECÍA DE DANIEL – CAPÍTULO DOS

El rey Nabucodonosor tuvo un sueño (Daniel 2:31-35).  El profeta Daniel le dio la interpretación (Daniel 2:36-45).  En estos versículos bíblicos se nos muestran cuatro reinos del mundo, y se predice que en los días de los reyes del cuarto reino, llegará el reino de Dios (Daniel 2:44).

He aquí unos hechos históricos:

1.  El reino babilónico sobre el cual Nabucodonosor gobernó 600 A.C.  Este reino es representado por la cabeza de oro.  Su reino terminó en el 536 A.C.

2.  El reino medo-persa establecido por Ciro, rey de Persia, y Darío, rey de Media.  Este reino cayó en el 330 A.C.  En la visión es representado por su pecho y sus brazos de plata.

3.  El reino griego fue establecido por Alejandro El Grande.  Posteriormente fue dividido por sus generales quienes se lo repartieron entre sí en el 323 A.C.  Este reino es representado por su vientre y sus muslos de bronce.

4.  El reino romano fue establecido como un imperio mundial por Octavio César, y es representado en la visión por las piernas de hierro y sus pies en parte de hierro y en parte de barro cocido.  Fue "en los días de estos reyes" que Dios estableció "un reino que jamás será destruido" (Daniel 2:44).  El Imperio Romano duró hasta el 476 A.D.

5.  Los relatos del Nuevo Testamento comienzan cuando Roma ya gobernaba al mundo antiguo en calidad de Imperio.  La Biblia dice que "en aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea" (Mateo 3:1).  Su mensaje era: "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2).  ¿Cuales eran los días que la Escritura califica con "en aquellos días"?  El Nuevo Testamento contesta: "En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo gobernador de Judea Poncio Pilato…" (Lucas 3:1-3); "vino palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto".  Los Romanos seguían reinando aún en el día de Pentecostés cuando la iglesia o el reino de Dios comenzó a existir "en los días de estos reyes" (Daniel 2:44).  Tiberio César reinó hasta el año 37 A.D., y la iglesia de! Señor comenzó su existencia.  Nos damos cuenta de que la profecía de Daniel cabe exactamente en el imperio romano y el comienzo del reino de Dios.
   
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA PROFECÍA DE ZACARÍAS

Zacarías 12:10 dice: "Y derramaré sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén, espíritu de gracia y de oración; y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán como se llora por hijo unigénito, afligiéndose por él como quien se aflige por el primogénito".

Zacarías 13:1 dice: "En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia." He aquí unas profecías que contienen unas promesas específicas.  ¿Cuándo fueron cumplidas?

1.  Esta profecía era para "la casa de David, y los moradores de Jerusalén." Y estas personas estuvieron presentes en el día de Pentecostés -los habitantes de Jerusalén, y los descendientes de la casa de David.  Hechos 2:5-11 lo explica ampliamente.

2.  La profecía dice: "y mirarán a mí, a quien traspasaron." Pedro dijo a aquellos hombres que "a éste prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole" (Hechos 2:22-23).  Y estas mismas personas preguntaron a Pedro, cuando el apóstol les había predicado el evangelio, "Varones hermanos, ¿qué haremos?" (Hechos 2:37).

3.  La fuente fue abierta en el calvario, pero "sobre la casa de David, y sobre los moradores de Jerusalén".  Esto tuvo lugar exclusivamente en el día de Pentecostés cuando Pedro les contestó sus preguntas, diciendo "Arrepentios, y bautícese cada uno de vosotros" (Hechos 2:38).

4.  Este bautismo es "para la remisión de los pecados" (Hechos 2:38).  Y la fuente o manantial abierto es la sangre de Cristo cuyo poder fue dado a conocer en el día de Pentecostés.  Por medio del bautismo, el ser humano llega a ser un miembro de la iglesia de Cristo, aquella iglesia que comenzó en Jerusalén.

Por lo tanto, vemos que tres profetas dieron a conocer con anterioridad el tiempo de la fundación del reino de nuestro Señor: en el día de Pentecostés, después de la resurrección de Jesucristo.  Isaías, Daniel y Zacarías establecen este punto de vista con toda claridad, y sin lugar a dudas.  Esta es la iglesia profetizada que tuvo su cumplimiento en el día de Pentecostés (Hechos 2).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

HECHOS OBSERVADOS EN MATEO 16:13-19

Es esencial que leamos ahora Mateo 16:13-19, pues esta es la promesa directa de Cristo: que Él establecería su iglesia.

Considere cuidadosamente estos hechos:
1.  La iglesia se establecería en el futuro.  "Edificaré".
2.  La iglesia pertenece a Cristo.  "Edificaré mi iglesia".
3.  El Señor mismo la establecería.  "Edificaré".
4.  Seria su reino (véase el versículo 19).
5.  Ningún poder puede prevalecer contra la iglesia y el Señor de la iglesia, Cristo.  Jesús es el fundamento (1 Corintios 3:11).
6.  La autoridad entregada aquí a los apóstoles para predicar "Y todo lo que atares; y todo lo que desatares."

Por favor, compare nuevamente la promesa de Cristo de establecer la iglesia con Hechos capitulo 2.

LEA USTED LAS SIGUIENTES ESCRITURAS

La iglesia profetizada: Daniel 2:31-45; Miqueas 4:1-2; Joel 2:28-32.
La iglesia anunciada en figuras y sombras: Hebreos 8:5; Adán y Eva – Génesis 2:18-24 – ella fue tomada del costado de Adán.  ¿De dónde viene la iglesia?  El arca de Noé- 1 Pedro 3:18-22 – salvos en el arca; salvos en Cristo – Juan 14:6; Efesios 1:22,23; Israel – 1 Corintios 10:1-4 – compare usted Israel con la iglesia.  El tabernáculo de Israel – Hebreos 9.

><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>

Preguntas sobre la primera lección

"Cristo prometió establecer su iglesia"

Coloque VERDADERO o FALSO en los espacios indicados frente a las declaraciones siguientes.

Ejemplo: [Verdadero] Cristo edificó Su iglesia.

[ ] 1. La iglesia de Cristo comenzó en los días de Adán y Eva en el huerto de Edén.

[ ] 2. El cuerpo espiritual de Cristo, la iglesia, comenzó cuando Moisés recibió la ley en el Monte Sinaí.

[ ] 3. Juan el Bautista no fue el iniciador de la iglesia.

[ ] 4. La iglesia que Cristo compró con su propia sangre aún no ha sido establecida.

[ ] 5. De acuerdo con el apóstol Pablo (Efesios 3), la iglesia es parte integrante del propósito eterno de Dios.

[ ] 6. La iglesia de Cristo es el cuerpo espiritual de Cristo.

[ ] 7. Hay muchas bendiciones espirituales que Dios da y que no son de Cristo.

[ ] 8. El gran profeta Isaías escribía que la palabra de! Señor saldría de Jerusalén.

[ ] 9. El profeta Daniel profetizó diciendo que la iglesia del Señor comenzaría a existir en los días de los gobernadores de! Imperio Romano.

[ ] 10. Las palabras del profeta Zacarías (12:10 y 13:1) han sido cumplidas en Hechos capítulo 2.

Llene usted los espacios libres con las palabras correspondientes.  Por favor, use su Biblia.

Ejemplo: "Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente" (Mateo 16:16).

1.  "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu ____A____ y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el ____B____" (Génesis 3:15).
[A]
[B]

2.  "En tu ____A____ serán benditas todas las ____B____ de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz" (Génesis 22:18).
[A]
[B]

3. "Para que la multiforme ____A____ de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la ____B____ a los principados y potestades en los lugares celestiales" (Efesios 3:10).
[A]
[B]

4. "Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para ____A____ la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre" (Hechos 20:28).
[A]

5. "Porque nadie puede poner otro ____A____ que el que está puesto, el cual es ____B____" (1 Corintios 3:11).
[A]
[B]

6. "Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por ____A____ sobre todas las cosas a la iglesia" (Efesios 1:22).
[A]

7. "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los ____A____ en ____B____" (Efesios 1:3).
[A]
[B]

8. "Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré ____A____: y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18).
[A]

9. "Jesús le dijo: Yo soy el ____A____, y la ____B____, y la ____C____.   ____D____ viene al padre, sino por mí" (Juan 14:6).
[A]
[B]
[C]
[D]

10."Pedro les dijo: Arrepentíos, y ____A____ cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para ____B____ de los pecados; y recibiréis el don de! Espíritu Santo" (Hechos 2:38).
[A]
[B]

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN PERSONAL

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

SU NOTA:

COMENTARIOS DE SU MAESTRO:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

AMIGOS Y FAMILIA

¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA Lección 2

"Comienza la iglesia de Cristo"

Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas que se encuentran al fin de la lección.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje antes de enviarlo.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 

><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>

LA IGLESIA EN LA SABIDURÍA DE DIOS

El establecimiento de la iglesia en el día de Pentecostés (Hechos 2) es la culminación de los planes divinos a través de los siglos para recibir en ella los salvados.  La iglesia es la manifestación de la sabiduría de Dios, que se abrió, poco a poco, a través de las edades.  El apóstol Pablo escribe a los Efesios, diciendo que la gracia de Dios le fue dada para "aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor" (Efesios 3:9-11).

La recepción de los gentiles en el seno de los salvos, nos revela el propósito divino de redimir a todos los hombres en Cristo.  La iglesia siempre ha sido el propósito eterno de Dios.  Nuestro Padre celestial tenía en mente la iglesia desde el comienzo de todas las cosas.  El término "ahora" en nuestro texto precedente sugiere que "el misterio escondido desde los siglos en Dios", ha sido revelado.  Por medio de la iglesia, el cuerpo de Cristo, se ha dado a conocer la multiforme sabiduría de Dios tanto a judíos como a gentiles, y esta sabiduría es dada a conocer en la tierra por la obra de la iglesia.  Todo esto se realiza de acuerdo con el propósito de Dios por Jesucristo Señor nuestro.

Al pasar los siglos, y desde la caída del hombre en el huerto de Edén, el plan de Dios se ha manifestado gradualmente.  Primero vemos a Abraham y el pacto hecho con él, que por medio de su simiente todas las naciones de la tierra serían bendecidas.  Luego vemos la formación y la preservación de Israel.  Más tarde llega Juan el Bautista como precursor de Cristo, y muchos otros acontecimientos; todo ello es parte de la manifestación de la sabiduría de Dios como se presenta en la iglesia de Cristo.  Dios hizo trabajar juntos la vida, la muerte, y la resurrección de Cristo, con todas las cosas que ocurrieron en el día de Pentecostés, cuando la iglesia tuvo su comienzo, preparando y planeando así todos los eventos a través de los siglos.  Hay una ordenanza divina de los eventos, de modo que llegan a acontecer en el tiempo propicio.  Sólo cuando éstos han sido cumplidos, llegan a realizarse los planes divinos como Él lo dispuso en Su sabiduría.

Los misterios, en el sentido novotestamentario, no son cosas aún ocultas y, por lo tanto, misteriosas, sino más bien cosas que una vez eran ocultas en Dios.  El misterio central abierto en el libro de Efesios se llama variablemente el misterio de la voluntad de Dios, el misterio de Cristo, el misterio del evangelio.  Este misterio era conocido de Pablo por revelación (Efesios 3:3).  Su fuente se encuentra en la buena voluntad de Dios y se refiere a las manifestaciones finales de aquel propósito eterno, el cual es "de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra" (Efesios 1:10).  Así que todas las cosas fueron llevadas juntas en la iglesia, el cuerpo de Cristo (Efesios 4:4), a fin de proveer una reconciliación completa entre Dios y los hombres por medio de Cristo.

¿Cómo, cuándo y dónde comenzó la iglesia del Señor?  Estas preguntas son de suma importancia si queremos comprender la esencia de la iglesia.  Puesto que hay tantas instituciones religiosas en nuestro presente siglo, debemos investigar a fondo, y entender debidamente, el origen de la iglesia de Cristo.  La iglesia fue establecida hace más de 1900 años.  En el primer día de Pentecostés, después de Su resurrección, Jesús estableció Su iglesia.  Era "la hora tercera del día" (Hechos 2:15) cuando Cristo envió el Espíritu Santo desde su trono en gloria, derramándolo sobre los discípulos que estaban esperando en la ciudad de Jerusalén (Hechos 2).  Así comenzó a existir la iglesia.  El apóstol Pedro confirma este hecho en Hechos 11:15 al referirse a lo acontecido en aquel día de Pentecostés, "al principio".

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿DÓNDE COMENZÓ LA IGLESIA?

La respuesta es – ¡Jerusalén!  En nuestra primera lección hemos dicho que las profecías del Antiguo Testamento, cuando ellas hablaban del reino y de su llegada, siempre mencionaban a Jerusalén como el lugar de origen (Isaías 2:2-3; Zacarías 12:10).  No hay lugar a dudas: todos los eventos relacionados al comienzo de la iglesia, se produjeron en la ciudad de Jerusalén (Hechos 2).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿CÓMO ES EN NUESTROS DÍAS?

¿Cómo se establece la iglesia del Señor en zonas nuevas en nuestros días?  Para contestar esta pregunta debemos observar cómo las iglesias fueron establecidas en el primer siglo.  La Escritura dice que el apóstol Pablo se fue a Corinto con el propósito de "no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado" (2 Corintios 2:2).  En la misma epístola Pablo dice: "Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras" (1 Corintios 15:3-4).

El capítulo 18 de Hechos relata la obra de Pablo en Corinto.  El versículo cinco dice que Pablo estaba testificando "a los judíos que Jesús era el Cristo." He aquí a otro orador mencionado fuera de Pedro en el Pentecostés, el día del nacimiento de la iglesia.  En otra ciudad, a muchas millas de distancia y varios años más tarde, Pablo establece la misma iglesia en Corinto, por medio de la predicación del mismo Cristo como lo hizo Pedro.  El resultado era evidente: "y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados" (Hechos 18:8).  Esta gente respondió de igual forma como lo hicieron aquellos judíos en el día de Pentecostés: ellos creyeron y fueron bautizados.  Pablo declaró diciendo que los que obedecieron al Señor eran "la iglesia de Dios que está en Corinto" (1 Corintios 1:2).  El mismo evangelio que dio existencia a la iglesia de Jerusalén, también dio vida a la iglesia de Corinto.

No importa el tiempo, ni el lugar, ni la época -el evangelio de Cristo produce la iglesia de Cristo.  Jesús enseña que la palabra de Dios es la semilla (Lucas 8:11).

Esta palabra, esta semilla, es viva y eficaz (Hebreos 4:12).  Hay vida en la semilla.  Pedro dijo que "la palabra de Dios" "vive y permanece para siempre (1 Pedro 1:23).  Luego dijo: "Mas la palabra del Señor permanece para siempre.  Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada" (1 Pedro 1:25).

Este evangelio que siempre vive y que da vida, fue el mensaje que Pablo llevó a Corinto.  Allí fue implantado en los corazones de los oyentes, dando por fruto otra iglesia de Cristo.  El fundamento de la iglesia de Corinto fue puesto por la predicación de Cristo, pues Pablo dijo: "yo … puse el fundamento" (1 Corintios 3:10), y "nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo" (1 Corintios 3:11).  Pablo no predicó diciendo que Pedro es el fundamento.  Pablo predicó – así como lo hizo también Pedro – a Cristo.  El Señor Jesús es el fundamento que puede ser colocado en todas las ciudades, en cualquier época.  Cuando se predica el evangelio original de Cristo, el mismo que fue predicado por Pablo y Pedro, los predicadores del evangelio pueden establecer la iglesia del Señor en cualquier país, y en cualquier tiempo.  El evangelio predicado en el día de Pentecostés, que estableció la iglesia de Jerusalén, tiene el poder de establecer la misma iglesia hoy en día en cualquier parte del mundo.

Sólo hay que predicar el evangelio original, y la gente va a creer, arrepentirse, confesar su fe, y bautizarse para el perdón de sus pecados.  El resultado es el establecimiento de la iglesia de Cristo.  Cuando predicamos el mismo Cristo, y colocamos el mismo fundamento, implantando la misma semilla, la palabra de Dios (el evangelio), los predicadores pueden establecer la misma iglesia.  El Nuevo Testamento contiene el modelo para producir la iglesia de Cristo.  Si usamos este modelo en nuestro siglo en cualquier lugar del mundo, se obtendrá como resultado la iglesia de Cristo.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿QUÉ ERA LA IGLESIA CUANDO FUE ESTABLECIDA POR PRIMERA VEZ?

1.  Era la iglesia que Dios había planeado (Efesios 3:10-11).
2.  Era la iglesia que Cristo compró con su propia sangre (Hechos 20:28).
3.  Era la iglesia prometida por Cristo (Mateo 16:18).
4.  Era la iglesia de la cual Cristo era la cabeza (Efesios 1:22-23).
5.  Era la iglesia cuyos miembros fueron llamados "cristianos" (Hechos 11:26).
6.  Era el templo de Dios (1 Corintios 3:16).
7.  Era la casa de Dios (1 Timoteo 3:15).
8.  Era el reino de Cristo (Colosenses 1:13).
9.  Era el cuerpo de Cristo (Efesios 1:22-23).
10. Era la esposa de Cristo (Efesios 5:23).
11. Es correcto decir que la iglesia era el cumplimiento mismo de Cristo.

La iglesia que Cristo estableció demanda que los creyentes en Cristo se arrepienten de sus pecados, siendo sumergidos en agua para el perdón de sus pecados (Hechos 2:38).  Los que recibieron la palabra con alegría, fueron bautizados: hombres y mujeres (Hechos 8:12).  Habiendo obedecido el evangelio, ellos fueron añadidos a la iglesia (Hechos 2:41,47).  Aquellos que obedecieron a la verdad continuaban "guardando todas las cosas que Cristo les había mandado" (Mateo 28:20).

El culto de la iglesia tuvo lugar en el día del Señor, el primer día de la semana (Hechos 20:7), para recordar a Cristo en la cena del Señor (1 Corintios 11:23-29).  En las asambleas de la iglesia, se cantaban canciones e himnos de alabanza (Efesios 5:19); se oraba a Dios en el nombre de Cristo (1 Timoteo 2:1-4; Colosenses 3:17), los cristianos dieron sus ofrendas para sostener la obra del Señor (1 Corintios 16:1-2), y la doctrina de Cristo fue enseñada (Hechos 2:42; 20:7).  En la iglesia del primer siglo no se usaban instrumentos musicales en el culto; solo se cantaba.

Las iglesias de Cristo del primer siglo reconocían solamente a Cristo como la cabeza de la iglesia.  Las congregaciones locales eran supervisadas por ancianos (Hechos 14:23; 1 Pedro 5:1-4), habiendo sido asistido en su obra por los diáconos (1 Timoteo 3:8-13).  No existía ninguna super organización con dignatarios eclesiásticos y funciones tal como el mundo de hoy lo ofrece.  Cada congregación local era gobernada por sí misma.  Su cabeza era Cristo, y los "supervisores" eran los ancianos que salieron del mismo grupo de cristianos.  No había credos.  Cristo era el centro de todo, y solo se conocía Su autoridad (Mateo 28:18).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿CÓMO ES LA IGLESIA DEL SEÑOR DE NUESTROS DÍAS?

La iglesia de Cristo de nuestros días es la misma iglesia del primer siglo.  Así es cuando la terminología de sus miembros es la misma como en el comienzo.  Así es cuando el culto y la organización corresponden al modelo novotestamentario.  Esto es así cuando la iglesia de Cristo lleva el nombre del Señor, y cuando la iglesia proclama el mismo evangelio que le fue entregado en el primer siglo y que fue predicado por primera vez en el día de Pentecostés, y más tarde en Corinto.

No cabe duda en cuanto a lo que la iglesia era en el principio.  El Nuevo Testamento establece claramente su organización, culto, doctrina y terminología de membresía.  La iglesia de nuestros días debe y puede ser igual que en el primer siglo.  Si hoy en día predicamos el mismo evangelio como lo hacían en el primer siglo, sin quitar ni añadir, vamos a obtener la misma iglesia de Cristo, así como Él la estableció en Jerusalén.

Esta misma iglesia tan vívidamente descrita en el Nuevo Testamento, puede existir en el mundo actual.  Sin embargo, muchas almas de la presente generación no pueden ver la verdad de la enseñanza bíblica por cuanto son cegadas por los conceptos denominacionales y las tradiciones religiosas.

La iglesia del Señor sí existe en nuestros días.  Esta iglesia se establece cuando se predica al mismo Cristo que Pedro predicó en el día de Pentecostés, y que Pablo proclamó en Corinto.  Los hombres llegan a ser miembros de la iglesia de Cristo así como lo hicieron en el primer siglo en la ciudad de Jerusalén, y en Corinto.  La iglesia se ciñe al mismo modelo de organización como lo hiciera la iglesia en el primer siglo.  Hoy en día se enseña la misma doctrina de los apóstoles.  Lo que la iglesia era en el principio, lo es hoy.  La palabra de Dios no ha perdido su poder, y la semilla del evangelio sigue siendo la misma, produciendo las cosas según su género.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LEA USTED LAS SIGUIENTES ESCRITURAS

Es muy importante que usted estudie bien todo el capítulo dos de Hechos de los Apóstoles.  Luego debe usted leer todo el libro de 1 Corintios.  Esta lectura le hará mucho provecho espiritual en conexión con esta lección.  Lea también Lucas 8:4-15.

><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>

Preguntas sobre la segunda lección

"Comienza la iglesia de Cristo"

Coloque VERDADERO o FALSO en los espacios delante de las siguientes declaraciones:

[ ] 1. Dios no hizo ningún plan para edificar su iglesia.  Simplemente ocurrió así.

[ ] 2. Es el propósito de Dios de revelar hacer conocer Su sabiduría por la iglesia.

[ ] 3. Tanto Pedro como Pablo, ambos apóstoles de Jesucristo, predicaron un evangelio diferente, o un camino diferente de salvación.

[ ] 4. La semilla del reino de Dios es la palabra de Dios (Lucas

[ ] 5. El evangelio es un mensaje que cambia de día en día y de año en año.

[ ] 6. El fundamento de la iglesia de Cristo es el apóstol Pedro (1 Corintios 3:11).

[ ] 7. Cuando hombres y mujeres obedecen el evangelio de Cristo, ellos son añadidos a la iglesia (Hechos 2:47).

[ ] 8. La iglesia de Cristo tuvo su comienzo en el primer día de Pentecostés después de la resurrección de Cristo de entre los muertos.

[ ] 9. La iglesia de Cristo comenzó en la ciudad de Londres, Inglaterra.

[ ] 10. En nuestros días podemos activar la iglesia de Cristo cuando predicamos el mismo evangelio que fue predicado en el comienzo.

Coloque las palabras que faltan en los espacios libres.  Por favor, use su Biblia.

1. "Y cuando Silas y Timoteo vinieron de ____A____ Pablo estaba entregado por entero a la predicación de la palabra, testificando a los judíos que Jesús era el ____B____ (Hechos 18:5).
[A]
[B]

2. "Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, ____A____ y eran ____B____"(Hechos 18:8).
[A]
[B]

3. "Esta es, pues, la parábola: La ____A____ es la ____B____ de Dios" (Lucas 8:11).
[A]
[B]

4. "Mas la palabra del ____A____ permanece para siempre.  Y esta es la ____B____ que por el ____C____ os ha sido anunciada" (1 Pedro 1:25).
[A]
[B]
[C]

5. "Porque nadie puede poner otro ____A____ que el que esta puesto, el cual es ____B____" (1 Corintios 3:11).
[A]
[B]

6. "Y se congregaron allí todo un año con la ____A____ y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó ____B____ por primera vez en Antioquía" (Hechos 11:26).
[A]
[B]

7. "Y el ____A____ añadía cada día a la iglesia los que habían de ser ____B____" (Hechos 2:47).
[A]
[B]

8. "Y perseveraban en la ____A____ de los apóstoles; en la comunión unos con otros, en el partimiento ____B____ y en las oraciones" (Hechos 2:42).
[A]
[B]

9. "Y constituyeron ____A____ en cada ____B____, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído" (Hechos 14:23).
[A]
[B]

10. "Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda ____A____ me es dada en el cielo y en la tierra" (Mateo 28:18).
[A]

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN PERSONAL

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

SU NOTA:

COMENTARIOS DE SU MAESTRO:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

AMIGOS Y FAMILIA

¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA 3,4

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA Lección 3

"Cristo y su iglesia"

Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas que se encuentran al fin de la lección.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje antes de enviarlo.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 

><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> 

CRISTO…EL CORAZÓN DE LA BIBLIA

Jesucristo es el corazón o centro de la Biblia.  Si lo quitáramos de la palabra de Dios, ¿qué nos quedaría?  El propósito de la Biblia consiste en mostrar al hombre el camino de Dios, y este camino es Cristo (Juan 14:6).  Ciertamente, la Biblia habla del origen de todas las cosas y de la creación de la raza humana.  También habla de la caída del hombre, pero aún allí Dios indica su propósito de redimir al ser humano de la maldición del pecado.  En ese tiempo, Dios dijo al diablo "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañal" (Génesis 3:15).

Después de la caída y la expulsión del hombre del huerto de Edén, el ser humano se hizo cada vez peor hasta que Dios tuvo que aniquilarlo por medio de un diluvio.  Todos perecieron, menos Noé y su familia.  El convenio hecho con Abraham tiene una conexión definitiva con Cristo, pues Dios decía: "Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra" (Génesis 12:2-3).  Es evidente que este texto se refiere a Cristo.  Jesús es la semilla prometida a Abraham quien iba a traer salvación a una raza arruinada por el pecado (Génesis 22:18; Gálatas 3:16).  La elección misma y el llamamiento de Abraham de caminar en el camino de Dios era destinado al propósito del plan de Dios para salvar a los hombres por medio de Cristo.

También hay una conexión con los doce hijos de Jacob, quienes luego llegaron a ser las doce tribus de Israel, y Cristo.  La tribu de Judá fue elegida para dar a luz el Mesías.  Jacob profetizó, diciendo: "No será quitado el cetro de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Siloh; y a él se congregarán los pueblos" (Génesis 49:10).  La nación de Israel, elegida por Dios como su propio pueblo, fue protegida y alimentada por el Todopoderoso con el propósito definitivo de dar al mundo el Cristo.  La historia entera de Israel estaba conectada con la llegada de Cristo, puesto que Dios eligió a los Israelitas para mantener la fe en Él viva en medio de un mundo lleno de idolatría.  La entrega de la ley de Moisés a los Israelitas tenía el propósito de manifestar a Cristo, y sirvió para guiar al pueblo hasta la llegada del Señor.  Pablo dice en Gálatas 3:19: "Entonces, ¿para qué sirve la ley?  Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordena por medio de ángeles en mano de un mediador".  En el mismo contexto, el apóstol sigue diciendo: "De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe" (Gálatas 3:24).  Queda entendido que todo lo ocurrido bajo la ley de Moisés servía como propósito de magnificar el Cristo quien había de ofrecer al mundo la salvación.  El sacerdocio de la ley era la sombra del sacerdocio de Cristo y de su iglesia que iba a establecerse en el futuro.

Los reyes de Israel eran como una sombra cuya realidad es el gobierno y reino de Jesucristo, el Rey de los reyes.  Los profetas que Dios envió continuamente a Israel, tales como Isaías, Jeremías, Miqueas, Zacarías, Hageo, Malaquías, Daniel, Oseas, y Joel, mantenían viva la promesa hecha por primera vez en el huerto de Edén.  Estas palabras proféticas aparecían como estrellas brillantes en la noche obscura de diferentes épocas de la historia hebrea.  Comenzando con aquella profecía hecha en Génesis 3:15, ellas brillaban como resplandores de luz divina en las tinieblas de un mundo obscurecido por el pecado.  Los profetas aparecían uno tras otro hasta concluir el período del Antiguo Testamento, y todos hablaban con dirección a la radiante estrella de Belén, manifestando en sus mensajes el nacimiento del Hijo de Dios.

Jesucristo es el corazón y la esencia de la Biblia.  Si se le quita, todo propósito se deshace y todas las esperanzas se mueren.  La Biblia muestra en su tema central el Cristo y su reino glorioso que conocemos como la iglesia que Él adquirió con su sangre preciosa (Hechos 20:28).

El Nuevo Testamento revela a Cristo en toda su gloria donde Él aparece como figura central de la historia humana.  Los libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan se ocupan de su vida, su misión, su enseñanza, el sacrificio de su muerte, y su resurrección gloriosa de entre los muertos.  El libro de Hechos habla del establecimiento de la iglesia, el cuerpo de Cristo; y en las epístolas se da a conocer una vista panorámica comprensible de la iglesia de Cristo.  La Biblia está llena de Cristo y de Su iglesia.

Desde Adán hasta Abraham tenemos resumida la historia de la raza humana; desde Abraham hasta Cristo, encontramos la historia de la raza elegida; desde Cristo en adelante, se nos muestra la historia de la iglesia del Dios viviente.  Dios nos manifiesta Su Cristo en toda la Biblia.  La Escritura concluye con el anuncio de la venida de Cristo al fin de los tiempos, y nos muestra el cielo que Jesús está preparando para Su pueblo.

Cristo es el tema de la Biblia.  Sin El no hay vida ni esperanza.

El Antiguo Testamento abunda en referencias a la llegada del Rey, y a la vez, la palabra de Dios también habla de la llegada de su reino.  Profetas como Isaías y Daniel hablan de ese reino, y el reino de Cristo en este mundo es su iglesia.   La Biblia discute muchos temas tales como el pecado, el sacrificio, los gobernadores, los sacerdotes, los profetas, la ley, la gracia, y otros.  Sin embargo, es fácil darnos cuenta que todos estos temas están conectados con Cristo y Su iglesia.  Cristo murió por los pecados del mundo.  Él es nuestro sacrificio, nuestro Rey, nuestro sacerdote, y nuestro profeta.  Su nueva voluntad es nuestra ley de una vida espiritual.  Jesús vino a nosotros por la gracia de Dios.

La Biblia nos lleva a lo que de otra manera sería el pasado desconocido.  Sus profecías nos llevan a lo que de otra forma sería el futuro desconocido.  Su dirección espiritual por medio de Cristo nuestro Señor nos lleva a lo que de otro modo sería una salvación desconocida.  En el huerto de Edén, el hombre recibió una sola ley, y la quebrantó.  En el monte Sinaí, Israel recibió toda una ley, pero también Israel quebrantó la ley de Dios.  Cristo vino a la tierra y nos mostró que la ley de Dios sí puede ser cumplida.  En el día del juicio todos aquellos que en Él creen, serán justificados por su fe en Él.  Jesús estableció su iglesia sobre la tierra como el reino de los salvados.  Al entrar en la iglesia del Señor, entramos en Cristo, puesto que la iglesia es su cuerpo (Efesios 1:22-23).  He aquí la historia de la Biblia.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

CRISTO Y SU IGLESIA

Cristo y Su iglesia son inseparables.  Cuando hablamos de Cristo, introducimos la iglesia, y al hablar de la iglesia lo introducimos a El.  Al enfatizar a Cristo, no necesitamos hacer lo mismo en cuanto a su iglesia, pues Cristo y su iglesia constituyen una realidad inseparable.  Vemos claramente la conexión entre Cristo y su iglesia en las páginas del Nuevo Testamento.

LA IGLESIA – UN CUERPO

La iglesia se llama "el cuerpo de Cristo." Pablo escribe que Dios "sometió todas las cosas bajo sus pies (los de Cristo), y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo" (Efesios 1:22-23).  El mismo apóstol declara en Colosenses 1:18 que Él "es la cabeza del cuerpo que es la iglesia", y en el versículo 24 añade, diciendo "que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia." Esta expresión muestra una posesión.  El hecho de que se habla de "la cabeza", muestra que necesariamente tiene que haber también "un cuerpo." La iglesia pertenece a Cristo, así como el cuerpo pertenece a la cabeza.  La expresión de "la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo" (Efesios 1:23), se explica por sí misma, pues lo que hace de la iglesia "su cuerpo" viene de El mismo, mostrando que Él es el que llena todo en todo.  El cuerpo de Cristo (la iglesia) expresa "la plenitud" que se encuentra en el Cristo.  Entonces, ¿cómo podríamos separar el cuerpo (la iglesia) de Cristo (la cabeza)?  Existe una unidad real y vital entre la cabeza y los miembros.  Aunque el lenguaje es figurado, el contenido expresado por las palabras no lo es.  La atadura espiritual, uniendo Cristo y la iglesia, es orgánica, estructural y vital.  Cristo como la cabeza de la iglesia es la fuente de su vida, de su alimentación espiritual, y de su bienestar.  Todos los miembros funcionan por la cabeza y son unidos en acción harmoniosa por su conexión con la cabeza.  El cuerpo vive, actúa y funciona debido a su conexión con la cabeza.  Un cuerpo sin su cabeza es muerto.  No puede haber actividad inteligente.  No puede haber un servicio útil.

Así presenta la Escritura los hechos.  La iglesia es trascendental en su naturaleza y en su esperanza.  La iglesia es muy diferente de una mera institución terrenal.  Como es la cabeza, así son los miembros.  ¿Se puede separar el cuerpo de la cabeza?  Cada cual es incompleto sin el otro elemento.  Una cabeza sin el cuerpo no puede funcionar.  Por lo tanto, no tiene vida.  Un cuerpo sin cabeza carece de dirección y no puede ser controlado.

LA IGLESIA – UN EDIFICIO

La iglesia también es un edificio.  En 1 Corintios 3:9 Pablo llama a la iglesia "edificio de Dios." (Véase también 1 Corintios 1:2).  Ahora bien, si la iglesia también es un "edificio", debe tener un fundamento, el cual es Cristo.  "Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.  Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo" (1 Corintios 3:10-11).

Los cimientos del edificio son de suma importancia.  La duración del edificio depende de la calidad de sus cimientos.  Sin embargo, hay mucho más en un edificio que simplemente los cimientos.  Los cristianos, hombres y mujeres redimidos del pecado, son piedras vivas que deben ser colocadas sobre esta grandiosa base.  Pedro lo expone así: "vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual" (1 Pedro 2:5).

Pero aún hay más en un edificio.  También se requiere las piedras para la estructura del edificio.  Un edificio tiene cimientos, pero a la vez posee una superestructura.  ¿Qué valor tienen los cimientos sin el edificio que descansa sobre él?  Así sería Cristo sin la iglesia.  O, ¿cómo puede existir la estructura y estar de pie sin sus cimientos?  Ambas cosas van de la mano para formar "el edificio de Dios." Es Cristo y su iglesia; dos realidades inseparables.  Si removemos los cimientos, el edificio se cae.  Si removemos la superestructura, no hay edificio.  Cristo y su iglesia andan juntos.

LA IGLESIA – UN REINO

El Señor Jesús es un rey.  Pero un rey necesita un reino.  Pablo escribía a los "santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas…"(Colosenses 1:2).  En los versículos 13 y 14 dice a los hermanos: "el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados".  Los hombres han sido trasladados de las tinieblas al reino de Cristo, encontrando en Cristo el perdón de sus pecados.  Para que el ser humano pueda estar en Cristo, tiene que estar en su cuerpo, el cual es la iglesia de Cristo (Colosenses 1:18).  Por lo tanto, la iglesia es el reino de Cristo.

Nuevamente: se ha demostrado la conexión vital entre Cristo y su iglesia.  Un rey sin un reino no puede reinar.  Un reino sin rey es una anarquía y un caos.  He aquí dos realidades inseparables: Jesús y su reino, o Cristo y su iglesia.  ¿Cómo podemos separar los dos?  Cuando la iglesia comenzó a vivir en el día de Pentecostés, encontramos el día de inauguración del reino.  La llegada del Espíritu para traer vida a la iglesia, era la llegada del Espíritu para dar poder al reino.  Jesús decía que el reino llegaría con poder (Marcos 9:1), y que el Espíritu vendría con poder (Hechos 1:8).

Fue el día de Pentecostés cuando Pedro declaró que Jesús ha sido "exaltado por la diestra de Dios" (Hechos 2:33).  La iglesia y el reino de Cristo tienen el mismo rey, el mismo comienzo y el mismo lugar de comienzo.  Ambas cosas son la misma institución.  ¿Cómo podríamos separar Cristo de su iglesia de la cual Él es la cabeza?  ¿Cómo podríamos separarlo de Su reino sobre el cual Él es rey?

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LOS ESCOLLOS

Conforme consideremos a Cristo y su iglesia y su conexión inseparable, es correcto que pensemos en algunos escollos que podrían resultar cuando no prestamos suficiente atención a Cristo o a su iglesia.

Todo cristiano, en su calidad de hijo de Dios, tiene que exaltar a Cristo; pero al exaltar a Cristo no hemos de menguar el énfasis sobre su iglesia.  Cuando Cristo, en enseñanzas negligentes, no recibe su posición en la iglesia que Él edificó y adquirió con su propia sangre, los hombres piensan que la iglesia no tiene valor, y que el cuerpo de Cristo no tiene importancia en el propósito de Dios.  Recordemos que la multiforme sabiduría de Dios es manifestada por la iglesia.  La misión de la iglesia es predicar a Cristo, manteniéndolo en alto como la esperanza del mundo.  Si la iglesia no puede tener su lugar correspondiente para enseñar la doctrina de Cristo, entonces el mismo cuerpo que debe proclamar a Cristo, no tendrá la influencia necesaria.  La gente no prestará atención a la iglesia y su obra, ni a la iglesia y su culto, cuando existe una enseñanza inadecuada, dejando de mostrar el valor verdadero y lugar de la iglesia de Cristo.

Cuando se coloca toda la atención solamente en la iglesia, sin proclamar a Cristo, se puede promover la idea falsa de que la iglesia es un Redentor.  Solamente Cristo salva.  Sin embargo, Dios, en su sabiduría, colocó a los salvados en su iglesia.  Pablo dice: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo" (Efesios 1:3).  Todas las bendiciones se manifiestan en el Señor.  Él es nuestro Redentor y por medio de su sangre hemos sido salvados, y por sus llagas fuimos sanados.  La iglesia se compone de gente que ha sido salvada, cuyos pecados fueron perdonados.  El hombre no puede salvar al hombre.  Pero Dios puso la salvación en manos de Cristo.  Estar en Cristo significa estar en su cuerpo, el cual es la iglesia (Efesios 1:22-23).

Felipe el evangelista predicó a Cristo y el bautismo en agua, y así cuando predicamos a Cristo, también tenemos que predicar la doctrina novotestamentaria referente a su iglesia.  La predicación y enseñanza del tema de la iglesia nunca es una falla de predicar a Cristo.  Cristo y su iglesia van de la mano.  No tiene nada que ver con "denominacionalismo" cuando predicamos el valor y el verdadero significado de la iglesia de Cristo.  No es "divisionismo" mostrar al mundo que la salvación ha sido puesta en la iglesia del Señor.  Cuando predicamos a Cristo, predicamos a su iglesia, por la cual Él murió; y todo cristiano novotestamentario debería saberlo.

Las denominaciones han enseñado al público por mucho tiempo que la iglesia no es importante, y que no es esencial.  Se ha pensado que "una iglesia es tan buena como la otra." Por esta misma razón es necesario entender propiamente la iglesia del Señor.  No debemos avergonzarnos jamás por predicar la iglesia del Nuevo Testamento.  Pablo lo hizo.  Pedro lo hizo, y Cristo mismo lo ha hecho.  Si alguien se avergonzara de la iglesia que Cristo estableció, también se avergüenza de Cristo, pues no se puede separar a Cristo de su iglesia.

Las denominaciones han tratado por mucho tiempo de separar a los dos – Cristo y Su iglesia.  Oremos para que los hermanos no vayan a imitar a las denominaciones.  Los cristianos verdaderos siempre han hecho énfasis en Cristo.  Pero la iglesia es igualmente importante.  Cristo y la iglesia son una sola cosa.  El que pretenda hacerlo se verá a sí mismo enredado en una lucha contra Dios.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LEA USTED LAS SIGUIENTES ESCRITURAS

Génesis 12:1-3      El pacto de Dios con Abraham.
Génesis 26:1-5      Dios repite el pacto con Isaac.
Génesis 49          Israel bendice sus hijos.  Considere usted especialmente la bendición dada a Judá (Génesis 49:8-12).
Deuteronomio 18:15  Moisés profetiza acerca de Cristo.
Gálatas 3;6-9       Lleva los hechos arriba mencionados hacia la realidad de que Cristo es la semilla (simiente).
Efesios 5:23-32     Nos muestra la conexión entre Cristo y la iglesia.

><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>

Preguntas sobre la tercera lección

"Cristo y su iglesia"

Ponga usted VERDADERO o FALSO en los espacios libres de cada declaración:

[ ] 1. Jesucristo es el corazón mismo de la Biblia.

[ ] 2. Después del pecado de Adán y Eva en el paraíso, los seres humanos llegaron a ser mejores.

[ ] 3. El pacto que Dios hizo con Abraham no tema nada que ver con Cristo.

[ ] 4. Cristo es la semilla prometida a Abraham.

[ ] 5. La nación de Israel -los judíos- no tenía conexión con Cristo.

[ ] 6. Cristo y su iglesia son inseparables.

[ ] 7. La iglesia de Cristo no es el cuerpo de Cristo.

[ ] 8. El fundamento de la iglesia no es Cristo, sino Pedro.

[ ] 9. La iglesia de Cristo es el reino de Cristo sobre el cual Él reina desde el cielo.

[ ] 10. Cuando la Biblia alaba la iglesia, esto significa que Cristo no es importante.

Coloque usted las palabras que faltan en los espacios libres.  Por favor, use su Biblia.

1. "Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente.  No dice: Y a las    ____A____, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es ____B____" (Gálatas 3:16).
[A]
[B]

2. "Entonces, ¿para qué sirve la ley?  Fue ____A____ a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la ____B____; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador" (Gálatas 3:19).
[A]
[B]

3. "De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a ____A____ a fin de que fuésemos justificados por la ____B____" (Gálatas 3:24).
[A]
[B]

4. "Pero venida la ____A____, ya no estamos bajo ____B____ (Gálatas 3:25).
[A]
[B]

5. "Pues todos sois hijos de ____A____ por la fe en ____B____ Jesús" (Gálatas 3:26).
[A]
[B]

6. "Porque todos los que habéis sido ____A____ en ____B____ de Cristo estáis revestidos" (Gálatas 3:27).
[A]
[B]

7. "Y él es la cabeza del ____A____ que es la ____B____ él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia" (Colosenses 1:18).
[A]
[B]

8. "Vosotros también, como ____A____ vivas, sed edificados como casa espiritual y ____B____ santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo" (1 Pedro 2:5).
[A]
[B]

9. "El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al ____A____ de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el ____B____ de pecados" (Colosenses 1:13,14).
[A]
[B]

10. "de en medio de ti, de tus hermanos ____A____ como yo, te levantará ____B____ tu Dios; a él oiréis" (Deuteronomio 18:15).
[A]
[B]

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN PERSONAL

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

SU NOTA:

COMENTARIOS DE SU MAESTRO:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

AMIGOS Y FAMILIA

¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA Lección 4

"Reconociendo a la iglesia de Cristo"

Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas que se encuentran al fin de la lección.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje antes de enviarlo.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 

><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>

LAS SEÑAS QUE PUEDEN IDENTIFICAR A LA IGLESIA

Todos los estudiantes serios del Nuevo Testamento dicen que en los días de los apóstoles se estableció una iglesia que era conocida como la iglesia de Cristo.  Esta es la iglesia que Cristo fundó en el día de Pentecostés.  Esta iglesia ha sido descrita plenamente en el Nuevo Testamento.  Por lo tanto, podemos saber exactamente como esta iglesia era y es.  Esto quiere decir que existe un modelo al cual podemos referirnos cuando queremos conocer los factores acerca de la iglesia del Nuevo Testamento.  Es necesario que comprendamos en nuestra generación estos factores, pues de otra manera no sería posible reconocer la iglesia de Cristo en nuestros días.

Hay una pregunta que nos deja perplejos: ¿Cuales de las iglesias presentes es la iglesia del Nuevo Testamento?  El mundo está confuso por las muchas iglesias existentes.  Por todos los lados vemos iglesias de toda índole; todas llevan otros nombres, enseñando diferentes doctrinas.  El hombre actual observa a todas estas denominaciones en conflicto y no le queda más que sorprenderse.  ¿Cómo puede saber cuál de las iglesias es la verdadera?  ¿Es realmente tan importante pertenecer a una iglesia específica?  Si alguien se pusiera a observar un grupo de personas de una denominación determinada, se daría cuenta que en esa congregación hay gente que parece honesta y sincera.  Lo mismo pasaría si dirigiera su atención hacia otra congregación, tal vez a poca distancia, al cruzar la calle, también encontraría gente honesta y sincera, a pesar de que su doctrina esté en conflicto con la otra.  ¿Qué se debe hacer?  ¿Hay una forma para reconocer la verdad?  ¿Existe una manera de determinar cuál de las iglesias es la verdadera?  Si tal camino existe, ¿cómo podemos reconocerlo?  El caos y la confusión de las iglesias existentes desaniman a mucha gente.  Pero sí podemos reconocer el camino que nos llevará a la iglesia verdadera.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

UN PLAN QUE FUNCIONA

Jesús estableció una iglesia, UNA sola, Es importante saber qué debemos hacer para obtener la membresía de esa iglesia.  También debemos saber cómo vivir y morir en ella.  En el Nuevo Testamento encontramos el plan y modelo de la iglesia que Jesús edificó.  Por lo tanto, el único plan que funciona para identificar la iglesia de Cristo consiste en regresar al plan y al modelo que encontramos en la palabra de Dios, que es la semilla del reino (Lucas 8:11).

Supongamos que un hombre posee una vaca.  Es una vaca negra con manchas blancas sobre su piel.  La vaca lleva la seña (la marca) de su dueño sobre su paletilla izquierda.  La vaca también tiene una cortada en la oreja derecha.  La vaca ha sido robada, pero el dueño reconoce su vaca en la manada de otro hombre.  ¿Cómo debe ser identificada la vaca?

La manera de hacerlo es muy simple.  Todos sabríamos cómo hacerlo.  Las señas sobre la vaca, los colores de la piel, junto con la cortada de la oreja, todo ello será verificado de modo que el dueño pueda luego reclamar su vaca.  El modelo para la iglesia de Cristo establecida por el Señor se encuentra en el Nuevo Testamento.  En nuestros días se hace demasiado énfasis en el edificar de una denominación en vez de la iglesia del Señor.  Oímos hablar de una u otra iglesia, pero ninguna es similar al modelo de iglesia del Nuevo Testamento.  La fe y la verdad, la unidad de los creyentes en Cristo, la salvación de almas, todo depende de la necesidad de encontrar la iglesia de Cristo.  Es preciso que encontremos e identifiquemos, restauremos y mantengamos la iglesia del Nuevo Testamento.  La única manera de efectuar esta tarea es por medio de un total retorno a la Biblia, aun más allá del origen del Catolicismo y Protestantismo.  Tenemos que regresar hasta la fuente misma de la iglesia que Jesús estableció.  Buscamos esta misma iglesia.  No queremos una iglesia similar, sino la misma.  Buscamos la iglesia tal cual Jesús la edificó.  Buscamos el evangelio como fue predicado por hombres inspirados.  Buscamos la palabra del Señor como el Espíritu Santo la mandó escribir.  Estamos buscando la misma iglesia con las mismas condiciones de membresía, la misma fe, la misma doctrina, la misma organización y culto, como existía en los días de los apóstoles.  Esta es la iglesia que a vivido y vive a través de los siglos por el poder de Dios, su palabra, la simiente del reino.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

¿CÓMO PODEMOS ENCONTRAR LA IGLESIA?

LAS CARACTERÍSTICAS DE LA IGLESIA DE CRISTO

Su establecimiento

Una de las señas identificadoras de la iglesia de Cristo es que Él la edificó.  Cuando Pedro confesó que Jesús es el Hijo de Dios, Cristo contestó, diciendo: "sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18).  El Señor compró la iglesia con su sangre (Hechos 20:28).  Por esta misma razón, la iglesia es una institución divina.  Cualquier iglesia no edificada por Cristo no puede ser su iglesia.  La iglesia del Señor Jesús fue establecida en la ciudad de Jerusalén en el día de Pentecostés después de Su resurrección, teniendo a Cristo como su fundamento (Isaías 2:2-3; Miqueas 4:1-2; 1 Corintios 3:11).  Cualquier iglesia que tuvo su comienzo de otra manera y no en el día de Pentecostés con Cristo como su fundador, no puede ser la iglesia de Cristo.

Sus nombres

Otra forma de identificar a la iglesia del Nuevo Testamento es por los nombres.  Como iglesia universal fue llamada "la iglesia" (Colosenses 1:18); "el cuerpo de Cristo" (Colosenses 1:24; Efesios 4:12; 1 Corintios 12:27); "la iglesia de Dios" (1 Corintios 15:9; 1 Timoteo 3:5); "la congregación de los primogénitos" (Hebreos 12:23), y el mismo Cristo la llamó "mí iglesia" (Mateo 16:18).

Las congregaciones locales de los santos se llamaban "iglesias" (1 Corintios 16:1-2); "iglesias de Dios" (1 Tesalonicenses 2:14); "iglesias de Cristo" (Romanos 16:16).  Los miembros individuales eran conocidos como "discípulos" (Hechos 11:26; 19:30); "santos" (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:2; Filipenses 1:1); "hermanos" (1 Corintios 15:6; 2 Pedro 1:10); "sacerdotes" (1 Pedro 2:9; Apocalipsis 5:10); "cristianos" (Hechos 11:26; 1 Pedro 4:16).  Esta lista es incompleta, pero nos muestra que el Espíritu Santo ha elegido estos nombres para que sean usados en el Nuevo Testamento.  Todas estas expresiones tienen su significado, pues el Espíritu Santo nunca los usó caprichosamente o por accidente.  La autoridad que firma responsable por estos nombres es el Nuevo Testamento; por tanto, Dios mismo es la autoridad que ha dado estos nombres.

Su gobierno

La iglesia del Nuevo Testamento fue gobernada solo por la autoridad divina (Efesios 1:22-23; 5:23-24).  Cristo es la única autoridad para su iglesia, y Él ejerce esa autoridad por medio de su palabra escrita, las Escrituras (2 Timoteo 3:16-17).  El Nuevo Testamento no menciona los concilios, los sínodos, las convenciones, y las conferencias.  No hay ninguna aprobación divina para estas reuniones.  La iglesia de Cristo reconoce solamente la autoridad de Cristo en todas las cosas.

La iglesia de Cristo, ampliamente descrita en la palabra de Dios, tiene una forma específica de gobierno.  Cristo es supremo, pero cada congregación local era supervisada por una pluralidad de ancianos (Hechos 14:23; Tito 1:5), que también se llaman "obispos" o "pastores" (Hechos 20:28; 1 Pedro 5:3-4).  Las diferentes congregaciones locales no fueron sometidas a un sistema eclesiástico.  Todas las congregaciones eran libres e independientes.  Los obispos o ancianos no eran diocesanos, sino congregacionales.  No existía la práctica de que un solo obispo gobernaba sobre varias congregaciones.  Había una absoluta pluralidad de ancianos en cada congregación local.  El gobierno de la iglesia no era sometido a un concilio o convención o conferencia, sino que Cristo era el Legislador, y Su autoridad se ejecutaba en las diferentes congregaciones por medio de sus ancianos.  Los hombres que ayudaban a los obispos en su obra, eran conocidos como diáconos (Hechos 6:1-6; 1 Timoteo 3:8-13).  Cualquier desviación de esta organización divina procede de mal.

Las condiciones de entrada

Para llegar a ser miembro en la iglesia de Cristo en los días de los apóstoles, la persona tenía que cumplir con ciertas condiciones.  Era esencial una fe genuina en Cristo como el Hijo de Dios (Hebreos 11:6; Hechos 16:3 1; Romanos 10:9-10).  La fe en Cristo era una condición fundamental para llegar a ser miembro en la iglesia de Cristo.  Esta fe incluye la aceptación de Cristo como nuestro Redentor.

El hombre creyente tenía que arrepentirse de sus pecados.  Jesús declaró "que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24:47; Hechos 2:38; 17:30).

La confesión de fe en Cristo era un mandamiento.  Pablo dice en Romanos 10:10: "con la boca se confiesa para salvación".  La buena confesión es que "Jesucristo es el Hijo de Dios" (Mateo 10:32-33).  El bautismo también es un mandamiento y era practicado en la iglesia del primer siglo (Gálatas 3:26-27; Marcos 16:15,16; Hechos 8:12).  El bautismo se hacía en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo (Mateo 28:19).  Todos aquellos que obedecieron este plan de salvación, llegaron a ser miembros de la iglesia del Señor (Hechos 2:47).  Pablo dice claramente que la maldición de Dios está sobre todos los que cambian este mensaje divino (Gálatas 1:6-9).

De acuerdo con Marcos 16:15-16, fe, bautismo y salvación siguen a la predicación del evangelio en el orden mencionado.  Gálatas 3:26-27 nos muestra que esto ocurre cuando los hombres obedecen al evangelio.  La iglesia de Cristo en el primer siglo no predicó el evangelio sin mencionar la necesidad del bautismo.  El bautismo era una sepultura debajo del agua, y un levantarse (resurrección) del agua (Romanos 6:3-5).  El rociamiento o el derramar agua encima de la cabeza y del cuerpo, no concuerda con el patrón del Nuevo Testamento.  El bautismo en agua lleva al hombre al perdón de sus pecados, pues es para la remisión de los pecados (Hechos 2:38).  Estas formas de admisión a la iglesia de Cristo son condiciones de gracia; son condiciones del evangelio, de Cristo, y de Dios.  El hombre moderno puede obedecer a este mismo evangelio, llegando a ser así miembro de la misma iglesia, pues el transcurrir de los siglos no cambia la semilla, la palabra de Dios (la semilla) permanece para siempre (Mateo 24:35).

Su culto

Otra seña de identificación se encuentra en el culto.  La iglesia del primer siglo adoró en el culto a Dios, y se reunía en el primer día de la semana (el domingo) (Hechos 20:7).  El Espíritu Santo dijo que "la iglesia del Señor" (Hechos 20:28) "se reunía (la congregación) para partir el pan" (Hechos 20:7), "en el día del Señor" (Apocalipsis 1:10).  Para estas asambleas, los cristianos tenían que apartar algo, conforme eran prosperados, para que no se hicieran colectas cuando Pablo iba (1 Corintios 16:1-2).  También se ordenó el cantar cánticos de alabanza (Efesios 5:19; Colosenses 3:16).  En las reuniones los cristianos "estaban leyendo, exhortando, y observando la doctrina" (1 Timoteo 4:13; Hechos 2:42; 20:7).  Se oraba a Dios en el nombre del Señor Jesucristo.  Las oraciones eran como un incenso ofrecido al Padre (1 Timoteo 2:1-6).

Se cantaban canciones o himnos sin el uso de instrumentos musicales.  Los autores inspirados de la Escritura autorizaron solamente el uso de música vocal.  No hay ningún lugar en el Nuevo Testamento en el cual se menciona música instrumental.  Algunos dicen que la palabra griega "psallo", palabra de la cual traducimos "melodía" (Efesios 5:19), justifica el uso de instrumentos musicales en la iglesia.  Sin embargo, la enseñanza del Nuevo Testamento se pronuncia contra esta idea, así como también lo hacen los eruditos maduros en el mundo entero.

Es obvio que solamente los creyentes arrepentidos fueron bautizados en la iglesia de Dios en el primer siglo (Marcos 16:15-16; Hechos 8:12; 18:8).  No se conocía el bautismo de infantes; simplemente porque los infantes no están perdidos en pecado.  La fe genuina en Cristo era siempre un prerrequisito para recibir el bautismo en agua para el perdón de los pecados.

Su credo

Cristo Jesús, el Hijo de Dios viviente, era el único credo en la iglesia del primer siglo.  La doctrina de los apóstoles inspirados por el Espíritu Santo era el único reglamento de fe y de práctica (2 Timoteo 3:16-17).  Los hombres creían en Cristo.  El Nuevo Testamento era el único guía.  He aquí otra seña segura de la iglesia del Nuevo Testamento.

Su unidad

Otra característica de la iglesia de Cristo, conforme lo enseña la palabra del Señor, era su unidad.  Había "un cuerpo" (Efesios 4:4-6).  Jesús oró por la unidad de los creyentes (Juan 17:20-2 1), antes de morir en la cruz.  Esta unidad se practicaba antes de que los hombres introdujeran la teología humana, corrompiendo así la doctrina de Cristo, y dividiendo a los creyentes en Cristo.  La iglesia de Cristo era un cuerpo en aquella época, y la iglesia puede ser "un cuerpo" también en nuestros días.

Su Mensaje

El mensaje proclamado por la iglesia del primer siglo era el evangelio de Cristo (Romanos 1:16).  Este mensaje contenía hechos que tenían que ser creídos (1 Corintios 15:1-8).  Contenía mandamientos que debían ser obedecidos, a fin de llevar al pecador a Cristo; y había promesas que los hombres podían disfrutar, indicando al desobediente que sería castigado.  Este mismo mensaje tiene que ser proclamado en cualquier época por la iglesia de Cristo, pues no se pueden hacer cambios en el evangelio de Cristo.

No hay nada más grande en la vida de un ser humano que el hecho de hacerse cristiano, un miembro en la iglesia del Señor.  Pero, en medio de tanta confusión existente en nuestros días, ¿cómo podemos estar seguros que tal o cual iglesia sea la correcta?  La respuesta es fácil: "regresemos a la Biblia".  Debemos encontrar las señas de identificación que caracterizaron a la iglesia del Nuevo Testamento, y buscar la iglesia que se identifica con la del Evangelio.  La iglesia de Cristo en todo el mundo tendrá las mismas características como las de la iglesia original del primer siglo.  La Biblia contiene el patrón original de la iglesia del Señor.  El ser humano ha de seguir a este patrón (modelo) para reproducir la iglesia de Cristo.  Esto ocurre cuando se predica el evangelio sin cambios.  Al predicar este mismo evangelio, obtendremos la misma iglesia, con las mismas características, de la del primer siglo.  Esto es así, pues la naturaleza de la semilla no ha cambiado, puesto que la palabra de Dios (la semilla) permanece para siempre (1 Pedro 1:25).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LEA USTED LAS SIGUIENTES ESCRITURAS

Efesios 4 nos muestra el modelo divino de unidad, así como el apóstol Pablo la predicó.  Hechos 2 debe ser leído continuamente en estos estudios.

><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>

Preguntas sobre la cuarta lección

"Reconociendo a la iglesia de Cristo"

Escriba usted VERDADERO o FALSO en los espacios libres que corresponden a cada declaración:

[ ] 1. La iglesia que Jesús estableció ha sido descrita en el Nuevo Testamento.

[ ] 2. No hay forma verdadera de decir al hombre moderno cuál de las iglesias es la correcta.

[ ] 3. El modelo (patrón) para la iglesia de Cristo se encuentra en la palabra de Dios, el Nuevo Testamento.

[ ] 4. A fin de saber cómo era la iglesia del primer siglo, debemos consultar los credos humanos.

[ ] 5. La iglesia se ha mantenido viva a través de los tiempos por la palabra de Dios.

[ ] 6. Cualquier iglesia iniciada por los hombres es tan buena    como la establecida por el Señor Jesús en el día de Pentecostés, en Jerusalén.

[ ] 7. Una forma segura de identificar la iglesia de la Biblia    es por los nombres dados en el Nuevo Testamento.

[ ] 8. En los días del Nuevo Testamento, los discípulos de Cristo fueron llamados Cristianos que significa que pertenecen a Cristo.

[ ] 9. El Nuevo Testamento no dice nada en cuanto a la organización de una iglesia local de Cristo.  El Nuevo Testamento guarda silencio.

[ ] 10. Cuando los cristianos de la iglesia del primer siglo cantaban himnos a Dios, lo hicieron siendo acompañados de pianos y órganos.

Por favor, coloque las palabras que faltan en los espacios libres.  Use su Biblia.

1. "Esta es, pues, la parábola: La ____A____ es la ____B____ de Dios" (Lucas 8:11).
[A]
[B]

2. "Y sobre esta ____A____ edificaré mi ____B____ y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18).
[A]
[B]

3. "…y a los discípulos se les llamó ____A____ por primera vez en Antioquia" (Hechos 11:26).
[A]

4. "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y ____A____ para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en ____B____, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto enteramente preparado para toda buena obra (2 Timoteo 3:16,17).
[A]
[B]

5. "Pero sin ____A____ es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a ____B____ crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:6).
[A]
[B]

6. "Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora ____A____ a todos los hombres en todo lugar, que se ____B____" (Hechos 17:30).
[A]
[B]

7. "Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la ____A____ se confiesa para ____B____"(Romanos 10:10).
[A]
[B]

8. "Porque somos ____A____ juntamente con él para la ____B____    por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva" (Romanos 6:4).
[A]
[B]

9. "Hablando entre vosotros con salmos, con ____A____ y cánticos espirituales, ____B____ y alabando al Señor en vuestros corazones" (Efesios 5:19).
[A]
[B]

10. "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñandoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros____A____ al Señor, con salmos e himnos y ____B____" (Colosenses 3:16).
[A]
[B]

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN PERSONAL

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

SU NOTA:

COMENTARIOS DE SU MAESTRO:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

AMIGOS Y FAMILIA

¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA 5

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA Lección 5

"Sirviendo en la iglesia de Cristo"

Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas que se encuentran al fin de la lección.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje antes de enviarlo.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 

><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>

"SOMOS SALVOS PARA SERVIR"

Aquellos que han sido salvos de la culpa del pecado por medio de la sangre de Cristo, deben glorificar a Dios en la iglesia.  Y esto lo deben hacer con corazones llenos de gratitud.  Dios es glorificado por las vidas de los cristianos que han entregado su vivir a Su servicio.

Jesucristo es nuestro ejemplo en todas las cosas.  El apóstol ?edro escribió: "Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas" (1 Pedro 2:21).  Queda evidente que necesitamos un ejemplo, y el Señor satisfizo ampliamente este elemento de nuestra naturaleza.  En Cristo encontramos un ejemplo único.  Cristo es eterno.  Para El no hay edades.  Él pertenece a la raza humana.  Hasta la edad de treinta años, Jesús era un carpintero que trabajaba en su oficio.  Los que trabajaban con El no eran ricos, como El no era rico.  El hablaba el lenguaje de los campesinos de Galilea.  De acuerdo con los judíos, "nunca estudió letras" (Juan 7:15).  Cristo nunca escribió un libro.  Ni la literatura, ni la sociedad, ni las grandes tradiciones de estudio, ni los pensamientos filosóficos, ni la administración, que guía a aquellos quienes gobiernan el mundo, todo ello, para Jesús no valía de nada, pues de nada necesitaba.  Y con todo, la vida de Cristo es un ejemplo de magnitud mundial.  Jesús no pertenecía a una secta religiosa, y, aunque nació de una madre judía, todas las razas lo reclaman para sí.  Cristo es como un hombre universal – aquel hombre que responde a los ideales más elevados de la humanidad.  Cristo es para todos los hombres el gran ejemplo.

En aquella noche, cuando Él instituyó la cena del Señor, Él declaró a sus discípulos: "yo estoy entre vosotros como el que sirve" (Lucas 22:27).  Isaías (capítulo 53) relata para la posteridad un "varón de dolores".  Todo lo dicho en este capítulo se realizó en Jesús.  Jesucristo insistió en que esto era dicho en cuanto a Él, y que todo era cumplido (Lucas 22:37).  Mateo reconoció en los milagros hechos por Jesús al Siervo que iba a llevar nuestras enfermedades y dolencias (Mateo 8:17; Isaías 53:4).  Marcos reconoció en los dos ladrones los inicuos entre los cuales el Siervo era contado (Marcos 15:28; Isaías 53:12).  El evangelista Felipe, predicando al eunuco etíope, identificó a Jesús con el Siervo sufrido de Isaías 53 (Hechos 8:32).  No cabe duda: Cristo es el gran ejemplo de servicio para todo aquel que quiera seguirle.  Isaías 53 muestra un siervo inocente que sufre por otros.  "Nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca" (Isaías 53:9).  Cristo era un Siervo voluntario (Isaías 53:12) quien "derramó su vida hasta la muerte."

Debemos observar que Dios el Padre no se avergüenza de llevar la atención de la raza humana a su Hijo unigénito en su calidad de "siervo".  No hay nada derogatorio en ser siervo puesto que Cristo era siervo.  Entre los hombres paganos llenos de idolatría y superstición, un caballero era aquel que nunca trabajaba.  La prueba de ello consistía en dejarse crecer las uñas de los dedos.  La gloria de Cristo consistió en que El vino no para ser servido, sino para servir, dando su vida en rescate por muchos (Mateo 20:28).  A la sombra de su muerte cruel en la cruz, y plenamente consciente de su deidad y de su gloria, como si fuera un siervo oriental común, Cristo tomó una toalla, y se la ciñó (Juan 13:4), y se puso a lavar los pies de sus discípulos, diciendo "yo estoy entre vosotros como quien sirve".  Y el gran servicio que Cristo hizo por nosotros consiste en que Él dio su vida en nuestro rescate, salvándonos eternamente.  Véase Isaías capítulo 53.  La palabra hebrea por siervo significa una persona a disposición de otra para llevar a cabo sus deseos, haciendo también el trabajo de esa persona, representando sus intereses, y cumpliendo una misión para otra persona.  Este significado es el mismo en todo el Nuevo Testamento, pues en aquellos días un esclavo y un siervo eran lo mismo.  El Señor Jesús era el Siervo sufrido de Dios, puesto que El se puso a la disposición de su Padre celestial en todo, a fin de redimirnos del pecado.

La vida de Cristo, como ha sido descrita en los evangelios, muestra su servicio.  Él hizo el bien, sirviendo a la humanidad.  Jesús sanó a los enfermos, a los cojos, a los ciegos.  Cristo sirvió al hombre enseñándole la verdad con referencia a Dios, revelándole como Padre (Mateo 6:9).  Jesús sirvió a los hombres por cuanto les enseñó los principios eternos de Dios.  En la vida de Jesús de Nazaret no hay ni siquiera un solo acto de egoísmo.  Su vida estuvo consagrada al servicio de Dios y para el bien de la raza humana.  Pablo escribe "el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa que aferrarse, sino que se despojo a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz" (Filipenses 2:6-8).  El hecho de que el Hijo de Dios se hizo siervo a sí mismo era y es realmente un hecho revolucionario para todas las sociedades humanas.  ¡Que concepto tan glorioso!  Todos los sistemas de los grandes de la tierra se empequeñecen ante el Más Grande de Todos, Jesucristo, que llegó a nosotros como siervo.  En el acto mismo de tal humildad existe la gracia divina, la gloria brillante de la misericordia divina.  El más grande entre los grandes vino para servir al más humilde.  Este mensaje está a nuestra disposición en los evangelios.  El más puro ha venido como siervo para llevar los pecados de los rebeldes y viles.  Jesús dijo muchas cosas sorprendentes.  Sin embargo, lo más sorprendente que dijo era cuando desafió la norma mundial acerca de la grandeza.  Cristo declaró que los más grandes del mundo no son los que ejercen el señorío y el dominio, sino más bien los que sirven (Lucas 22:24-26).  Él dijo: "Yo estoy entre vosotros como el que sirve." A veces nos dejamos cegar por la grandeza y gloria de Jesús para no ver que El vino para servir.  Cristo ha sido exaltado a la diestra del poder de Dios en los cielos (Hechos 2:33).  Pero en su vida terrenal era el carpintero de Nazaret; el hombre que no tenía lugar donde reclinar su cabeza; el Maestro que pasó días y noches en medio de las multitudes.  Jesucristo era literalmente el siervo de Dios y de los hombres.  Ahora bien, Pedro dijo que Jesús es nuestro ejemplo y que nosotros debemos seguir sus pisadas.  Esto quiere decir que nosotros, en calidad de cristianos, y miembros de la iglesia de Cristo, hemos de determinar en nuestro espíritu que somos siervos de Dios.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LA IGLESIA: LA ORGANIZACIÓN DE SERVICIO DEL SEÑOR

Cristo estableció solamente una organización en la tierra.  Se usan varias frases para describir la iglesia del Nuevo Testamento.  La iglesia (Efesios 1:10); iglesia de Dios (1 Corintios 1:2); la iglesia del Señor (Hechos 20:28); la iglesia (congregación) de los primogénitos (Hebreos 12:23); el cuerpo, la iglesia (Colosenses 1:18); el cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:27); la casa de Dios (Efesios 2:19).  Todos estos términos muestran la naturaleza de la iglesia.  Sin embargo, debemos concentrar nuestra atención sobre la iglesia como el cuerpo de Cristo.

El hombre funciona por medio de su cuerpo.  Sin su cuerpo no puede ejecutar función alguna.  Puesto que la iglesia es el cuerpo de Cristo, es obvio que Cristo "funciona" a través del medio de Su cuerpo.  Puesto que Cristo es la cabeza sobre todas las cosas de la iglesia, que es su cuerpo (Efesios 1:22-23), se entiende que la misión de Cristo será expresada por su iglesia.  La cabeza hace los planes, y ordena.  El cuerpo ejecuta y obedece.  Así es con Cristo y la iglesia.

Ya que Cristo era un siervo en todo sentido, y puesto que Él es el ejemplo para los cristianos, también los cristianos deben ser siervos de Dios y de sus semejantes.  Puesto que el Señor Jesús ha establecido solo una iglesia, concluimos que la iglesia, el cuerpo de Cristo, es la organización de servicio en la tierra.

¿Cuál es el propósito de Dios con respecto a la iglesia? ¿Ha sido definido? ¿O queda sujeto al capricho humano? ¿O depende de la decisión de la iglesia? Ciertamente, las instituciones deben tener un propósito.  Las instituciones pueden ser educacionales, fraternas, financieras, políticas, o de cualquier otra índole.  En nuestro caso es Dios mismo quien estableció la iglesia del Señor por medio de su Hijo, y quien ha dado al Señor toda autoridad en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18-20).  Jesús eligió la misión para su iglesia.  La ha definido su propósito.  Puesto que la iglesia es el cuerpo de Cristo por medio del cual Él funciona entre los hombres, se entiende que la misión de la iglesia es la misión del Maestro.  El Señor declaró, diciendo que "el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10).  Su misión es la misión de la iglesia – salvar a los perdidos por medio de la predicación del evangelio, reteniendo a los salvos en la iglesia por la predicación y la enseñanza de la verdad (Mateo 28:10,20).

La iglesia de Cristo no es un club social, ni tampoco un hospital, un teatro o una organización política.  La iglesia es el cuerpo de Cristo, y el cuerpo funciona como la cabeza lo ordena.

Ahora bien, el propósito de la iglesia es de carácter eterno.  Pablo decía: "para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor" (Efesios 3:10-11).  Es la misión de la iglesia sostener el evangelio (2 Timoteo 3:15).

La función principal de la iglesia consiste en enseñar el evangelio de Cristo.  Todo lo que la iglesia hace, llega a ocurrir por la enseñanza.  Es preciso preservar la memoria de Cristo, observando Sus ordenanzas (1 Corintios 11:2).  Es necesario mantener la unidad de los creyentes (Efesios 1:9-10).  En Su nombre la iglesia ha de ayudar a los que no pueden ayudarse y a los que no tienen esperanza (Colosenses 3:17).  Sin embargo, todas estas cosas se cumplen cuando hombres fieles enseñan la palabra de Dios.  La obra de la iglesia es buscar y salvar a los perdidos.  Esto se hace por medio de la predicación del evangelio (Romanos 1:16).  Ninguna organización sobre la tierra hará esta obra; sólo la iglesia de Cristo, pues ésta es la organización de servicio de Cristo.

No es la misión de la iglesia promover "un evangelio social." Si definimos este término "evangelio social", entendemos que su aplicación se refiere a los principios de Cristo en cuanto al orden social y económico del mundo.  Ciertamente, el mundo necesita a Cristo y Sus principios en esas áreas, pero la obra de la iglesia no se encuentra en estos asuntos.  La misión de la iglesia consiste en cambiar el mundo cambiando al individuo por medio de la predicación y obediencia del evangelio.  Los cristianos individualmente, conforme ellos aplican a su vida las enseñanzas de Cristo, pueden causar grandes cambios en el mundo, y en su orden social y económico.  No es el trabajo supremo de la iglesia dar de comer a todos los hambrientos del mundo, o de vestir a todos los desnudos.  Debemos hacer el bien a todos los hombres (Gálatas 6:10), pero no debemos olvidar que alimentar el cuerpo de un hombre no es alimentar su alma.  Cuando damos a un hombre un nuevo corazón en el sentido físico, esto no creará en él un nuevo corazón en el sentido espiritual.  Cuando el ser humano sostiene la relación correcta con Dios, solo entonces puede sostener una relación correcta con otras personas.  El evangelio salva de la culpa del pecado, salva del poder y la esclavitud del pecado.  Por lo tanto, la tarea suprema de la iglesia de Cristo, la institución de servicio del Señor sobre la tierra, es !a predicación del evangelio.

ASÍ DEBEMOS GLORIFICAR A DIOS

Dios, que creó el cielo y la tierra, es un Dios glorioso.  El que sostiene el universo y el mundo con su palabra, es un Dios glorioso.  El Dios que habita en el espacio y cuya presencia está en todo lugar, ciertamente es un Dios glorioso.  ¿Qué podría hacer el hombre para añadir algo a la gloria de Dios, cuando "los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos?" (Salmo 19:1).  Pero el hombre puede glorificar a Dios, aunque parezca sorprendente.

El ser humano glorifica a Dios cuando hace su voluntad.  Cuando esto ocurre, el hombre se constituye en un ciudadano del reino de los cielos, que es la iglesia sobre la tierra (Hechos 2:47).  Cuando el hombre obedece a la voluntad de Dios, se hace un miembro de la iglesia de Cristo, el cuerpo.  La iglesia funciona entre los hombres para servir a Dios y a los hombres.  El cristiano fiel sirve a Dios, así como le obedece en su vida.  Por lo tanto, la iglesia es el reino en el cual el hombre sirve.  Dios es glorificado por medio de la iglesia, y del servicio del hombre en la iglesia.  Efesios 3:21 dice: "a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos." Nuevamente, se establece la conexión entre Cristo y su iglesia.

Dios es glorificado por nuestras vidas de servicio.  Tales vidas son una expresión de gratitud hacia Él.  Pablo habló de hombres que se habían olvidado de dar gloria a Dios, diciendo: "Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido" (Romanos 1:21).  Cuando un hombre dice "yo amo a Dios" y "creo en Dios", pero no arregla su situación de vida y de negocios de acuerdo con la fe, no glorifica a Dios.  El hombre creyente debe colocarse en buenas relaciones con los que ha perjudicado en su anterior forma de vida.  Cuando el cristiano da su espalda a su vecino en necesidad, no glorifica a Dios.  La vida recta y piadosa es una vida de gratitud que se proyecta a hacer el bien.  El cristiano debe conducirse correctamente en todo, ya que debe al Señor una profunda gratitud para siempre.  El creyente sí puede vivir una vida de servicio en la iglesia, glorificando así a Dios.  Cuando consideramos lo que Dios ha hecho por nosotros, no nos queda otra cosa que hacer que mostrar gratitud.  Cuando vemos todo el sufrimiento de Cristo por nosotros, no nos queda más que mostrar gratitud permanente a Él.

La vida que da gloria a Dios es una vida de servicio a Dios y a los hombres, y esta vida nace de gratitud hacia el Padre.  Tal vida busca a las almas para llevarlas a Cristo.

El cristiano siempre debe estar agradecido a Cristo por cuanto Él construyó la iglesia, el reino de los salvos.  El cristiano debe acercarse cada día a los asuntos de la vida con pureza y honestidad, tratando de ganar almas para Cristo.  El sermón que los demás observarán diariamente es la vida honesta de cristianos dedicados al Señor, con una vida tranquila.  Las vidas de tales personas son como una ofrenda a Dios; y sus vidas están plenas de gratitud.

Es tiempo que dejemos de engañarnos a nosotros mismos sobre nuestra vida religiosa.  No le glorificamos solamente en una asamblea de la iglesia, lo hacemos en la oficina, en la escuela, en el hogar, sentados juntos para tomar una taza de café – en medio de la vida así como hemos de vivirla cada día.  Este es el camino en el cual Dios es glorificado.  Dios no es glorificado solo porque le cantamos himnos, o porque oramos a Él, sino por vivir cada día en el conocimiento del amor de Dios con corazones llenos de gratitud, sirviendo a Dios y ayudando a los hombres.  Nuestra gratitud no sólo se muestra con los labios, sino en nuestras vidas.

El amor, la gracia, la misericordia, la sabiduría de Dios al planear la iglesia como el reino de los salvos; todo ello debería movernos a tal gratitud que la vida nuestra es entregada a un servicio dedicado al Señor Jesucristo quien "nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre" (Apocalipsis 1:5).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

LEA USTED LAS SIGUIENTES ESCRITURAS

Filipenses 2; Colosenses 3; 1 Tesalonicenses 5:15-25.  Lea usted solamente los primeros capítulos de las epístolas de Pablo, y busque por lo menos diez veces donde el apóstol expresó su gratitud hacia Dios.

><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>

Preguntas sobre la quinta lección

"Sirviendo en la iglesia de Cristo"

Escriba VERDADERO o FALSO en los campos libres delante de ¡as siguientes declaraciones:

[ ] 1. Aquellos que fueron salvos del pecado por la sangre de Cristo deben glorificar a Dios por su gran salvación.

[ ] 2. Cristo quiso que toda la gente le sirviera cuando él estaba en la tierra, así como lo exigen los reyes; mientras que él no hacía nada.

[ ] 3. Nuestro Señor quiso llegar a ser un siervo (un esclavo) para salvarnos de nuestros pecados.

[ ] 4. Jesús no vino al mundo para ser servido, sino para servir a los hombres.

[ ] 5. La iglesia de Cristo no ha de servir a Dios y a los hombres; más bien, los miembros de la iglesia esperan que el mundo les sirva.

[ ] 6. La iglesia es el cuerpo espiritual de Cristo, de modo que la iglesia es la organización de servicio de Cristo.

[ ] 7. El trabajo de la iglesia consiste en entretener a todo el mundo.

[ ] 8. La obra de la iglesia es la obra de Cristo: buscar y salvar a los perdidos.

[ ] 9. No es posible que nosotros glorifiquemos a Dios haciendo cualquier cosa para otra gente.

[ ] 10.    La vida que realmente glorifica a Dios es una vida de servicio a Dios y a los hombres.

Por favor, llene los espacios libres con las palabras correspondientes.  Use su Biblia.

1. "Pues para esto fuisteis llamados; porque también ____A____ padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas" (1 Pedro 2:21).
[A]

2. "Porque, ¿cuál es ____A____, el que se sienta a la mesa, o el que ____B____?  ¿No es el que se sienta a la mesa?  Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve" (Lucas 22:27).
[A]
[B]

3. "Y el que quiera ser el ____A____ entre vosotros será vuestro ____B____" (Mateo 20:27).
[A]
[B]

4. "Sino que se ____A____ a sí mismo, tomando forma de ____B____, hecho semejante a los hombres" (Filipenses 2:7).
[A]
[B]

5. "Así que, según tengamos oportunidad, hagamos ____A____ a ____B____, y mayormente a los de la familia de la fe" (Gálatas 6:10).
[A]
[B]

6. "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, pero el que ____A____ la ____B____ de mi Padre que está en los cielos" (Mateo 7:21).
[A]
[B]

7. "A él sea la ____A____ en la ____B____ en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos.  Amén" (Efesios 3:21).
[A]
[B]

8. "Pues habiendo conocido a Dios, no le ____A____ como a Dios, ni le dieron ____B____, sino que se envanecieron en sus    razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido" (Romanos 1:2 1).
[A]
[B]

9. "Mirad que ____A____    pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo ____B____ unos para con otros, y para con ____C____"(1 Tesalonicenses 5:15).
[A]
[B]
[C]

10. "Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de ____A____, de ____B____ de mansedumbre, de ____C____" (Colosenses 3:12).
[A]
[B]
[C]

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN PERSONAL

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

SU NOTA:

COMENTARIOS DE SU MAESTRO:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

AMIGOS Y FAMILIA

¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO

NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

BUENAS NUEVAS 1

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¡ESTAS SON BUENAS NUEVAS! Lección 1
"Conociendo el evangelio"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
¡Hay muchas religiones en el mundo.  Cada una de éstas proclama ser la mejor.  (Si no lo hiciera, difícilmente podría mantener a sus seguidores.) ¿Cómo ingresa la gente en tan diferentes religiones?  ¿Podrán escoger cuidadosamente entre tantas y encontrar la mejor? 
Para la mayoría de la gente, la Escogencia Múltiple pareciera haber sido hecha por ellos.  Nacieron en su grupo religioso.  Están manteniendo viejas creencias y tradiciones transmitidas por sus antepasados.  Estas creencias son muy respetadas; sin embargo, éstas suelen pertenecer al lugar de nacimiento de uno.  ¿Qué pasa si uno ha nacido en un país diferente, con diferentes creencias y tradiciones?  También existen ahí otras creencias que serán respetadas grandemente.  ¿Las haría esto mejores?  ¿Las haría esto verdaderas?  Con seguridad existe una mejor manera de saber si una religión es verdadera. 
Quizás algunas personas proclamen ser cristianos sólo por las tradiciones de sus padres y de su país.  Sin embargo, el verdadero cristianismo – el cristianismo de la Biblia – debería ser seguido por mejores razones.  Debería ser seguida porque es verdadero, y porque se puede demostrar que es verdadero.  Podemos reconocer la verdad del cristianismo bíblico al considerar sólo cuatro puntos.  Cada uno tiene su dirección: de modo que las llamaremos las "cuatro flechas" del cristianismo.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LA FLECHA QUE VUELA HACIA ADELANTE
La primera flecha viaja hacia adelante, hacia el futuro.  La Biblia la llama PROFECIA.  ¡No hay libro en el mundo como la Biblia!  La Biblia de hecho es una gran biblioteca con libros de 40 diferentes escritores.  ¿Tuvieron todos estos escritores una gran reunión para decidir acerca de qué iban a escribir?  ¿Discutieron sus planes, de modo que de principio a fin sea una sola historia?  Ninguna fuera reunión se realizó.  Y no podía ocurrir, pues la Biblia fue escrita a través de un período de 1500 años.  (La Biblia tiene dos partes principales.  A la primera colección de escritos se le llama Antiguo Testamento.  La última colección es el Nuevo Testamento).  La primera persona que dio leyes en el Antiguo Testamento fue Moisés.  Él vivió y escribió 500 años antes de David, el primer escritor que fue rey.  David escribió sus famosos salmos, 300 años antes del gran profeta Isaías.  Escribió muchas profecías 300 años antes del último profeta del Antiguo Testamento, Malaquías existió 400 años antes de los escritores del Nuevo Testamento, tales como Pedro, Juan y Pablo.  ¿Entonces cómo hicieron ellos para que sus escrituras fuesen una historia completa y unida?  ¿Cómo es que sus enseñanzas se complementan tan bien?  ¡Sólo Dios podría haber planeado y creado un libro que tomó 1500 años en ser completado! 
El período histórico de la Biblia es único.  Le da una ventaja especial.  Los primeros escritores miraron hacia adelante y predijeron lo que sucedería en el futuro.  Los últimos escritores vieron esas cosas volverse realidad, y anotaron su cumplimiento.  Mire el modo cómo Jesús comienza a dar su mensaje:
"Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: el tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; ¡arrepentíos, y creed en el evangelio!  (Marcos 1:14-15). 
Durante siglos, Dios había hablado a través de los profetas del Antiguo Testamento.  Dios había prometido la llegada de su Rey especial (llamado "Mesías", o "Cristo") y su reino.  ¡Ahora Jesús anunciaba que el tiempo había llegado para que aquellas promesas fuesen cumplidas!  Este mensaje llena tan bien nuestras necesidades que es llamado Evangelio", que significa "Buenas Nuevas".
El Antiguo Testamento tenía varios cientos de profecías acerca del Rey que vendría.  El profeta Miqueas, por ejemplo, predijo que este gobernante nacería en la villa donde había vivido David, Belén (Miqueas 5:2).  Ninguno de nosotros escogió dónde iba a nacer.  ¿Cómo podría alguien predecir un lugar exacto de nacimiento?  Sin embargo, Jesucristo, el Rey, nació en Belén, el lugar exacto marcado por Miqueas 500 años antes.  La flecha que había sido lanzada cayó exactamente en el blanco.  Cada vez que la Biblia ha lanzado la flecha de la profecía, ésta ha dado en el blanco.  Por supuesto, muchas religiones tratan de predecir el futuro.  Algunas veces tienen aciertos.  El problema es que también han fallado.  Cuando las profecías humanas fallan, se demuestra que sus "aciertos" no fueron más que afortunadas coincidencias.  El único que no ha adivinado acerca del futuro es Dios.  Si nos interesa seriamente aprender acerca de la verdad, este tema de la profecía es importante.  Nos da un modo seguro de ver si un mensaje religioso proviene de Dios o no.  La flecha de la profecía que todas las veces da en el blanco no es una flecha humana.  Pertenece a Dios, que ve el presente, el pasado y el futuro. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LA FLECHA QUE VUELA HACIA ADELANTE
La segunda flecha del Evangelio viaja hacia abajo, hacia la tierra.  Las religiones del mundo tratan de escalar hacia Dios (o a alguna idea de perfección).  Reconocen que Dios es grande y exaltado.  El hombre, por lo tanto, para alcanzar a Dios, debe subir a él de algún modo.  La "escalera" hacia arriba tiene muchos peldaños, es decir, muchas reglas y buenas obras que deben ser guardadas.  De este modo, la gente trata de hacerse "suficientemente buena" para llegar a la presencia de Dios. 
Pero continúan teniendo dos problemas.  Primero, tienen poca certeza de que sus reglas sean las correctas.  No pueden probar que sus reglas vengan de Dios y conduzcan a Dios.  Segundo, la gente continúa cayendo.  La escalera es tan alta que tarde o temprano aún los más diestros escaladores resbalan y caen.  Ellos continúan rompiendo peldaños (es decir, rompiendo las reglas).  Esta escalera de reglas parece ser el único modo de alcanzar a Dios.  De modo que ellos continúan intentándolo; y continúan estando lejos de la perfección.  Este tipo de religión deja a la gente sintiéndose triste, culpable y alejada de Dios.  Este acercamiento a Dios nunca funciona.  Existe una prueba simple: Agárrese el pie y trate de levantarse del piso.  ¡Inténtelo!  Usted nunca podrá levantarse ni siquiera un poquito.  Entonces ¿cómo se va a levantar usted mismo hasta el lugar más alto donde está Dios, el cielo?. 
El Evangelio es diferente de las religiones humanas.  Nos hace reconocer cuán débiles e inútiles somos.  Prueba que ninguno de nosotros es "suficientemente bueno" para llegar al Santo y Majestuoso Dios.  No podemos llevarnos a nosotros mismos al cielo. 
Como está escrito: "No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.  Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno" (Romanos 3:10-12)…"por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23). 
¡Nuestra única esperanza es que Dios baje y nos salve!  ¡Las Buenas Nuevas es que Dios, en su gran misericordia, ha hecho esto!  Vino del cielo a la tierra en la forma de "el Hijo", también llamado "el Verbo" Aquí es donde Juan 1:1,14 comienza a decir el Evangelio:
"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios…Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y verdad."
Un ángel anunció el nacimiento de Jesús en estas palabras. 
"Porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador que es Cristo el Señor" (Lucas 2:10-11). 
Muchísima gente vio las pruebas del Cristo.  Importantes testigos les contaron a otros las Buenas Nuevas que el Rey había venido. 
"Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo" (Hechos 5:42). 
"Enseguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios" (Hechos 9:20).
La venida de Jesucristo a este mundo es la flecha que vuela hacia abajo.  Ninguna otra religión tiene esa flecha – la venida de Dios como el Hijo en la carne. 
A esto algunos replican "Ha sido muy bueno que Dios viniera a visitarnos, porque el Creador puede realmente visitar su creación.  Pero, ¿por qué lo hizo en la carne?" Dios como Espíritu no puede morir.  Como carne Él podía morir por la humanidad.  El Viejo Testamento había preparado a la gente para que viera la necesidad de los sacrificios.  Las Leyes de Moisés habían requerido la muerte de los mejores corderos como sacrificio para "quitar los pecados."  Así ellos veían como la vida de un inocente era sacrificada para que pudieran ser perdonados los pecadores.  Jesús llena esa vieja imagen.  Él es el más puro y sin pecado "Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29).  Él fue sacrificado al ser clavado en un "madero".  Allí, todos los pecados de todas las personas estuvieron sobre su cuerpo.  Allí, Él pagó el castigo total por todos los pecados, para que fuéramos libres de la culpa y el dolor de los pecados.  Isaías, setecientos años antes, había predicho este sufrimiento por las "iniquidades" y "transgresiones" (pecados) de la humanidad. 
"Más él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por su llaga fuimos nosotros curados.  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; más el SEÑOR cargó en Él el pecado de todos nosotros" (Isaías 53:5-6).
Pedro, quien vio morir a Jesús, reportó el cumplimiento de la profecía de Isaías. 
"Quién llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados" (I Pedro 2:24).
Venimos a él con gran dolor por el sufrimiento que han causado nuestros pecados.  Ponemos nuestra confianza en Él, y en el poder de su muerte salvadora.  De un modo espiritual, entramos en su muerte.  Allí, en su muerte, nuestros pecados son llevados por su sangre preciosa (más acerca de esto en la Lección Dos).  Así empezamos una vida nueva llena de gozo y esperanza.  La muerte de Cristo nos abre paso a nuestra morada celestial de forma abierta y clara.  ¡Estas son realmente Buenas Nuevas!  Nuestro acercamiento a Dios no depende de cuán perfectos seamos.  En lugar de esto, dependemos de la verdaderamente perfecta – generosidad inagotable, la bondad y fidelidad del Dios eterno (Efesios 2:8-9; I Juan 1:9). 
"nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia…"  (Tito 3:5).
La flecha que ha venido hacia abajo ha dado en el blanco de la más grande necesidad de hombre – la necesidad de ser perdonado.  Ninguna otra religión tiene la misma flecha.  ¡Nuestro creador nos ama, y Él ha probado su misericordia por el Salvador que ha venido a rescatarnos! 
"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LA FLECHA QUE VUELA HACIA ARRIBA
La tercera flecha del Evangelio viaja hacia arriba, desde la tierra.  Todas las religiones del mundo tienen sus grandes héroes.  Después de sus muertes esos héroes todavía son honrados.  Sus seguidores hicieron grandes peregrinajes para ver los lugares donde vivían sus héroes.  Especialmente tratan de visitar el lugar de la sepultura de su líder.  Cuando el comunismo era aún popular, miles solían ir a Moscú.  Allá descansa el cuerpo de Lenin, el cual parece casi "vivo" en su caja de vidrio sellado.  Largas filas de seguidores solían ir a ver y a honrar a Lenin.  Sus innumerables y grandes discursos no podían esconder un hecho – su líder estaba muerto.  Así es con los grandes hombres del pasado.  Están muertos y sepultados.  La cristiandad es diferente.  Usted puede ir al lugar donde murió Jesús, Jerusalén.  Si usted busca la tumba de Jesús, será llevado allá.  Pero el cuerpo de Jesús no está en la tumba.  ¡Su cuerpo no puede ser hallado en la tierra!  ¿Cómo puede ser esto?  Cuando uno examina cuidadosamente toda la evidencia, hay una única explicación segura.  El cuerpo de Cristo no permaneció en la tumba porque su cuerpo se liberó de la muerte.
"al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella" (Hechos 2:24).
Pablo fue uno de los muchos testigos del hecho de que el cuerpo de Jesús estaba vivo después de muerto.  Pablo llegó a ser un mensajero especial o apóstol.  Él fue "apartado para el Evangelio de Dios – El Evangelio que Él había prometido antes por sus profetas en las Sagradas Escrituras" (Romanos 1:1-2).  Todo este Evangelio es acerca del Hijo de Dios:
"(El Evangelio) Acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos" (Romanos 1:3-4). 
Si, Jesús vino de la familia del linaje del Rey David, y así Jesús es completamente humano.  Él es algo más que eso.  Él es el Hijo de Dios. 
¿Cómo sabemos esto?  Se probó ser verdadero "por su resurrección de entre los muertos."  Ninguna otra religión tiene esta flecha apuntando hacia arriba.  La flecha que destruye el poder de la muerte golpea en el mismísimo corazón del mayor temor del hombre.  "…Y las vidas (de la gente) eran mantenidas en esclavitud por su temor a la muerte".  Ahora la victoria de Jesús sobre la muerte nos libera de ese temor a la muerte (Hebreos 2:15).  El Jesús resucitado comparte con nosotros su poder de resurrección (ver Lección 2).  Muchas religiones ofrecen alguna forma de "vida eterna" o "celestial".  Esto es fácil de ofrecer.  Es mucho más difícil probar que la promesa se va a mantener.  (La mayoría de las religiones ni siquiera tratan de dar una prueba real).  Cristo ha hecho la oferta firme de la vida eterna.  Aún más, ¡Él ha probado su poder de dar vida más allá de la muerte! 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LA FLECHA QUE VUELA HACIA ATRÁS
La cuarta flecha vuela hacia atrás, hacia el pasado.  Los eventos de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús se produjeron hace muchos años.  Tal vez usted desea saber cómo podemos estar seguros de que sucedieron estas cosas.  ¿Cómo sabemos que Jesús realmente murió antes de ser puesto en una tumba?  ¿Cómo sabemos que su cuerpo muerto volvió a la vida? 
En respuesta piense en cualquier persona importante o evento del pasado.  ¿Cómo conoce hechos acerca de esa persona o evento?  Usted depende de informes y archivos del pasado.  Todo lo que sabemos de historia viene de tales fuentes.  Cada día todos nosotros dependemos de tales archivos.  Nosotros confiamos en los reportes de aquellos que estaban allí y que vieron lo que sucedió.  Los llamamos "testigos presenciales."  Los reportes que ellos dieron son llamados "testimonios."  Estos son especialmente importantes cuando tratamos de encontrar hechos importantes, tal como una persona cuando está en un juicio.  Esta es la misma manera confiable en que sabemos hechos sobre Jesucristo. 
Juan, un apóstol, estaba presente en el momento en que murió Jesús.  Vio a Jesús respirar su último aliento.  Vio al soldado romano hundir profundamente la lanza en el costado de Jesús.  Vio sangre y agua salir del cuerpo.  Acerca de esto Juan escribió,
"Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice la verdad, para que vosotros también creáis" (Juan 19:35).
No podría haber ninguna duda que Jesús estaba muerto.  Los enemigos de Jesús nunca trataron de decir que no había muerto verdaderamente.  Las cruces romanas eran para matar.  Hubo muchos testigos que vieron esa muerte en la cruz.  Todavía, tres días más tarde, muchos testigos también vieron al mismo Jesús vivo de nuevo.  Estuvo entre ellos por un período de cuarenta días (Hechos 1).  Permita que miremos uno de los eventos.  El Señor que se levantó se mostró a un grupo de sus seguidores.  Note cómo se dieron cuenta de que éste era el mismo Jesús que había muerto. 
"Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros.  Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado.  Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor" (Juan 20:19-21). 
Más tarde, Tomás, otro seguidor, se negó a creer a aquellos que estaban presentes.  Dijo, "si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré". 
"Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y con ellos Tomás.  Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros.  Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.  Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, Dios mío!  Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron"  (Juan 20:26-29). 
Juan nos dijo por qué nos dio este informe:
"Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre" (Juan 20:31).
Los informes y cartas de los testigos y sus ayudantes se llaman el Nuevo Testamento.  Examine la vida de los reporteros.  Eran el tipo de hombres que se aceptarían gustosamente como testigos en cualquier buena corte.  Vea cómo el Nuevo Testamento ha bajado a nosotros.  No hay ningún otro libro tan antiguo como éste.  Tiene el número más grande de copias viejas.  La mejor de éstas copias se remonta cerca del tiempo de los eventos y testigos reales.  No había suficiente tiempo para cuentos increíbles o leyendas acerca de Jesús como para que crecieran gradualmente.  El Nuevo Testamento es la flecha exacta al pasado, por medio de la cual el conocimiento de Jesús está seguro para todos nosotros.  Nadie tiene que suponer sobre cómo prepararse para encontrar a Dios.  La "Fe" no tiene que descansar en las tradiciones humanas de un lugar donde nacimos. 
Como seguidores de Cristo, nuestra fe es real.  Nuestra esperanza es segura. 
Porque sabemos que las Buenas Nuevas son verdaderas.
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>
Preguntas sobre la primera lección
"Conociendo el evangelio"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene la letra correcta (A, B, o C) que representa la respuesta correcta.  Sólo una respuesta es la correcta para cada Escritura.
[ ] 1. {Marcos 1:14-15} Jesús anuncia las Buenas Nuevas, diciendo, “El Reino de Dios está…”
(A) arriba, (B) demorado, (C) cerca.
[ ] 2. {Romanos 3:23} Todos han pecado y están destituidos…
(A) de la escalera (reglas), {8) de bondad perfecta, (C) de la gloria de Dios.
[ ] 3. {Juan 1:1-14} “El Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. La Palabra se volvió…”
(A) carne, (B) mente, (C) Espíritu.
[ ] 4. {Lucas 2:10-11} Un ángel anunció el nacimiento de un(a)…
(A) Profeta (el orador especial de Dios), (B) Nueva Edad, (C) Salvador (Rescatador).
[ ] 5. {Isaías 53:5-6} que fuimos descarriados: y el Señor puso en él nuestra… (A) ceguedad, (B) iniquidad (pecado), (C) malos recuerdos.
[ ] 6. {Tito 3:5} Dios nos salvo, no debiendo a nuestra bondad sino debido a su…
(A) misericordia, (B) amor de paz, (C) promesa.
[ ] 7. {Hechos 2:24} Dios libró a Jesús de la agonía (dolor) de la…
(A) muerte, (B) enfermedad, (C) prisión romana.
[ ] 8. {Romanos 1:3-4} Jesus fue "declarado ser el Hijo de Dios por su(s)…”  (A) amigos, (B) mensajeros, {C) resurrección.
[ ] 9. {Juan 19:35} El hombre que da su testimonio sabe que dice…
(A) otra opinión, (B) su punto de vista personal, (C) la verdad.
[ ] 10. {Juan 20:26-29} Jesús dijo a Tomás "Mete tu mano en mi…”
(A) (rollo) (libro), (B) camisa, (C) costado.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN PERSONAL
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SU NOTA:
COMENTARIOS DE SU MAESTRO:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
AMIGOS Y FAMILIA
¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:
 
 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

BUENAS NUEVAS 2

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LAS BUENAS NUEVAS: Lección 2
"Obedeciendo el evangelio"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
Las Buenas Nuevas anuncian que Jesucristo ha venido.  ¡También promete que volverá!  La Biblia muestra lo que pasará a su retorno.  Todos veremos a Jesús (I Juan 3:2; Apocalipsis 1:7).  Traerá descanso y premio a su pueblo.  Él traerá el juicio de Dios sobre otros.  Así es cómo II Tesalonicenses 1:7-9 describe la segunda venida de Cristo:
"Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo, los cuales sufrirán pena de eterna perdición excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder." 
Las pruebas de Dios y su Evangelio son tan grandes que todas las personas deben prepararse para encontrarse con el Señor Jesús.  Los desprevenidos son aquellos que "no conocen a Dios y no obedecen el Evangelio".  I Pedro 4:17 dice algo similar. 
Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza con nosotros ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?"
Existe "la familia de Dios."  Y aquellos que "no obedecen el Evangelio de Dios."  ¿En cuál de estos grupos diferentes está usted?  Claramente, el obedecer el Evangelio es de la mayor importancia.  Para estar preparado para encontrarse con el Señor Jesús, uno debe "obedecer el Evangelio". 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿CUÁLES SON LAS BUENAS NUEVAS?
Ahora usted sabe que la palabra "Evangelio" significa "Buenas Nuevas."  Pero, las "nuevas" deben tratar de algo que verdaderamente pasó.  Por ejemplo, en cualquier periódico se informan muchos eventos.  El informe no es el evento.  De la misma manera, el Evangelio tiene que ver con una Persona especial y un Evento especial.  El Nuevo Testamento es el informe inspirado de esta Persona y de su Evento. 
Pablo, un apóstol de Cristo, nos dice que la Persona es Jesús.  Cuando Pablo primero llega a la ciudad de Corinto, su único mensaje era "Jesucristo y a éste crucificado" (I de Corintios 2:2).  Pablo claramente señala el Evento principal del Evangelio:
"Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.  Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras" (I Corintios 15:1-4)
Note la importancia de creer que el evento es verdadero.  "Por este Evangelio usted es salvo, si…"  El "si" muestra que hay una condición.  La condición es que uno debe continuar creyendo el mensaje del Evangelio.  Los corintios no habían visto el evento del Evangelio.  Sólo lo habían oído de un testigo ocular, Pablo.  Por consiguiente tenían que continuar creyendo en la verdad e importancia de lo que habían oído.  ¡Qué Cristo en verdad murió por nuestros pecados, como lo decían las mismas Escrituras!  ¡Que Cristo verdaderamente había vuelto a la vida en el tercer día!  (I Corintios 15:3-4) ¡Esas son Buenas Nuevas! 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿CÓMO ES ESO DE QUE LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURECCIÓN DE CRISTO SON "BUENAS NUEVAS" PARA NOSOTROS HOY?
La respuesta tiene que ver con resolver nuestro peor problema, el pecado.  El pecado rompe la ley de Dios (I Juan 3:4) El pecado también es dejar de hacer lo que nosotros sabemos que es correcto (Santiago 4:17).  Dios es tan puro y santo que no puede vivir con el pecado (Salmo 5:4; Habacuc 1:13; I Juan 1:5)
Por consiguiente nuestras "iniquidades" – nuestros malos hechos – nos apartan de Dios. 
Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír (Isaías 59:2). 
El estar separado de Dios, el Dador de vida, debe significar muerte para nosotros.  Es por eso que vemos enfermedad, destrucción y muerte en todo el mundo.  Peor, cuando pasamos por el dolor de muerte física, sólo puede haber muerte espiritual para nosotros en la eternidad. 
El alma que pecaré, esa morirá (Ezequiel 18:20). 
La muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron (Romanos 5:12). 
Por cuanto la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23). 
Cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo (Efesios 2:1-2). 
Tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda (Apocalipsis 21:8). 
El PECADO y la MUERTE son nuestros mayores enemigos.  La muerte entra en dos formas diferentes: la muerte del cuerpo carnal, y la muerte del alma (separación de Dios).  El evento del Evangelio derrotó ambos tipos de muerte.  I de Corintios 15:3 claramente dice que Jesús murió por nuestros pecados.  No sólo su cuerpo de carne sufrió y murió.  Su alma también fue atormentada por los dolores crueles porque "al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado" (II Corintios 5:21).  Esto significa que Jesús tomó los pecados de todos nosotros en El mismo.  Sufrió en nuestro lugar (Isaías 53, I Pedro 2).  Los castigos terribles del pecado, tanto carnales como espirituales se han pagado totalmente.  Por consiguiente todos nosotros podemos ser libres de la culpa y castigo del pecado.  Miremos de nuevo cuán grandes son los resultados de la cruz para nosotros:
"El castigo de nuestra paz fue sobre él y por su llaga fuimos nosotros curados" (Isaías 53:5). 
"El cuerpo físico de Jesús murió para presentarnos santos y sin mancha e irreprensible delante de él" (Colosenses 1:22). 
"Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos por la justicia" (I Pedro 2:24). 
"Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (I Corintios 5:21). 
¿Cuán justo es Dios?  Nunca podríamos, por nuestros propios esfuerzos, medir el nivel exaltado de Dios de bondad y pureza.  Aún el sacrificio en la cruz fue tan completo que Dios realmente nos da su propio tipo de justicia.  Nos volvemos la misma "justicia de Dios."  Ni una "mancha" (ni una falta o mancha de pecado) permanece en nosotros (Colosenses 1:22). 
¡La muerte de Cristo nos hace así de puros!  Dios nos invita a vivir con él, ahora y para siempre.  Sí, El aún acepta nuestros cuerpos.  Nuestros cuerpos muertos serán levantados por Cristo cuando vuelva. 
Él cambiará o "transformará" nuestros cuerpos de manera que estén en la vida eterna en la presencia de Dios. 
"El cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar asimismo todas las cosas" (Filipenses 3:21). 
"Por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.  Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados" (I Corintios 15:21-22). 
Se ha derrotado tanto la muerte espiritual como la muerte carnal por nosotros.  Si estamos en Cristo, ahora vivimos una vida llena de paz y propósito.  Entonces, después de la muerte, subiremos a una nueva y más grande gloria, ¡nunca moriremos otra vez!  Compartiremos con nuestro Salvador en su hogar lleno de gozo llamado cielo.  ¡Estas son Buenas Nuevas! 
Las Escrituras han dado una respuesta a la primera pregunta que surge en II Tesalonicenses 1:7-9, ¿Qué es el Evangelio?  Ahora debemos buscar una respuesta a la segunda pregunta, ¿Cómo puede uno obedecer el Evangelio? 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿CÓMO HACEMOS PARA OBEDECER LAS BUENAS NUEVAS?
El libro del Nuevo Testamento llamado Romanos nos dice mucho sobre el Evangelio.  Allí Pablo nos muestra cómo nos hacemos justos para con Dios ("justificados") por la gracia o bondad de Dios.  Todas las personas pueden ser "justificadas gratuitamente por su gracia a través de la redención que viene de Cristo Jesús" (Romanos 3:24). 
Cristo vivió una vida perfecta y murió la muerte perfecta que nos compró (nos redimió) de la muerte.  Por cuanto hizo todo por nosotros, nuestra manera de responder es confiando en este hecho asombroso de misericordia.  La Biblia llama a esta confianza "creer el Evangelio."  ¡Cuán insultante es para Dios cuando la gente trabaja para ganar lo que El ya ha pagado totalmente!  Si tratamos de ganar nuestra manera para entrar en el cielo nunca podríamos tener éxito, porque nosotros somos demasiado débiles y pecadores.  Es por eso que Pablo dice que somos salvos, no por nuestras obras, sino por poner nuestra fe en la muerte, sepultura y resurrección de Jesús.  En el tiempo de Pablo algunos trataban de ir de vuelta a las reglas viejas de la ley de Moisés.  Por esas viejas "obras" estaban tratando de ganar el favor de Dios.  A tan falsas creencias Pablo contestó, "Concluimos, pues que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley" (Romanos 3:28)
"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1). 
La "fe" que salva es más profunda que sólo decir estar de acuerdo con hechos sobre Dios o Cristo.  Aún los demonios de Satanás creen esos hechos (Marcos 1:24; 3:11; Hechos 19:15, Santiago 2:19).  La fe verdadera, según Romanos 10:9-10, les dice a otros que "Jesús es Señor". 
"Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo, porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10:9-10)
La fe real también "arrepiente" (Lucas 13:3; Hechos 2:38; 3:19).  Esto es, firmemente se aleja de la vida pecaminosa.  Se decide a dar total obediencia a Dios.  La persona que en realidad ha tomado esa decisión está lista y ávida de "obedecer el Evangelio".
Esto nos enfrenta con la pregunta ¿Cómo hace uno para obedecer un evento?  "Porque la médula del Evangelio es la muerte, sepultura y resurrección de Jesús" (I Corintios 15).  Este evento son Buenas Nuevas sobre nuestro problema de la muerte espiritual – Jesús murió por nuestros pecados.  El evento del Evangelio son Buenas Nuevas sobre nuestro problema de la muerte física – en Cristo nosotros seremos levantados de la muerte. 
Conforme usted lee el Nuevo Testamento, usted ve que esas soluciones se encuentran "en Cristo."  ¿Cómo viene uno a Cristo?  ¿Cómo se pone uno en contacto con la sangre que quita el pecado?  Esa sangre se vertió en un tiempo y lugar de la historia.  Esa muerte salvadora se produjo lejos y fue hace muchos años.  ¿Cómo entonces, hace uno para conectarse con ella?  En otras palabras….
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿CÓMO DEBE UNO OBEDECER EL EVENTO DEL EVANGELIO DE LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURECCIÓN DE JESUS?
Pablo continúa dando la respuesta en el libro de Romanos.  De nuevo recordó a sus lectores, los cristianos en Roma, de la verdad central de las Buenas Nuevas.  Estaban "justificados" (hechos perfectos para con Dios) y "reconciliados" (hechos amigos para con Dios) por el evento del Evangelio. 
"Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.  Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más estando reconciliados, seremos salvos por su vida" (Romanos 5:9-10)
Note que esa salvación es a través de Cristo, y específicamente por su sangre, su muerte y su resurrección. 
Ahora, como Pablo empieza el capítulo seis de los Romanos, él recuerda a las personas de Cristo en Roma cómo entraron "en Cristo".  Señala que las personas de Dios deben estar muertas al pecado.  Así recuerda a los lectores cristianos cómo ellos primero entraron en la muerte de Cristo.  Quiere que guarden un nuevo tipo de vida.  Así les recuerda cómo vinieron a compartir en la resurrección en Cristo. 
"¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.  Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también seremos en la de su resurrección; sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sigamos más al pecado" (Romanos 6:3-6). 
Jesús murió cerca de Jerusalén.  Murió hace casi dos mil años.  Sin embargo, todavía Pablo nos enseña cómo entrar y compartir esas Buenas Nuevas, ¡esa muerte salvadora! 
"Todos hemos sido…bautizados en su muerte."
"Fuimos, pues, sepultados juntamente con él para muerte".
No había excepciones (ver "todos" o "cada uno" también en Marcos 16:15-16; Hechos 2:38; I Corintios 12:13; Gálatas 3:26-27).  Todos los que se han unido a Cristo lo hicieron así por medio del bautismo, que los puso en la muerte de Cristo.  Se juntaron en la sepultura de Cristo por medio del bautismo.  Claramente, ¡el bautismo es sumamente importante porque se comparte el mismo evento del Evangelio! 
Necesitamos, por consiguiente, mirar más de cerca la palabra "bautismo".  Esta palabra se toma prestada del griego, el idioma en el que se escribió el Nuevo Testamento.  ¿Qué significa en ese idioma?  Ser "bautizado" significaba ser zambullido, metido o sumergido.  Más importante, usted puede ver lo que es bautismo leyendo el Nuevo Testamento. 
Jesús fue bautizado "en el Jordán" (Marcos 1:9-10). 
"Juan bautizaba también en Enón, junto a Salím, porque había allí muchas aguas" (Juan 3:23). 
"Y descendieron ambos al agua, Felipe, y el eunuco, y le bautizó" (Hechos 8:38). 
En Romanos 6:4, el bautismo tiene que ver con una sepultura.  Tal y como Jesús fue puesto en un sepulcro, somos "sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo". 
La inmersión también tiene una aparición. 
"…Jesús subía del agua" (Marcos 1:10). 
"…Cuando subieron del agua" (Hechos 8:39). 
En Romanos 6:4, bautismo tiene que ver con resucitar.  "Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva".
¿Cuándo se produce esta "nueva vida", este nacimiento, esta resurrección espiritual?  En o a través del bautismo, dice la escritura.  Note la importancia de creer lo que Dios hace a través del bautismo:
"…Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder (más literalmente: la obra, el trabajo) de Dios que le levantó de los muertos" (Colosenses 2:12). 
Los que se sepultan "en el bautismo" son levantados a "través de la fe".  Cuan equivocado es separar la fe del bautismo, aún cuando se quiera sinceramente ayudar a otros.  Algunos separan la fe del bautismo tratando de "bautizar" a aquellos que no muestren ningún deseo de respetar a Jesús como Señor, o cambiar sus caminos.  Otros tratan de "bautizar" a aquellos que no son suficientemente mayores como para tener su propia fe.  Otros proclaman defender "la salvación por fe" tratando de separar el bautismo de esa fe.  (Ver Lección Cuatro).  La justificación es por fe, y aquí el Espíritu Santo claramente muestra dónde la fe se encuentra con la muerte y resurrección de Jesús.  Es en el "bautismo" donde por la fe se crucifica y sepulta nuestro ego pecador, y somos levantados con Cristo a una nueva vida.  ¿Pero es este bautismo verdaderamente bautismo en aguas?  I de Pedro 3:20-21 dice acerca del "agua":
"…El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo".
Este bautismo en aguas es el mismo que Pablo discute en Romanos y Colosenses, pues está relacionado con la salvación interna y "la resurrección de Cristo Jesús". 
La muerte de Jesús quita todo pecado del registro de Dios sobre nosotros.  ¡Esta es la razón de por qué podemos tener un principio completamente nuevo en la vida!  No piense que este nuevo inicio depende de nuestra propia fuerza débil (pues entonces terminaría en un fracaso).  Nos levantamos con la resurrección del Hijo de Dios.  Esto significa que nuestra fortaleza para la vida nueva viene de Dios (quien nunca falla).  Estas son Buenas Nuevas de verdad – ¡un comienzo realmente nuevo!  Y con el, Dios promete a todos el poder requerido para continuar teniendo éxito. (Filipenses 1:6; I Tesalonicenses 5:23; II Timoteo 4:18; Hebreos 7:25).  Lea de nuevo las palabras que muestran el propósito de sepultura por bautismo:
"Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos, por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva" (Romanos 6:4). 
La "nueva vida" comienza a través del bautismo bíblico. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿ESTÁ LISTO PARA OBEDECER LAS BUENAS NUEVAS?
¿Cuál es otra manera hablar de "nueva vida"?  ¡Nacimiento!  Jesús dijo en Juan 3:3-5 que sería imposible entrar en el reino de Dios a menos que uno hubiese nacido de nuevo del agua y del Espíritu. 
Algunos ven lo que Jesús ha hecho por ellos.  Ven cómo deben nacer de nuevo.  Aún piensan que, "No estoy listo.  No soy suficientemente bueno todavía".  Recuerde Tito 3:5…
"Nos salvó, no debido a cosas justas que habíamos hecho, sino debido a su misericordia."
El recibir salvación no depende de ser "suficientemente bueno".  La persona que espera mejorar, podría esperar para siempre.  Es como la persona enferma que dice, "Iré al doctor después de que me sienta bien."  "Cristo murió por nosotros porque no éramos suficientemente buenos." 
¿Se da cuenta qué pecadores e indignos somos?  Ahí es cuando estamos más listos para ser perdonados (Lucas 18:9-14). 
Considere al apóstol Pablo.  Cuando todavía se llamaba Saulo, perseguía y mataba al pueblo de Dios.  Pero aún así todavía Dios quería usarlo como "un ejemplo" de cómo la gracia puede rescatar aún "al peor" de los pecadores (I Timoteo 1:13-16).  Jesús alcanzó a Saulo de una manera directa y sorprendente (Hechos 9, 22, 26).  Saulo vino a darse cuenta de que aquel Evangelio era verdadero.  Se dio cuenta de cuan grandes eran sus crímenes contra Dios y el pueblo de Dios.  Entonces Cristo envió a un mensajero quien ordenó a Saulo:
"Ahora, pues, ¿por qué te detienes?  Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre" (Hechos 22:16). 
¿Cómo puede el agua física lavar los pecados espirituales?  Obviamente, el agua no tiene nada de poder en sí mismo.  Pero en el bautismo Saulo sufrió "la muerte de Cristo".  Esa muerte le quitó los pecados.  En el bautismo Saulo fue "levantado con él".  Esa resurrección le dio un comienzo completamente nuevo, que cambió al malvado Saulo en el apóstol Pablo (La lección final, "Notas del Estudio", considera el lugar de Hechos 22:16 sobre los eventos asombrosos del cambio de vida de Saulo.  Ver 4.2.2). 
Dios se acercó para ayudar a Saulo, un enemigo asesino.  Por consiguiente Dios también alcanza a pecadores como usted y como yo.  No importa cuán profundo hayamos caído, no importa qué tan feos sean nuestros pecados, no importan qué tan poco nos amemos, Jesús aún nos ama.  Él nos cuida tanto que murió por cada uno de nosotros personalmente – Él "me amó y dio su vida por mí" (Gálatas 2:20).  Su sangre nos limpia de todo pecado (I Juan 1:7).  Su resurrección es tan poderosa que da un nuevo comienzo, una vida verdaderamente nueva.  ¡Estas son Buenas Nuevas!
Hemos visto la importancia de confiar y obedecer el Evangelio.  Hemos visto que esto incluye inmersión en Cristo.  No nos sorprendemos entonces ver a nuestro Señor llevando esta obediencia directo a su "Gran Comisión", su orden de llevar el Evangelio. 
"Por tanto, id haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19). 
"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; más el que no creyere, será condenado" (Marcos 16:15).
LOS SEGUIDORES DE JESÚS OBEDECEN A ESTA GRAN COMISIÓN
Hablaron primero a muchedumbre que incluían a los asesinos de Cristo.  Dándose cuenta del pecado terrible, estas gentes preguntaron a Pedro qué es lo que deberían hacer.  Pedro les contestó,
"Arrepentíos, y bautícense cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados: y recibiréis el don del Espíritu Santo…Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas" (Hechos 2:38-41). 
¿Ve cuán ávidos estaban de obedecer el Evangelio?  Ellos obedecieron "ese día".  Este mismo tipo de obediencia inmediata se ve una y otra vez (Hechos 8,9,10,16,19).  La persona que entiende la vergüenza del pecado no quiere estar en él ni por un momento.  La persona que se da cuenta de cuánto Dios se acerca a él en amor, no lo deja esperando.  La persona que trata seriamente de obedecer a Dios busca obedecerlo sin demora. 
Tal persona tiene la actitud del Salmo 119:60, "Me apresuré y no me retardé en guardar tus mandamientos". 
La persona que realmente cree el Evangelio quiere obedecerlo, siendo bautizado "en su muerte" (Romanos 6:3).  La persona que desea la nueva vida en Cristo está ávida de ser "levantada con él" (Colosenses 2:12).  Esto es el por qué, en cada ejemplo del Nuevo Testamento, los que aceptaron el mensaje del Evangelio se bautizaron inmediatamente.  Recuerde que el perdón y todas las bendiciones espirituales están "en Cristo" (Romanos 3:24; Efesios 1:3; Colosenses 1:14). 
"La vida eterna…está en su Hijo" (I Juan 5:11).  Recuerde que Romanos 6:3 declara que estamos "bautizados en Cristo".  La conclusión es clara: Para poder disfrutar la nueva vida que da Jesús, debemos estar bautizados en él.  ¡Debemos compartir con él su muerte, sepultura y resurrección! 
¿Confía usted en Jesús como el Cristo, el Hijo de Dios? 
¿Se está arrepintiendo (cambiando) y aprendiendo a seguir lo que él dice? 
¿Cree usted que Dios lo perdona a través del evento del evangelio? 
¿Ha compartido con Cristo – por inmersión – en su muerte, sepultura y resurrección? 
¿Tiene preguntas acerca del Evangelio? 
¿Necesita ayuda para obedecer el Evangelio?
NO
Si usted responde "Sí" a estas preguntas hágaselo saber a su maestro inmediatamente.  Explíquele lo que necesita con respecto al estudio del Evangelio.
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>
Preguntas sobre la segunda lección
"Obedeciendo el evangelio"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene la letra correcta (A, B, o C) que representa la respuesta correcta.  Sólo una respuesta es la correcta para cada Escritura.
[ ] 1. {2 Tesalonicenses 1:6-8} A su retorno, Cristo castigará todo aquel que no…
(A) se une a una iglesia, (B) obedece el Evangelio, (C) ora.
[ ] 2. {1 Corintios 2:2} El mensaje de Pablo en Corinto era “Cristo Jesús y…”
(A) Su iglesia, (B) Él crucificado, (C) su entorno.
[ ] 3. {1 Corintios 15:1-4} Pablo enseñó que Cristo murió por…
(A) nuestros pecados, (B) la mano de los romanos, (C) la voluntad de Dios.
[ ] 4. {Ezequiel 18:20} "El alma que peca es una que…"
(A) sabe su vergüenza, (B)debe contestar, (C) morirá.
[ ] 5. {Filipenses 3:21} Cristo transformará (cambiará) nuestros cuerpos para ser como…
(A) ángeles, (B) su cuerpo glorioso, (C) espíritus.
[ ] 6. {Romanos 3:29} La gente es justificada (puestas a cuentas con Dios) por…
(A) la fe, (B) observar (guardar) la ley, (C) obras.
[ ] 7. {Romanos 5:9-10} Fuimos hechos amigos de Dios (reconciliados) por la muerte de…
(A) sus enemigos, (B) su hijo, (C)pecadores.
[ ] 8. {Romanos 6:3-4} "Todos nosotros" fuimos bautizados en…
(A) Cristo y su muerte, (B) iglesias diferentes, (C) nuestros nombres cristianos.
[ ] 9. {Colosenses 2:12} En el bautismo ustedes son levantados por…
(A) su predicador, (B) la fe de sus padres, (C) su propia fe.
[ ] 10. {1 Pedro 3:20-21} Bautismo ahora lo salva "debido a la(s)…”
(A) palabras correctas, (B) magia de agua, (C) resurrección de Jesucristo.
[ ] 11. {Hechos 22:16} ¿Qué estás esperando? Bautízate y…
(A) únete a una iglesia, (B) toma la Cena del Senor, (C) lávate los pecados.
[ ] 12. {Gálatas 2:20} Jesus amó y se dio a sí mismo por…
(A) mí, (B) los virtuosos (personas buenas), (C) el mundo.
[ ] 13. {Mateo 28:19} Hacer discípulos en todas las naciones
(A) los bautiza (B) les trae perdón (C) ora con ellos.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN PERSONAL
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SU NOTA:
COMENTARIOS DE SU MAESTRO:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
AMIGOS Y FAMILIA
¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:
 
 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

BUENAS NUEVAS 3

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¡ESTAS SON BUENAS NUEVAS! Lección 3
"Viviendo el evangelio"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
VIVIENDO CON EL ESPIRITU DE DIOS
¡Los bebés no nacen para quedarse como bebés!  Nacen para crecer.  De la misma manera, cuando usted se convierte en hijo de Dios, debe "crecer en su salvación" (I Pedro 2:2).  En Romanos, Pablo estaba señalando este mismo punto acerca del crecimiento.  En ese entonces (como ahora) las personas tuercen el significado de la bondad de Dios.  La gracia, piensan ellos, les permitirá continuar pecando y no ser castigados.  Algunos hasta acusan a Pablo de enseñar estas cosas tontas (Romanos 3:8; 6:1,15).  Pablo contestó a tales falsas ideas recordando a los cristianos cómo vinieron a Cristo.  En el bautismo murieron al pecado y fueron levantados para vivir con Dios.  Ahora, sus vidas tenían que reflejar la realidad de esta gracia asombrosa. 
"Así también vosotros consideráis muertos al pecado, pero vivos para Dios, en Cristo Jesús, Señor nuestro.  No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia" (Romanos 6:11-13). 
¡Continúe muriendo, al yo!  ¡Continúe viviendo para Dios!  En otras palabras, ¡Viva de acuerdo con lo que el Evangelio ha hecho por usted!  O, como lo expresa Pablo, "que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo" (Filipenses 1:27). 
El gran enemigo espiritual, Satanás, odia el Evangelio.  Por eso es que él siembra semillas de duda sobre el Evangelio y nuestra respuesta a éste.  Satanás trabaja especialmente contra todos los que tienen fe suficiente para obedecer el Evangelio.  El espíritu de esas personas ha sido levantado; pero sus cuerpos carnales aún viven en el mismo mundo.  Sus mentes todavía luchan contra hábitos malos.  Aún pueden ser tentados.  Por lo tanto Satanás planea, para los cristianos, un tipo de resurrección de su propio yo.  Él quiere que el viejo pecador surja de nuevo en sus vidas. 
¿Cómo podemos superar los ataques de Satanás?  El Evangelio son Buenas Nuevas en nuestra lucha diaria, porque el poder de Satanás ha sido destruido – Juan 12:31; Romanos 8:37-39; I Juan 3:8, Jesús nos aseguró, "y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.  Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie les puede arrebatar de la mano de mi Padre" (Juan 10:28-29). 
Dios nunca deja que Satanás nos tiente más allá de nuestras habilidades para resistirlo (I Corintios 10:13; Santiago 4:7; I Pedro 5:9).  Por consiguiente todo lo que Satanás ha dejado es sus mentiras, apuntando a nuestras mentes. 
Derrotamos las mentiras de Satanás a través de la verdad – la palabra de Dios (Salmo 86:11; 119:30; 160; Juan 17:17; Efesios 6:13-17).  Apuntamos nuestras mentes especialmente a la verdad más alta, Jesucristo (Juan 14:6; Hebreos 3:1; 12:2).  Esto es lo que Pablo les dijo a los Romanos y a los Colosenses. 
"Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu" (Romanos 8:5). 
"No os conforméis a este siglo, sino transformados por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que probéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta" (Romanos 12:2). 
"Si, pues, habéis resucitado con Dios, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.  Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra, porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios…Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría" (Colosenses 3:1-3,5). 
Colosenses 3 aclara el tipo de actitudes impías y las acciones de las que debemos despojarnos.  También muestra las maneras piadosas con que debemos poner en efecto.  Tenemos la mejor razón para seguir creciendo y cambiando: Nos "hemos puesto el nuevo ser" (Colosenses 3:10).  ¡Estas son Buenas Nuevas!  En Cristo ya somos la nueva creación de Dios! 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
EN ESTA NUEVA CREACIÓN EL ESPÍRITU DE DIOS TRABAJA LIBRE Y PODEROSAMENTE
"Porque si vivís conforme a la carne, moriréis, mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis" (Romanos 8:13). 
"Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu…Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros" (Efesios 3:16,20). 
¡Esta es la razón por la cual podemos tener éxito!  No estamos solos en nuestra lucha contra los pecados y hábitos malos.  Tenemos al Ayudador Todopoderoso.  El Espíritu de Dios hace crecer en nosotros su buen fruto conforme nos sometemos a su palabra (Gálatas 5:22-25; Efesios 6:17).  Esta práctica, día a día nos hace semejantes a Dios. 
"Y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno" (Colosenses 3:10). 
Así entonces, la vida nueva empieza al ser levantados con Cristo en el bautismo (Colosenses 2).  Y continúa siendo renovada conforme mantenemos muerto el viejo hombre, y dejamos que Dios haga crecer el nuevo ser (Colosenses 3).  Continuamos obedeciendo el Evangelio – sí, viviendo el Evangelio – por su continua muerte y resurrección. 
¿Qué pasa si nuestra vida no es perfecta?  ¿Qué pasa si resbalamos y caemos debido al pecado?  Satanás quiere desanimarnos.  ¡Nada agrada más a Satanás que fracasemos¡ No tenemos que dejar que nos venza!  ¡Mire al bebé tratando de caminar.  Cuando se cae, ¿se queda en el suelo para siempre?  No.  El se levanta y lo intenta una vez…y otra vez…haciéndose más fuerte cada vez.  Del mismo modo, el Espíritu de Dios nos aumenta el poder para ser "renovados".  Somos honestos acerca de nuestras fallas.  Seguimos yendo al Señor para pedir perdón y fortaleza (I Juan 1:7-9; 2:12-13; 3:8-9; 4:4). 
Cuando el diablo gana algunas batallas, eso no significa que haya ganado la guerra.  ¡En Cristo ya hemos ganado la guerra!  En toda la vida, luego en la cruz y en la tumba, el Hijo de Dios derrotó a Satanás por nosotros.  ¡Los que obedecen el Evangelio se unen a la marcha victoriosa que no se detendrá hasta que llegue al cielo! 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
VIVIENDO CON LA FAMILIA DE DIOS
Ah, pero los humanos olvidamos muy fácilmente, ¿no es así?  Nuestras batallas eliminan el maravilloso sentimiento de triunfo.  El sendero es cuesta arriba, y parece muy largo.  Tendemos a perder nuestro sentido de dirección.  Algunas veces nos desanimamos.  Dios conoce nuestra constante necesidad de que nos recuerden y nos animen.  Como padre nuestro, planeó una familia para el cuidado de sus hijos.  ¿Acaso planeó Dios que los recién nacidos quedaran solos?  Según el diseño de Dios, cada niño debería nacer en una familia.  El padre, la madre, los hermanos y las hermanas participan en el cuidado del niño.  Del mismo modo, la manera en que Dios cuida cada niño espiritual es a través de su familia espiritual. 
"La familia de Dios" según I Timoteo 3:15 es "la iglesia del Dios vivo".  Aquí la palabra "iglesia" no significa cualquier grupo religioso; ni significa un edificio.  En las Escrituras la palabra para "iglesia" significa un grupo reunido, especialmente un grupo de Cristo, el pueblo salvado (Efesios 5:23-27).  Han sido llamados y reunidos de un modo espiritual (Hebreos 12:22-23; Juan 10:16; 11:52).  Ellos también se "reunieron" en un local en la tierra.  En cada lugar se reunían regularmente para alabar al Señor y para animarse mutuamente.  El estar con discípulos es tan vital para la salud espiritual que la Escritura ordena.
"Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca" (Hebreos 10:24-25). 
En un mundo tan confuso como el que vivimos tal mandato pareciera difícil de obedecer.  Hay tantas diferentes "iglesias" (denominaciones).  Estas tienen muchas enseñanzas conflictivas – como existen deseos humanos.  Hay "iglesias" que no creen en la resurrección de Jesús.  Otros no piden un real arrepentimiento o bautismo.  Es muy común decir, "Vaya a la iglesia que prefiera".  Si Cristo es realmente nuestro Señor, deberíamos estar más que interesados en la iglesia que sea del agrado del mismo Cristo.  Aún más, ¿cuál es la familia de la iglesia de Cristo? 
Al principio de esta discusión vimos Colosenses 3:1-10 y Romanos 12:2.  Si continuamos leyendo unos cuantos versículos más adelante, nos encontramos que cada pasaje nos habla acerca de un cuerpo. 
"Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros" (Romanos 12:4-5). 
"Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un sólo cuerpo, y sed agradecidos" (Colosenses 3:15). 
"Un cuerpo es otro modo de decir "una iglesia".  Casi al principio de Colosenses (1:18), Cristo es llamado "la cabeza del cuerpo, la iglesia".  Hay una cabeza y un cuerpo.  Por lo que uno nunca lee en las Escrituras nada como "escogiendo la iglesia de su predilección".  Porque Cristo planeó, aún desde la eternidad, establecer sólo un grupo (Efesios 2:14-16; 3:10-11; 4:1-6; Juan 10:16).  Él dijo, "edificaré Mi iglesia", la cual nunca podrá morir o ser derrotada (Mateo 16:18).  No podemos evadir las verdades tan importantes de estas Escrituras.  Nos muestran que:
Las irreconciliables divisiones entre tantas diferentes "iglesias" no son parte de la voluntad de Dios. 
A pesar de tantas falsas religiones alrededor nosotros, podemos estar seguros que la iglesia de Cristo aún está viva, tal y como él lo prometió. 
Cuando la gente se someta al plan de Cristo, estarán en paz dentro de su única iglesia. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ASÍ QUE DEBEMOS PREGUNTARNOS OTRA VEZ, "¿CUÁL ES LA IGLESIA DE CRISTO?"
No podemos volvernos a los hombres para encontrar una respuesta.  Las confusas divisiones que vemos provienen de los hombres, no de Dios (I Corintios 3:3, 14:33; Gálatas 5:19-20).  ¿Nos interesa seriamente encontrar la respuesta? 
Debemos entonces ir a la palabra de Dios.  Tenemos que estar preparados para aceptar su respuesta inspirada.  Comencemos yéndonos a Romanos 12.  Cuando Pablo habló de "un cuerpo", sabemos que estaba hablando del pueblo de Dios.  Pero ¿quiénes conforman ese grupo?  ¿Quiénes son los miembros de ese grupo? 
"Así vosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros" (Romanos 12:5). 
Estos miembros, conforman un sólo cuerpo, son el pueblo en Cristo.  Aún conocemos cómo esta gente llega a estar "en Cristo", ¿o no? 
Pablo ha enfatizado su creencia en el Hijo de Dios, y su confesión de esa fe  (Romanos 1,3,4,10).  Él ha mostrado la naturaleza vital del arrepentimiento (Romanos 2,6,8). 
Les ha recordado su bautismo.  Esta ha sido su entrada "en Cristo" y en su Salvador mensaje.  "Todos nosotros", dice Pablo, "fuimos bautizados en Cristo" (Romanos 6:3).  Gálatas 3:26-27 repite el hecho del Nuevo Testamento de que en esta forma todos llegamos a ser miembros en Cristo:
"Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos" (Gálatas 3:26-27). 
¿Quién conforma el cuerpo (la iglesia, la familia) de Cristo?  Todos aquellos que vienen a Cristo del modo descrito por el Nuevo Testamento.  Cuando usted cree y obedece el Evangelio, usted quiere encontrarse con otros que también creen y obedecen el Evangelio. 
Cristo lo ha puesto a usted y a ellos en el mismo cuerpo (Hechos 2:41, 47; I Corintios 12:13).  Ha nacido dentro de la misma familia, haciéndoles "hermanos" (Romanos 12:1). 
Romanos claramente nos muestra la importancia del cuerpo o iglesia de Cristo.  Dios quiere que usted sea su "sacrificio vivo" para ser ofrecido en medio de esta familia.  Usted mismo se da a Dios usando sus regalos especiales para el crecimiento de su cuerpo (Romanos 12:1-8).  Él quiere que usted ame y apoye a estos miembros (Romanos 12:9-13).  Él quiere que todos los miembros tengan "un espíritu de unidad" conforme siguen a Jesús (Romanos 15:5; 14:1-21).  Al obedecer la voluntad de Dios, su pueblo se reúne en congregaciones locales.  Romanos llama a estas reuniones iglesias de Cristo – "Todas las iglesias de Cristo le envían saludos" (Romanos 16:16; ver más acerca de esto en el recuadro de abajo). 
Fuera en el Primer Siglo o en el Siglo Veintiuno, las iglesias del Señor no son cosas misteriosas e invisibles.  Se reúnen para alabar al Señor y para animarse unos con otros.  Por lo tanto se pueden encontrar en momentos y lugares particulares.  Sus miembros tienen nombres reales (tal como en Romanos 16).  Esta verdad tiene un punto práctico: Cuando usted viene a Cristo, usted necesita encontrar al pueblo de Cristo en su área.  Pablo, por ejemplo, "trató de reunirse con los discípulos en Jerusalén" (Hechos 9:26).  Para algunos esto podría parecer difícil. 
La palabra "iglesia" en Romanos 16:16 y en pasajes similares, significa asambleas locales o congregaciones (No significa divisiones o denominaciones).  La congregación de Corinto, por ejemplo fue llamada "la iglesia de Dios en Corinto" (I Corintios 1:2).  El Nuevo Testamento usa muchas formas para referirse a la iglesia, y sus congregaciones.  Para más ejemplos ver Mateo 16:18: 18:17; Hechos 2:47; 8:1,3; 9:2; 13:1; 20:28, Romanos 16:1,5,16; I Corintios 3:9; 7:17; 10:32; Gálatas 1:2, 13,22; Colosenses 1:18; I Tesalonicenses 2:14; I Timoteo 3:5; I Pedro 2:5; Hebreos 12:23,28 y Apocalipsis 1:4; 2:1.  La variedad muestra que éstos no son puestos como nombres formales.  Por lo tanto no deberíamos pensar en ningún nombre como "el nombre oficial", tal como se requeriría para un edificio o rótulo. 
Hay áreas del mundo que tienen pocos cristianos.  Otras áreas podrían tener "iglesias", pero muy pocas calzan en la descripción del Nuevo Testamento.  En éstas, como en todos los casos, deje que Dios actúe a través de usted.  Conforme usted viva fielmente y enseñe el Evangelio, otros lo creerán y obedecerán.  Nuevos discípulos se reunirán con usted.  La palabra de Dios es su semilla (Lucas 8:11), y así es como Dios siembra su iglesia en cada nuevo lugar.  Sin embargo, antes de empezar una nueva obra, debería intentar buscar una congregación de Cristo en su área.  Empiece con preguntas bíblicas simples:
¿Qué creen estas personas acerca de Dios, Cristo y las Escrituras? 
El fundamento de la iglesia es la gran verdad de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios (Mateo 16:16-19; I Corintios 3:11).  La iglesia respeta las Escrituras y se funda sobre la palabra de Dios a través de sus apóstoles inspirados (Mateo 16:16-19; Juan 16:13; 17:8,17-20; II Timoteo 2:15; 3:14-4:5; II Pedro 3:2,15-16). 
¿Qué es lo que esta gente enseña y practica acerca de entrar en Cristo y su iglesia? 
Usted podría encontrar que la manera de hacerse "cristianos" es diferente de la Cristo.  Si es así, están en serios problemas (Mateo 7:13-23; 23:13; Gálatas 1:6-9; II Pedro 2:1-3).  Ciertamente usted no querría unírseles en su obediencia.  Pero sí, por otra parte, esta gente cree y obedece verdaderamente al Evangelio, éstos son miembros de la iglesia del Señor.  Recuerde que la gente que una vez llegó a ser cristiana puede caer.  Pueden sacar a otros de Cristo (Gálatas 1; II Pedro 2).  También, Jesús puede rechazar sus congregaciones si continúan apartándose de él (Apocalipsis 2:5; 3:3,15).  Así nosotros debemos hacer otra pregunta.
¿Se mantiene esta congregación siguiendo a Cristo? 
Ninguna congregación en los tiempos del Nuevo Testamento era perfecta, de hecho, muchas tenían debilidades.  Aún más, el significado básico de "discípulo" es aprendiz o seguidor.  Jesús dijo, "si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos" (Juan 8:31; también ver 13:35; 15:1-8).  Efesios 5:24 describe el cuerpo de Cristo como "la iglesia" que se "somete a Cristo".  Algunos ya no se someten a las más claras órdenes de Cristo.  Algunos hacen su rebelión formal, escribiendo falsas enseñanzas en las "reglas de la iglesia".  Debemos volver a la confesión central del Evangelio – ¡Jesús es el Señor!  Tiene toda la autoridad (Mateo 28:18).  Es la "cabeza sobre todo para la iglesia, la cual es su cuerpo" (Efesios 1:22).  En obediencia a la Cabeza (Cristo), un verdadero discípulo quiere encontrar y trabajar con su cuerpo (otros discípulos verdaderos). 
De esta manera, los discípulos se pueden alentar totalmente unos a otros.  La voluntad de Cristo se puede honrar, y su causa adelantar, tal como él lo quiso
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
VIVIENDO LA MISIÓN DE DIOS
El compartir es una parte importante de la vida nueva en Dios.  Hay una simple razón para esto.  Dios, en su propia naturaleza, es tan cuidadoso que Juan dice, "Dios es amor" (I Juan 4:8).  Juan también señala que el amor se expresa a sí mismo al dar (Juan 3:16). 
"En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él" (I Juan 4:9). 
Aceptar la vida de Dios significa compartir su amorosa naturaleza de dar. 
"En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos" (I Juan 3:16). 
¿Qué hace este tipo de amor cuando ve la necesidad material de un hermano?  Se pone en acción para ayudarlo (I Juan 3:17-18).  Los primeros cristianos nos dan un gran ejemplo.  Escogieron dar generosamente, como Dios da (Hechos 2:44-45; 4:32-37; 11:27-30; II Corintios 8,9). 
De la misma manera, el amor es activo al llenar necesidades espirituales.  Los que están sin Dios enfrentan castigo eterno (II Tesalonicenses 1:6-9).  Sólo al oír el Evangelio pueden creer y ser salvos (Romanos 10:17).  Esta es la razón del por qué Jesús les dio la más grande misión de misericordia a su pueblo, a menudo se le llama "la Gran Comisión".  Jesús completó el trabajo para salvar a todas las personas.  Él sufrió, murió y se levantó en el evento del Evangelio.  Ahora nos da la parte de servir y contar a otros las Buenas Nuevas, de manera que ellos puedan disfrutar su salvación. 
"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado" (Marcos 16:15-16). 
"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.  Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mateo 28:18-20). 
¿Ve cómo quiere alcanzar Jesús – a través de su pueblo – a toda persona de la tierra?  ¿Ve el método que Jesús planeó para que lo usaran todos sus seguidores? 
Comenzó con aquellos que oyeron primero a Jesús.  Estos ayudaron a otros a llegar a ser "discípulos" a través de la fe, el arrepentimiento y el bautismo. 
Estos nuevos discípulos aprenden mayor obediencia.  Obedeciendo "todas" las órdenes de Cristo, ciertamente obedecen esta orden de Mateo 28:18-20. 
Esto significa que hacen a otros discípulos – enseñándoles a obedecer – "todas" las órdenes de Cristo, que incluye aún a Mateo 28. 
Estos discípulos más nuevos, obedeciendo Mateo 28, hacen más discípulos.  Les "enseñan a obedecer "todas" las órdenes de Cristo, incluyendo Mateo 28.  Y así sucesivamente.
¿Qué es lo que se debe enseñar a cada discípulo nuevo? 
"Todo" lo que Cristo lo ordenó a los apóstoles.  Así la misma Cristiandad, que Jesús primero planeó y construyó, debe continuar de generación a generación.  Debe ir a los extremos del mundo, y al fin del mundo.  Las palabras de la Gran Comisión guardan viva esta verdad inmutable: Jesús quiere sólo su propio tipo de Cristiandad.  Tiene "toda autoridad" ¿Cuánta autoridad queda para que otros hagan cuanto cambio deseen?  Debemos extender la cristiandad original de la Escritura (no otra forma posterior de "Cristiandad" hecha por hombres).
¿Quién debe pasar esta cristiandad original? 
Mateo 28 muestra que toda persona que se convierte en discípulo debe convertirse en fabricante de discípulos.  Esta Comisión es tan Grande que requiere de la iglesia entera.  Cada miembro comparte las Buenas Nuevas (Hechos 8:4; Colosenses 4:5-6; Hebreos 5:12; I Pedro 2:9; 3:15).  Como equipo de Dios, cada uno trabaja, usando sus papeles y habilidades especiales (Romanos 12:3-8; I Corintios 3:5-15; Efesios 4:4-16; I Pedro 4:10-11).  Esto encaja en la enseñanza del Nuevo Testamento que cada miembro es un sacerdote de Dios (I Pedro 2:5,9; Apocalipsis 1:6). 
¿Cómo se debe pasar esta cristiandad original? 
Cristo usa a los discípulos.  Es decir, usa a aquellos que continúan aprendiendo y obedeciendo.  Los que comparten el Evangelio gracias a sus vidas cambiadas y sus palabras.  (Algunos incluso envían cartas y lecciones – Lucas 1:1-4; Juan 20:30-31; Hebreos 13:22.  Esta lección está en sus manos debido a que alguien se preocupa por usted).  Los cristianos usan "todos los medios", que sean honrados y útiles, para ganar gente (I Corintios 9:22-23).  Jesús planeó que los primeros mensajeros hicieran más mensajeros, que hacían más mensajeros, los cuales a su vez hacían más mensajeros…(Mateo 28; II Timoteo 2:2) A través de esta reproducción, este método multiplicador, la cantidad de obreros siempre se mantiene creciendo.  En un tiempo relativamente corto cada persona de la tierra tendría oportunidad de oír estas Buenas Nuevas (Ver Colosenses 1:23). 
Algunos preguntan, "Si este método es tan eficaz, por qué hay tantos que nunca han oído el evangelio?
EL PROBLEMA: Satanás cambia el mensaje.  Muy a menudo los que están trabajando no están extendiendo la Cristiandad bíblica.  Se multiplican bastante bien, pero no obedecen completamente el Evangelio.  Algunos también esparcen evangelios falsos (Gálatas 1:6-10; 2 Corintios 11:4).  Satanás también descorazona a los discípulos.  Dice, "usted podría meterse en problemas por hacer esto.  Deje el trabajo a alguien mejor".  Muchos miembros no se dan cuenta de su parte en el plan de Cristo.  Cada obrero es como un eslabón en una cadena viviente.  Se pasa el Evangelio a lo largo de esa cadena de una persona a la siguiente.  Cuando Satanás logra que un discípulo sea inactivo, quita un eslabón importante para otros.  Corta a miles que deberían ser alcanzados a lo largo de esa línea multiplicadora del discípulo. 
LA SOLUCION: ¡Escuche a Cristo!  Vuelva a su evangelio y sus claras órdenes.  Puede hacerlo porque el Evangelio ha sido guardado en forma segura y precisa para usted en el Nuevo Testamento.  Si todavía no ha creído al Evangelio, mire más de cerca sus evidencias maravillosas.  ¡Empiece a creer!  Si no ha obedecido todavía el Evangelio, haga lo que sabe que es correcto.  ¡Obedezca el Evangelio!  Si ha entrado en Cristo por su evento del Evangelio, entonces empiece a servir.  ¡Viva el Evangelio!  ¡Estas son Buenas Nuevas, y la gente lo necesita!  Empiece a compartir inmediatamente las Buenas Nuevas, al igual que los primeros discípulos de Jesús (Juan 1:40-16; Hechos 9:20).  ¿Ha aprendido lo suficiente como para entrar en Cristo?  Si es así, ya sabe bastante para contarles a otros cómo entrar en Cristo.  Aunque sea joven en la fe, puede compartir lo que ha aprendido.  Muchos otros en su cadena de influencia dependen de usted.  Sin usted nunca aprenderían a obedecer el Evangelio. 
El gran deseo de Jesús es que todos conozcan sus Buenas Nuevas.  Deben conocer el Evangelio para ser salvos (Romanos 1:16; 10:13-14,17).  Es por esto que dio los medios más poderosos para extender el Evangelio – cada uno que lo recibe, llegar a ser, con su ayuda, alguien que lo comparte.
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>
Preguntas sobre la tercera lección
"Viviendo el evangelio"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene la letra correcta (A, B, o C) que representa la respuesta correcta.  Sólo una respuesta es la correcta para cada Escritura.
[ ] 1. {Romanos 6:11-13} Usted ha muerto al pecado. No deje quo el pecado reine (gobierne) en su…
(A) cuerpo carnal, mortal, (B) familia, (C) amigo.
[ ] 2. {Filipenses 1:27} Conduzcanse ustedes mismos (vivan) en una manera digna del…
(A) Evangelio, (B) Reino (C) Nombre.
[ ] 3. {Juan 10:28-29} "Nadie puede quitarlos de la … de mi Padre."
(A) mano, (B) corazón, (C) hogar.
[ ] 4. {Romanos 12:2} "Ser transformado (cambiado) al renovar vuestros(as)…
(A) hábitos, (B) vida, (C) mente.
[ ] 5. {Colosenses 3:10} Los cristianos se han revestido del (de la) nuevo(a)…
(A) pacto (acuerdo), (B) hombre, (C) armadura, protección.
[ ] 6. {Romanos 8:13} Usted ha hecho morir las acciones pecadoras del cuerpo ("fechorías") por…
(A) abnegación, (B) trabajo duro, (C) el Espíritu.
[ ] 7. {1 Timoteo 3:15} "La casa de Dios" es el (la)…
(A) "iglesia del Dios viviente", (B) "nación de Israel", (C) "mundo entero".
[ ] 8. {Hebreos 10:24-25} "No dejar de…"
(A) morir al pecado, (B) vivir en rectitud, (C) congregarnos.
[ ] 9. {Romanos 12:4-5} "Así en Cristo somos muchos de un(a)…"
(A) cuerpo, (B) familia, (C) nación.
[ ] 10.{Gálatas 3:26-27} "Ustedes son hijos de Dios a través de…"
(A) fe, (B) vivir sanamente, (C) guardar la ley.
[ ] 11.{Gálatas 3:26-27} Porque todos los "bautizados en Cristo" se visten con…
(A) Cristo, (B) justicia, (C) vida nueva.
[ ] 12.En Romanos 16:16, el escritor (Pablo) dio saludos de todas las iglesias de…
(A) Cristo, (B) Pedro, (C) Roma.
[ ] 13.{l Juan 3:16} Cristo dio su vida por nosotros. Para que…
(A) estemos agradecidos, (B) perdonemos otros, (C) demos nuestras vidas.
[ ] 14.{Marcos 16:15-16} "Predicar las Buenas Nuevas a toda…"
(A) creación (cada criatura, cada persona), (B) los que le temen a Dios, (C) naciones.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN PERSONAL
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SU NOTA:
COMENTARIOS DE SU MAESTRO:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
AMIGOS Y FAMILIA
¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:
 
 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

BUENAS NUEVAS 4A

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ESCUELA BÍBLICA MUNDIAL
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¡ESTAS SON BUENAS NUEVAS! Lección 4 Parte A
"Notas de estudio"
Instrucciones:
1. Lea cuidadosamente la lección.
2. Corte y agregue la sección de preguntas en el texto de un mensaje electrónico.
3. Conteste las preguntas, llenando los espacios entre paréntesis con sus respuestas.  Sería buena idea archivar el texto del mensaje.
4. Envíe las respuestas a su maestro por correo electrónico para que pueda calificarlas.  Su maestro calificará sus respuestas y le enviará la próxima lección. 
><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><> ><>
En el mundo religioso de hoy día, la lección titulada "Obedeciendo el Evangelio" hace resurgir preguntas importantes.  El Nuevo Testamento repetidamente junta gracia, fe y bautismo.  El bautismo bíblico encaja perfectamente con la fe bíblica y la gracia.  Los problemas surgen cuando las personas tratan de inducir a "bautismos" cristianos no encontrados en la Biblia.  A menudo son ceremonias exteriores que tienen poco que ver con la fe personal o con un cambio de vida.  Otros ven totales bautismos rituales y se alejan.  Ellos saben que Dios mira el espíritu humano.  Dios quiere que le respondamos desde nuestros corazones.  Los rituales sin arrepentimiento son vacíos.  Dios siempre ha dicho que odia ese tipo de demostración vacía (Isaías 1; Amós 5). 
Al notar que estos "bautismos" son sólo símbolos exteriores o exhibiciones, mucha gente sincera hoy rechaza cualquier lugar importante para el bautismo.  Es fácil entender cómo es que llegan a esa conclusión.  Es bueno desear que los pecadores vengan a Dios de todo corazón, porque éste es uno de los mensajes más fuertes de la Biblia.  Aún más, también es bueno obedecer a Dios – y el bautismo es una orden.  No podemos ignorar el tema simplemente porque muchos lo tratan mal.  ¿Por qué Jesús requeriría algo externo como el zambullirse en agua?  Ciertamente no quería agregar nada al amor del hombre por los rituales huecos.  Por consiguiente el bautismo que Jesús requiere no es un ritual vacío.  ¡Es una cuestión de corazón!  Más adelante veremos respuestas bíblicas a preguntas sobre la gracia, la fe y el bautismo.  Estudie lo que la Escritura tiene que decir sobre cada asunto.  Luego comparta con otros lo que ha aprendido de la palabra de Dios.  Manténgalas en equilibrio saludable con el resto de la Biblia.  La fe y el bautismo tienen sentido cuando se ubican apropiadamente dentro del mensaje principal de las Escrituras para encontrar y conocer al Dios verdadero. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿NECESITA SER OBEDECIDA LA FE?
¿Querrá decir Pablo por "fe" "estar de acuerdo en la mente", sin acciones corporales de ningún tipo?  No, sino que Pablo habla a menudo sobre fe obedeciéndola, poniéndola en funcionamiento y haciéndola.  En Romanos 10, Pablo muestra la importancia de la fe hablándola o "confesándola".  Aunque el confesar es una acción humana, Pablo la ata a salvación (Romanos 10:9-10).  Nadie debería pensar que decir "Jesús es Señor" es un esfuerzo para ganar el favor de Dios.  Sin embargo el confesar nuestra fe es algo que hacemos, una obediencia necesaria (Mateo 10:32).  Aún cuando luchamos contra la necesidad judía de hacer "obras", Pablo muestra la necesidad de la fe que trabaja:
"Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra (literal del griego: que trabaja) por el amor" (Gálatas 5:6). 
En Romanos, el objetivo de Pablo por traer personas a Cristo se declara en estos términos:
"…y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones" (Romanos 1:5).
"…para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras" (Romanos 15:18).
"…se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe" (Romanos 16:26).
Note que estas Escrituras tratan de la manera en que la gente viene por primera vez a Cristo.  Desde el principio, la fe verdadera toma a Dios en su palabra, tanto confiando en sus promesas como haciendo su voluntad.  El mismo Jesús muestra la tontería de exigir fe en él mientras no hace lo que él dice (Mateo 7:21-27; Lucas 6:46; también ver Santiago 2).  Así, cuando Pablo dice que somos salvados por "la gracia…a través de la fe", él ciertamente quiere decir por la "fe" que se entiende como fe obediente.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
LO QUE PABLO DIJO EN ROMANOS 6
En la Lección Dos, "Obedeciendo el Evangelio", revisamos el capítulo seis de Romanos.  Note lo que esa Escritura dice sobre la obediencia:
"¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de al obediencia para justicia?  Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados" (Romanos 6:16-17). 
Los cristianos Romanos salieron de la esclavitud del pecado y vinieron a Cristo cuando ellos "obedecieron" de corazón.  ¿Qué obedecieron?  "La forma de doctrina", que significa el patrón usual o normal de enseñanza.  (Los principios del mensaje del Evangelio eran los mismos en todas las partes donde predicaron).  Aún más acabamos de ver cómo entraron "en Cristo".  Ellos habían sido "bautizados en Cristo" (Romanos 6:3).  Por lo tanto el mensaje del Evangelio incluía la obediencia necesaria de ser bautizado en el evento del Evangelio ("bautizados en su muerte", Romanos 6:3).  Esta es también la razón del por qué el mandamiento de ser bautizados está en el contexto de las Buenas Nuevas o Evangelio.  Por ejemplo, ver Marcos 16:15-16 y Hechos 8:12.  Esto ayuda a explicar por qué el Evangelio no es sólo para ser creído; es también para ser obedecido (2 Tesalonicenses 1:7-9; I Pedro 4:17). 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Algunos toman I Corintios 1:17 para decir que el bautismo no es un mandamiento importante.
Allí Pablo dice, Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo. 
Cuando Jesús da su gran comisión, incluye el bautismo (Marcos 16:15-16; Mateo 28:18-20).  ¿Omite Pablo el bautismo?  No, porque él acaba de decir que bautizó a Crispo, Gayo, Estéfanas y a otros en Corinto (I Corintios 1:14-16).  Pablo asegura a los miembros de Corinto, "¿Fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?  ¿Fue crucificado Pablo por vosotros?"  (I Corintios 1:13).  "¡La respuesta obvia es, Cristo (no Pablo) fue crucificado por ustedes!  Ustedes fueron bautizados en el nombre de Cristo (no en el nombre de Pablo)."  En ésta, y muchas otras escrituras de Pablo, se demuestra que Pablo nunca pensó en quitar el bautismo. 
¿Qué quiere decir entonces Pablo en I Corintios 1:17?  El contexto más estrecho aclara el significado.  Pablo personalmente tiene el trabajo de predicador (I Corintios 2:1-5; 3:5-6; 9:16; Hechos 9:15,20; 18:5).  Sin embargo, a pesar de que las personas respondieron a su predicación, él personalmente no tenía que hacer el trabajo de bautizarlos.
Otros lo pueden hacer.  Jesús hizo que muchos se bautizaran, pero él mismo nunca bautizaba (Juan 4:1-2).  Pablo tiene una política similar.  ¿Por qué?  A los corintios les gustaba alardear sobre sus lazos con oradores famosos.  Hacían división acerca de tales temas (I Corintios 1:12; 3:1-7).  Un grupo trata incluso de usar el nombre de Pablo.  Pablo está contento, por consiguiente, de no haberles dejado a ellos ninguna excusa para comportarse tan mal: su oratoria pública no tiene el tipo de "sabiduría" que les gusta a los griegos, y pocos pueden decir que los ha bautizado (I Corintios 1:14-15).  Esta es la escena o contexto de la declaración de Pablo en I Corintios 1:17. 
¿Quiere decir Pablo que ese bautismo no es importante, o lo ha omitido?  Tal significado podría agradar a algunos; y podemos obtener este significado olvidando el contexto.  Pero recordemos la advertencia de Pedro – el torcer las escrituras de Pablo solo lleva a nuestra propia destrucción (2 Pedro 3:15-16).  Aunque no es el trabajo especial de Pablo bautizar, se obedece la Gran Comisión claramente porque otros bautizan.  La Escritura confirma que todos los corintios que vinieron a Cristo lo hicieron a través del bautismo (Hechos 18:1-8; I Corintios 1:13; 12:13).
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿ES EL BAUTISMO SÓLO UN SÍMBOLO?
¿Es el bautismo no más que un símbolo, una muestra exterior para otras personas?  Esta no es la manera en que las Escrituras hablan de éste.  La verdad de Romanos 6:3-4 es tan importante que se repite en Colosenses 2:11-12:
"En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos."
Pablo dice que el bautismo tiene que ver con "circuncisión".  Unos usan esto para argumentar que el bautismo es sólo una señal exterior y – como la circuncisión del Viejo Testamento – una obra humana que no tiene nada que ver con la salvación.  Veamos de nuevo Colosenses 2.  ¿Es este un tipo de "circuncisión" exterior, carnal y meramente simbólica?  No.  Por el contrario, ¡esta "circuncisión (cortante) se hace sin las manos!  ¿Qué es cortada?  Nuestra "naturaleza pecadora", o más literalmente, "el cuerpo de la carne (pecadora).  Esta operación interna es lo que Romanos 6 llama morir a "nuestro viejo hombres" y dejar "el cuerpo del pecado").  ¿Quién hace la operación?  Cristo es quien la hace (Colosenses 2:11). 
¿Dónde, según Colosenses, hace Cristo este corte del yo pecador?  Colosenses 2:12, al igual que su pasaje hermano en Romanos 6, muestra que Cristo lo hace "en el bautismo".  En el bautismo uno es sepultado y también levantado con Cristo.  ¡De nuevo vemos cómo la inmersión es compartir en el evento del Evangelio!  Note cómo dos Escrituras son semejantes al narrar la verdad del Espíritu:
Salvación es por la muerte de Cristo (Romanos 5; Colosenses 1).
En el bautismo nos unimos con Cristo en esta muerte (Romanos 6; Colosenses 2).
La muerte de Cristo nos salva.  La sangre divina, que Jesús vertió en su muerte, nos limpia.  Encontramos esa sangre salvadora cuando nos bautizamos en su muerte.  Esta es la razón de por qué Pablo mismo fue enseñado a ser salvo de esta manera…
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
MIRE LA HISTORIA DE SAULO (HECHOS 9,22,26)
Saulo hace gran daño al pueblo de Cristo.  En luz llameante el Cristo resucitado se muestra a sí mismo a su enemigo, Saulo.  Entonces Saulo ve por sí mismo que los informes sobre Jesús han sido verdaderos.  ¡Jesús está en verdad vivo después de su muerte!  Saulo deslumbrado por la luz luminosa, se da cuenta de sus crímenes contra Jesús.  Dice, "¿Qué haré, Señor?" "Levántate, contesta Jesús, "y ve a Damasco y allí se te dirá todo lo que está ordenado que hagas" (Hechos 22:10). 
Saulo ciego espera tres días en Damasco.  Durante esos días ora, no acepta comida ni bebida, y tiene una visión de parte de Dios (Hechos 9:8-12).  Jesús envía a Ananías, un respetado cristiano, a conocer a Saulo.  Ananías le dice a Saulo sobre el tipo de vida que Dios ha planeado para él.  Jesús entonces milagrosamente sana a Saulo de la ceguedad por medio de la imposición de manos de Ananías. 
A estas alturas del relato, muchas personas dirían que Saulo se ha vuelto un cristiano, limpiado de sus pecados.  Saulo cree en Jesús.  Se arrepiente.  Se le ha bendecido incluso por milagros de Dios. 
Todavía Saulo, hasta este momento, no ha sido bautizado.  En vista de la propia enseñanza de Pablo (Romanos 6, Colosenses 2, Gálatas 3, Efesios 5 y Tito 3), tendríamos que decir que Saulo no ha compartido todavía el evento del Evangelio.  En este sentido no ha "obedecido el Evangelio".  Porque uno es "bautizado en Cristo", y de esta manera uno se une a Cristo en su muerte, sepultura y resurrección.  Piénselo de este modo.  ¿Dónde está una persona antes de entrar en una casa?  Parece claro que está fuera de la case.  ¿Dónde está una persona antes de ser bautizada en Cristo?  Parecería claro que está fuera de Cristo.
Algunos preguntan, ¿qué si Dios hace excepciones por la gente muy buena?  O ¿qué si hay una persona sincera de tal gran fe que Dios debe salvarla, aún antes del bautismo?
Aquí podemos empezar a probar estas preguntas. 
El modo de Jesús de reunirse con Saulo fue muy raro.  Saulo mismo es un hombre de inusual sinceridad y devoción (Hechos 22:3; 23:1).  Saulo está en camino de ser Pablo, el apóstol más conocido por valorar su gracia, fe y libertad.  Lucha duramente contra la salvación por "obras".  Si alguno esta creyendo firmemente, éste es Saulo de Hechos 22, ¡que ha visto realmente y hablado con el Señor resucitado!  Si alguno se ha arrepentido en verdad, éste es Saulo que rehúsa comer o aún beber.  Si alguien es sincero en llamar a Dios, éste es Saulo que ora seriamente durante tres días.  ¿Ha quitado la fe y la oración de Saulo sus pecados antes del bautismo o sin bautismo?  ¿Es su bautismo meramente una muestra externa de la salvación que ya recibió al arrepentirse?  Nosotros nunca encontramos una escritura que hable de tal manera.  En cambio encontramos que después de todos estos eventos, el mensajero de Dios audazmente le dice a Saulo:
"Ahora, pues, ¿por qué te detienes?  Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre" (Hechos 22:16).
Estas palabras son muy claras: Hasta este punto de Hechos 22, verso 16, los pecados de Saulo están aún en él y necesitan ser lavados.  Este lavamiento se lleva a cabo en el bautismo, llamando a Cristo.  En el capítulo 22 de Hechos, Pablo es el que nos da las palabras de Ananías" ¿Fue salvado Pablo por fe?  Sí.  ¿Fue salvado Pablo por invocar el nombre del Señor?  Sí.  Y Pablo muestra (en Hechos y de nuevo en sus cartas) que esto empieza en el bautismo.  El Señor da el bautismo como la manera efectiva para que nosotros comencemos a "invocar" su nombre.  ¿Por qué?  Porque muestra que nuestro llamado o invocación es a la gracia dada en el evento del Evangelio.  En el bautismo se lavan nuestros pecados por fe, por fe verdaderamente se encuentra su muerte salvadora por primera vez.  Jesús mismo ha enviado a Ananías, de modo que no puede haber error.  Todavía, aún cuando Jesús no ha tomado tal parte directa, podemos estar seguros.  Porque reconocemos aquí el cumplimiento de los mandamientos y promesas de Jesús en su Gran Comisión:
"Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado" (Marcos 16:15-16). 
La Escritura no dice que, "Cualquiera que cree y es salvo podría ser bautizado".  Pone "creer" y "bautizado" antes de salvado.  La Biblia pone tanto el creer como el bautismo como los medios que llevan a la salvación.  ¿Por qué entonces es la incredulidad la única cosa, en Marcos 16:16, que lleva a la muerte?  Por la simple razón de que ninguna persona, mientras no crea, no recibirá el bautismo bíblico (cree obedeciendo).  El rehusar creer en las palabras de Jesús impide que uno se arrepiente.  Así impide uno de completar la obediencia – bautismo – donde los creyentes comparten el evento del Evangelio. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
PEDRO TAMBIÉN CUMPLIÓ LA GRAN COMISIÓN
Varios días después de que Jesús da la Gran Comisión, Pedro anuncia que Jesús es Señor y Cristo.  Muchos allí creen y "son tocados".  Estos gritan: "¿Qué debemos hacer?" En respuesta Pedro da el mandamiento y promesa de Cristo para que los pecadores salgan de sus pecados:
"Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hechos 2:38). 
"Para perdón de los pecados", es la misma redacción usada para mostrar el propósito de la sangre de Jesús (Mateo 26:28).  Los pecados son quitados por la sangre.  Sin embargo, desde que uno se une en la muerte con Cristo (y con su sangre) en el bautismo, el bautismo puede ser también "para el perdón de los pecados". 
¿Está Pedro, en Hechos 2, hablando sólo de un símbolo exterior?  Permita que Pedro dé la respuesta.  En I Pedro 3:20-21 muestra la importancia del "agua".  Él hasta usa la palabra "simboliza".  ¿Estará diciendo Pedro que el bautismo en agua es el símbolo?  No, Pedro dice que el símbolo es el agua del gran diluvio.  Dios usó esa agua para salvar a Noé y su familia del mundo malo.  Esta agua, desde hace mucho tiempo, era un símbolo (una figura o tipo) que apuntaba a la presente realidad de nuestro bautismo.  (Un símbolo siempre tiene menos valor que la realidad a la que apunta.  En este caso el agua del viejo diluvio tiene menos valor, el valor simbólico.  El agua del bautismo tiene más valor que el de la realidad espiritual dada por Cristo).  Pedro entonces explica el propósito del bautismo:
"…en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.  El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo" (I Pedro 3:21). 
Note cómo Pedro relaciona el agua del bautismo con el evento de resurrección del Evangelio.  Esto muestra que está discutiendo el mismo bautismo que Pablo (Romanos 6; Colosenses 2).  Pedro tiene cuidado en recordarnos que no es meramente un baño exterior para el cuerpo.  (Los lavamientos judíos religiosos solían ser rituales exteriores, y el bautismo no era como éstos).  Trata del "consciente" interno.  Aunque el bautismo tiene agua física y un cuerpo humano, no se apunta hacia los ojos de los hombres.  En cambio, su compromiso o atracción es "hacia Dios".  El tratar el bautismo sólo como un tipo de simbolismo superficial – para los ojos humanos – se aparta del énfasis fuerte de la Escritura sobre el bautismo espiritual, su propósito de salvación.
Un razonamiento humano sería: "Una cosa visible sólo puede tener un propósito y una naturaleza visible; es terrenal y por consiguiente no espiritual." 
Algunos griegos pensaban así.  Esta es la razón por la cual ellos rechazaban la naturaleza carnal de Jesús o su divina naturaleza.  Aún los apóstoles testificaron el hecho de que la naturaleza espiritual de Jesús se combinaba con la física – ¡Dios en verdad se convirtió en carne!  Si Dios así lo quisiera, ¡podría poner juntos lo físico y lo espiritual!  El bautismo tiene un lado visible – "Agua" (que tiene su uso como una "ilustración").  Pero, de mayor importancia en las Escrituras, Dios ha combinado el lado visible con el propósito espiritual en el bautismo – "la vida nueva a través del evento del Evangelio.  Esta combinación de lo físico y espiritual es demostrada por la cuidadosa y clara palabra de Dios en Hechos 2 y 22, Romanos 6, Colosenses 2 y I Pedro 3. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿ES EL BAUTISMO UNA "OBRA"?
Unas personas encuentran difícil someterse a un acto físico, aunque tenga un significado espiritual.  Temen que si sus cuerpos carnales "hacen" cualquier cosa que esté unida a la salvación debe ser una "obra" para ganar la salvación.  Saben que Pablo habló contra las "obras", "y enfatizó que la salvación es "por gracia…a través de la fe" (Efesios 2:8; como Romanos 3:24-28).  Por consiguiente, al pensar en el bautismo como una "obra", hace que ellos luchen contra cualquier enseñanza que trate el bautismo como necesario o requisito.
Hay una razón histórica detrás de la idea de que el bautismo sería una obra. 
Un viejo grupo religioso enseña un tipo de salvación por obras.  Hacen muchas cosas por ganar puntos para con Dios.  Hace siglos agregaron su forma de "bautismo" a su larga lista de obras.  Mucha de la confusión de hoy en día sobre el bautismo surge de su visión equivocada del "bautismo" como una obra de mérito humano.  Ese viejo grupo todavía trata el bautismo como una de sus muchas obras rituales.  Desafortunadamente, muchos de los que protestan contra ese viejo grupo continúan pensando en el bautismo como una "obra".  Atrapados por este significado falso, sienten que es su deber oponerse aún a la necesidad del bautismo verdadero de la Biblia. 
Aunque las ideas humanas desde la historia nos afectan a todos, debemos trabajar duro para quitar los pensamientos equivocados.  Debemos retornar a la voluntad de Dios en cuanto al bautismo.  Cuando estudiamos el Nuevo Testamento nos golpea el hecho de que la palabra de Dios nunca llama al bautismo una "obra".  La Biblia nunca lo trata como una obra que otorgue mérito.  (Esa definición vino más tarde a través de las tradiciones de los hombres).  Veamos de nuevo las fuertes declaraciones de la Biblia acerca del agua, y el eslabón del bautismo en agua con la salvación – Mateo 28; Marcos 1,16; Juan 3; Hechos 2,8,9,10,16,19,22,23; Romanos 6; Gálatas 3; Efesios 5; Colosenses 2; Hebreos 10; Tito 3 y I Pedro 3 ¿Se ha dado cuenta de cuan frecuente se les encuentra en medio de pasajes famosos por la gracia de Dios y contra las "obras"?  El bautismo, para los escritores del Nuevo Testamento, tenía que ver con la gracia y la fe, y nunca en el equivocado tipo de esfuerzo humano. 
Los jefes judíos ayudaron a demostrarlo.  Rechazaron el bautismo para ellos mismos (Lucas 7:29-30).  Obviamente no vieron nada en este bautismo para alimentar su auto-virtuosidad. 
Recuerde que el mandamiento para los pecadores fue "ser bautizados" (Hechos 2:38).  Esta redacción es pasiva, el opuesto de activo.  Significa que el pecador no hace nada activamente.  En cambio está recibiendo lo que otro hace por él.  (De hecho, la acción más importante que se le hace a él es la operación de Cristo que corta el viejo hombre de pecado, Colosenses 2:11-12). 
El ser sumergido en agua es tan rápido, tan claro y tan pasivo que es difícil verlo como digno de algún mérito de recibir premio eterno.  Esta sería una de las razones por las cuales Dios escogió la inmersión en agua.  Es tan simple y sumisa que bien refleja la verdad que el pecador no tiene que trabajar para salvarse.  ¿Qué persona de fe podría posiblemente pensar que el ser zambullido por unos momentos bajo el agua "le hará ganar" cualquier cosa?  (¿Cuánto gana usted de su jefe cuando usted va a nadar, o a darse un baño?).  El bautismo bíblico, en su naturaleza exterior e interior, es todo acerca de la gracia. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿QUÉ SOBRE EL LADRÓN EN LA CRUZ?
Algunos dicen, "Jesús salvó al ladrón en la cruz sin bautismo (Lucas 23:43), así que me salvará sin bautismo".  Es posible, por supuesto, que se hubieses bautizado al ladrón previamente ("Todas las personas" incluso los "pecadores" fueron bautizados; ver Lucas 3:21; 7:29; Mateo 3:5-6; 21:32; Juan 4:1).  Pero, por causa de esta discusión, imaginemos que el ladrón nunca antes había oído o respondido a las predicaciones de Juan y Jesús.  ¿Hace esto que el ladrón sea un ejemplo para nosotros sobre el bautismo cristiano?  No deberíamos dudar nunca que la salvación del ladrón es un gran ejemplo.  Cuan claramente vemos en él el significado de la gracia.  ¿Qué podría ofrecer el ladrón a Dios?  Nada.  Sus crímenes eran bien conocidos.  Su vida estaba por acabar.  Su única esperanza era la bondad de Dios.  ¡Cuando se volvió a Cristo, se le dio gratuitamente ese regalo de misericordia!  ¡Gracias sean dadas a Dios por su gran corazón lleno de gracia! 
Sin embargo el ladrón no es un ejemplo para todo…
No es un ejemplo que sugiera que debamos esperar hasta los últimos momentos de vida para volvernos a Dios.  Ni es un ejemplo sobre el bautismo para nosotros.  No podía omitir el bautismo cristiano, ni recibirlo, por cuanto el bautismo cristiano no había empezado todavía.  (El bautismo de Juan era para preparar a las personas para la venida de Cristo.  El bautismo de Juan ya no tenía efecto después de la resurrección de Jesús.  Ver Hechos 19:1-6).  El bautismo ordenado en la Gran Comisión (Mateo 28) primero fue predicado siete semanas después de que el ladrón murió.  En esa fecha, 3.000 fueron bautizados por primera vez "en el nombre de Cristo Jesús para el perdón de sus pecados, "y recibieron "el regalo del Espíritu Santo" (Hechos 2:38).  "Este bautismo cristiano, practicado de Pentecostés en adelante, se junta en la muerte, sepultura y resurrección del Señor (Romanos 6; I Pedro 3:21).  ¿Cómo podría ser bautizado el ladrón en el evento del Evangelio cuando éste no se había producido todavía? 
El Nuevo Pacto empezó después de la muerte de Cristo (Hebreos 9:16-17).  ¿"Podía el ladrón recibir el bautismo del Nuevo Pacto?  No, porque el ladrón vivió en un tiempo antes de que el Nuevo Pacto estuviera en vigencia.  Por consiguiente el ladrón no puede ser un ejemplo completo sobre el lugar del bautismo cristiano en el Nuevo Pacto.  Es especialmente equivocado hacer al ladrón de nuevo un ladrón, robando a las personas hoy de su deber claro de someterse al bautismo de la Gran Comisión. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿DEBERÍA UN PECADOR SÓLO ORAR?
Usted podría haber oído un mensaje popular, como éste:
Usted puede ser salvo ahora mismo al invitar a Jesús, como Señor y Salvador, en su corazón.  Nacerá de nuevo cuando sinceramente diga esta simple oración, "Jesús, confieso mis pecados y me alejo de ellos.  Te doy mi vida, te confieso como Señor y Salvador.  Entra y siéntate en el trono de mi corazón ahora mismo.  Perdóname y límpiame.  Lléname con tú Espíritu.  Amén".
¿Se ha perdido algo en este mensaje? 
Antes de ir más allá, permítanos aclarar por qué hacemos esta pregunta.  Preguntamos como amigos sinceros, que también buscamos a Jesús.  Porque nos preocupa profundamente honrar al Señor y su voluntad, y porque tenemos cuidado por las personas por quien él murió, debemos preguntar aún las preguntas más difíciles.  La verdad no tiene nada que temer de preguntas honradas.  Es importante que todo venga a Cristo a su manera, porque sólo él es Señor y Salvador.  Apreciamos la manera en que muchos hoy trabajan duro para extender la historia de Jesús.  Aún, en respeto por Jesús y su palabra, recordamos que "los primeros cristianos decían a los pecadores que se bautizaran.  Por consiguiente, con toda honestidad y con todo amor, debemos preguntar, "¿Tiene el bautismo una parte?  O ¿somos salvados sólo por la oración creyente?"
En los Salmos David a menudo reconoce su pecado.  Él suplicaba para que Dios le diera un corazón limpio.  Cuando David hizo esto, Dios quitó su pecado inmediatamente (II Samuel 12:13).  Ejemplos del Antiguo Testamento tales como éstos nos recuerdan cuán deseoso y presto está Dios para perdonar.  Completamente contamos con el mismo amor fiel de Dios.  Como David, ¡alzamos nuestros corazones en súplica de abundante misericordia! 
Cuando leemos el Antiguo Testamento, también recordamos que David era parte de un acuerdo especial o "pacto" con Dios.  Dios hizo este pacto con la nación entera de Israel.  Dios era misericordioso con la gente de otras naciones; pero fue a Israel a quien dio las promesas más claras sobre oración y perdón (Deuteronomio 4:7; II de Crónicas 6:36-39; Nehemías 9:28). 
David entró en la nación del pacto, Israel, a través del nacimiento y la circuncisión.  Lo mismo es cierto para todos los hombres judíos.  Más tarde, cuando Jesús trabajó entre los judíos, estaba trabajando con personas de pacto.  Esto incluía al ladrón en la cruz, que pidió y recibió el favor de Dios. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
ALGO NUEVO ESTÁ PASANDO
Sin embargo, conforme leemos el Nuevo Testamento, está claro que algo nuevo pasa.  Juan el Bautista, y luego Jesús, empieza a requerir el bautismo (que nunca se había requerido antes por Dios).  En esta escena Juan y Jesús advierten a los judíos a no depender del hecho de ser hijos de Abraham (Mateo 3:9; Juan 5:33).  Jesús le dice a un líder nacional, Nicodemo, que su nacimiento carnal es sólo eso – carnal, terrenal.  No se puede entrar al Reino de Dios basados en derechos especiales de su nacimiento judío.  Nicodemo debe nacer de nuevo.  Al principio Nicodemo entiende mal.  Piensa que Jesús quiere decir venir de una madre de nuevo.  Pero Jesús no se refiere a un nacimiento físico, así que se lo aclara:
"En verdad os digo, nadie puede entrar el Reino de Dios a menos que nazca del agua y del Espíritu" (Juan 3:5). 
Note que Jesús no le dice a Nicodemo que simplemente haga una oración tal como el Salmo 51.  Un reino nuevo está cerca (Mateo 3:2; 4:23).  Jesús introduce la condición para entrar – una condición nueva.  (A nadie en los tiempos del Antiguo Testamento se le dijo que naciera del agua y del Espíritu.)
¿Qué es lo que Nicodemo debe entender por esta "agua"? 
Los eventos que siguen ayudan a dar una respuesta: Juan está solicitando algo nuevo para los judíos; ¡les ordena que se bauticen en agua!  Grandes cantidades van al Jordán.  Jesús mismo es puesto como ejemplo, y Dios honra esto. 
Jesús está también "ganando y bautizando más discípulos que Juan" (Juan 4:1; ver también Juan 3:26).  Esta es la situación de los eventos antes y después de la visita de Nicodemo a Jesús por la noche.  Líderes como Nicodemo están confundidos.  ¿Deberían ellos, lo "mejor" de todos los judíos, también someterse a la inmersión en aguas?  Muchos jefes judíos rehúsan ir al agua (Mateo 21:25,32; Lucas 7:30).  Es en este mismo tiempo, en esta misma circunstancia, que Jesús hace que Nicodemo se enfrente a una verdad vital: El nacimiento de Nicodemo como judío no le da ningún lugar especial en ¡el Reino de Dios.  Para entrar en este reino nuevo, se requiere un nuevo nacimiento – el nacimiento del agua y del Espíritu!. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

BUENAS NUEVAS 4B

><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿SIGNIFICADOS SIMBÓLICOS? 
En tiempos recientes algunos han sugerido que el agua "no se debe tomar en sentido normal o literal".  Ellos ofrecen otros significados para agua, como un símbolo de la palabra.  Estos significados sugeridos a menudo tienen dificultad para contestar las preguntas usuales de un buen estudio bíblico, como éstas:
¿Cómo encajan estos significados en el contexto? 
Recuerde que las palabras se entienden mejor en su contexto, es decir, a la luz de los versículos circundantes, y sobre lo que está sucediendo en ese tiempo. 
¿Cómo podría el oyente (en este caso Nicodemo) entender lo que el "agua" representa en forma figurada? 
Recuerde que la vida de Nicodemo depende de recibir el nacimiento de Juan 3:5.  Necesita entender lo que dice Jesús.  También recuerde que Jesús espera que Nicodemo pueda entender las cosas que él habla.  Ver a Juan 3:10. 
¿Cómo puede estar alguien seguro sobre cuál significado simbólico es correcto? 
Recuerde que Juan 3:5 requiere algo esencial para cada persona que quiere vida en el reino de Dios.  No debería haber ninguna equivocación sobre su significado. 
¿Cómo pudieron tantos errar estos significados por tanto tiempo? 
Recuerde que por más de 1000 años después de los apóstoles, virtualmente cada escritor cristiano que comentaba Juan 3:5 decía que su agua se refería al bautismo. 
¿Por qué tratar de reemplazar "agua" literal con un significado que se tiene que suponer? 
Recuerde que Jesús y Juan usan agua literal.  Romanos 6:4 muestra que la "nueva vida" se inicia en el bautismo.  Sin embargo los esfuerzos por quitar el agua de este nuevo nacimiento espiritual fallan; hay muchos otros pasajes acerca de entrar en unión con Cristo a través del bautismo. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SIN EXCEPCIONES
Puesto que tanto Juan el Bautista como Jesús mismo estaban solicitando el bautismo en agua, el significado de agua parece bastante claro. 
¿Pero qué pasaría si el Rey David hubiese vivido en el tiempo en que Jesús habló con Nicodemo?  ¿Le habría dicho Jesús a David que naciera de nuevo del agua y del Espíritu?  Si, aún David, orando con todo su corazón roto, habría tenido que pasar por este nacimiento.  Pues las palabras de Jesús no dejan excepciones. 
Note la repetida fuerza de las palabras de Jesús, "Ninguno puede entrar al reino de Dios a menos que…"  Jesús literalmente dice, "En verdad, en verdad" tres veces – ¡seis recordatorios de que ésta es una verdad esencial!  De cara directa a tal fuerza, ¿qué persona de fe podría desechar el papel del agua?  ¿Qué creyente, en qué contexto, podría escoger en su lugar decir sólo la oración del pecador? 
La disertación de Juan 3 continúa.  Jesús dice que los que creen en él tendrán vida eterna (Juan 3:14-16,18).  ¿Significará esto que Juan 3:3,5 ya no es importante?  Por supuesto que no.  Nosotros entendemos que el que "cree" de Juan 3:16 es un término de confianza y sumisión, que totalmente responde a la voluntad de Dios.  "Cree" incluye arrepentimiento (¡Ciertamente no lo deja fuera!) "Cree" también incluye nacimiento del agua y del Espíritu, que el Señor requirió momentos antes.  ("Cree" ciertamente no omite "agua" o "Espíritu".  Imagínese a Nicodemo argumentando, "Creo realmente que usted es el Mesías.  Por lo tanto no necesito saber verdaderamente nada de lo que usted quiere decir con nacimiento del agua y del Espíritu".  Tales palabras suenan más a incredulidad que a creencia.  Creer verdaderamente respeta tanto a Jesús que se somete a sus palabras – palabras que dan vida eterna.  Ver a Juan 6:63; 12:48-50; I Pedro 1:23). 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
PROMESAS PRECIOSAS…EN SU CONTEXTO
Muy unido con el nuevo reino está el Nuevo Pacto (Hebreos 8,12).  Este Nuevo Pacto tiene mucho mejor promesas, promesas de completo perdón y aceptación. 
"Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades" (Hebreos 8:12). 
"Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado" (I Juan 1:7). 
"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad" (I Juan 1:9). 
"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo" (Apocalipsis 3:20). 
Estas son realmente preciosas promesas.  ¡A través del evento del Evangelio Dios ha probado su realidad para con nosotros!  En todo nuestro gozo por el perdón, somos aún cuidadosos para tratar las Escrituras con precisión (II Timoteo 2:15) Hacemos preguntas simples, pero necesarias como:
¿A quién se le dan estas promesas? 
En cada caso, encontramos que los pasajes anteriores son escritos a o para los cristianos.  Es decir, se refieren a miembros del Nuevo Pacto de Cristo.  No están hablando de personas que no sean miembros.  Tomemos Apocalipsis 3:20 como ejemplo.  Mucha gente lo usa para decirles a los que no son cristianos.  "Invite a Jesús a entrar a su corazón".  Sin embargo realmente fue escrita para cristianos, miembros de la iglesia de Cristo en Laodicea.  Estos miembros se habían desviado, gradualmente dejando a Jesús fuera de sus vidas.  Así el pasaje es realmente sobre cómo los miembros vuelven a Cristo.  Tales miembros deben arrepentirse y permitir que Jesús volviera a sus corazones.  Así es como renuevan su amistad con Jesús después de que ya han entrado al Nuevo Pacto. 
¿Qué si queremos saber cómo los no miembros entran en amistad con Cristo?  Para obtener una respuesta más clara sobre un asunto tan específico debemos ir a las Escrituras.  Tales pasajes se dirigen a personas que no son miembros, o recuerda a los miembros como ellos primero vinieron en Cristo.  Ver, por ejemplo, Hechos 2.  Pedro habla a los judíos que no han entrado todavía en el Nuevo Pacto (que sólo recientemente habían empezado; ver Marcos 14:24-25; Hebreos 9:15).  ¿Qué es lo que Pedro les dice a estos que no son miembros?  Demuestra la verdad del Evangelio.  Les recuerda las predicciones de los profetas, junto con la gran promesa de Joel, "Todo el que invocare el nombre del Señor será salvo" (Hechos 2:21).  Los judíos entonces preguntan qué es lo que deben hacer.  Pedro es muy específico sobre la respuesta del Señor: "Arrepentíos y bautícese (Hechos 2:38).  Entonces, cuando entran primero al Nuevo Pacto, el "invocar el nombre del Señor" debe incluir arrepentimiento y bautismo.  La propia descripción de Pedro muestra que en el bautismo uno está hablando con Dios, haciendo una "oración" o "súplica" consciente a él (I Pedro 3:21).  Esto calza con el caso de Saulo.  Saulo oró fervorosamente después de que vio al Cristo resucitado (Hechos 9:11).  Sin embargo esas oraciones no eran el "invocar el nombre del Señor para limpiar pecados.  Hechos 22:16 muestra que Saulo más tarde lavó sus pecados "invocando su nombre" en el bautismo (Ver 4.2.2).  "Aceptar a Jesús" no es sólo un asunto de ofrecer palabras a Dios.  Debe significar el aceptar a Jesús en la manera que Jesús requiere.  Si confesamos a Jesús como Señor, no queremos probar ninguna otra forma.  Para el que no ha recibido todavía el bautismo bíblico, la manera de "aceptar a Jesús" es creer lo suficiente en Jesús para bautizarse en él y en su evento del Evangelio. 
Hechos 8 tiene un buen ejemplo de cómo el contexto hace la diferencia:
Al convertirse en cristiano, Simón el Hechicero "creyó y se bautizó" (Hechos 8:13).  Más tarde, Simón permite que su vieja naturaleza pecaminosa vuelva.  Él necesita lavarse.  ¿Se le pide bautizarse de nuevo?  No.  Cuando no era cristiano se le dice algo diferente.  Pedro le ordena: "Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios" (Hechos 8:22). 
Simón ya ha entrado al Nuevo Pacto.  Por consiguiente, si Simón se arrepiente, el sacerdote de este Pacto le da acceso especial a Dios (Hebreos 4:14-16; 10:19-22; I Juan 2:1).  Simón se ha vuelto ya un miembro de la familia de Dios.  Ahora tiene el derecho especial de un niño para ir y hablar con su Padre.  Hechos 8 muestra que está bien decirle a cualquier miembro que se desvía, "Arrepiente y ora". 
Hechos 8 no da derechos para decirles a los que no son miembros, "Vuélvase a Dios con sólo arrepentirse y orar".  Imagine usar condiciones de entrada (diseñada para los que no son miembros) como si fueran órdenes para los miembros: ¡Se bautizaría a todos una y otra vez!  Si puede ver el error en esto, también puede ver el problema de aplicar directamente a los que no son miembros condiciones y privilegios hechas para los miembros. 
Ponemos atención al contexto porque la manipulación descuidada de las Escrituras no es respetuosa, y puede llevar a resultados trágicos.  Los que no son miembros podrían oír partes maravillosas del mensaje de Cristo.  Sin embargo, si no oyen cómo entrar en Cristo, pueden perder todas las bendiciones encontradas dentro de Cristo.  Cuan triste para esos excluidos del reino de Dios; cuan terrible para los que nos los dejan entrar (Mateo 7:13-23; 23:13; ver 4.7.2).
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
CORNELIO ERA UNA PERSONA DE ORACIÓN
La oración es una de las más grandes bendiciones encontradas en Cristo (Juan 15:7,16).  Sin embargo, Dios en su misericordia, también les pone atención a los que tratan de encontrarlo.  Cornelio es una de tales personas.  Sus oraciones y limosnas a los pobres subieron hasta Dios (Hechos 10:1-4).  Aunque Cornelio ora sinceramente y continuamente, la oración en sí misma no lo salva.  Se le pide ir por el cristiano, Pedro, que "él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú y toda tu casa" (Hechos 11:14; ver 10:5-8).  Cuando llega Pedro, cuenta a Cornelio y a su gente de las cosas que han sabido sobre Jesús (Hechos 10:37-38).  Pedro habla, como un testigo ocular, de la resurrección de Cristo.  Le asegura "todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre" (Hechos 10:43).  Mientras Pedro habla, Cristo de repente derrama su Espíritu sobre todos los que escuchan el mensaje.  Milagrosamente son capaces de hablar lenguas que nunca antes habían aprendido. 
Esta señal del cielo es importante, porque Dios usa esta ocasión para un cambio vital en la iglesia primitiva.  Hasta este tiempo, ninguna persona completamente no judía se había vuelto cristiana.  Aún si Pedro fuera a bautizar a Cornelio en la manera usual, muchos cristianos judíos nunca no lo aceptarían.  Los miembros judíos fuertemente creen que cualquier gentil, que permanezca incircunciso, no puede entrar en el reino de Dios.  De modo que el Señor actúa directamente desde el cielo.  Envía milagros asombrosos, incluso bautismo en el Espíritu sobre Cornelio.  En cuanto Pedro ve estas cosas, dice,
"¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?  Y mandó bautizarles en el nombre de Señor Jesús" (Hechos 10:47-48). 
El propósito de una cosa puede ser sabido por cómo se usa.  Necesitamos ver cómo Pedro – dirigido por Cristo – realmente usa el derramamiento milagroso del Espíritu en Hechos 10. 
Como apóstol, Pedro tiene "llaves" de autoridad y entrada (Mateo 16:18; 18:18; Hechos 2:14-40).  Los eventos alrededor de la conversión de Cornelio – como una fase importante, y nueva por la iglesia – ya son excepcionales.  ¿Usa Pedro el bautismo de Cornelio en el Espíritu para demostrar que el bautismo en aguas no es necesario en este raro caso?  Lejos de ello.  Pedro usa la señal del cielo como prueba que se debe bautizar a Cornelio.  No se puede negar el bautismo; se requiere inmediatamente.  Esta es la respuesta de Pedro a los milagros de Hechos 10.  ¿Por qué?  Pedro sabe que los judíos creen que Gentiles no tienen ninguna parte en el pueblo de Cristo.  Pedro también sabe que el bautismo es para entrada en Cristo y en sus bendiciones (Hechos 2:38,41,47; I Pedro 3:21).  Al poner los milagros de Hechos 10 con estos hechos, Pedro viene a la conclusión correcta: Cornelio es totalmente aceptable para entrar, es decir, para el bautismo en aguas.  Nadie puede argumentar nada contra esto, pues Dios ha usado las mismos señas para los gentiles que tenían para los judíos (Hechos 11:17). 
Así encontramos el papel esencial del bautismo en todos los casos del Nuevo Testamento siguiendo el evento del Evangelio.  Nosotros lo encontramos aún en los casos más excepcionales.  Esto es el por qué las Escrituras dicen a todos los cristianos ("todos ustedes") habían sido bautizados en Cristo (Hechos 2:38,41; Romanos 6:3; Gálatas 3:27).  Esta verdad es consistente en todo el Nuevo Testamento en pasajes sobre personajes que no eran cristianos y que se volvieron cristianos.  En tales pasajes nunca vemos sólo una oración.  Lo que sí vemos son pecadores viniendo a la salvación por "el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo (Tito 3:5).  En otras palabras, vemos exactamente lo que Jesús requiere para entrar a su reino – nacimiento nuevo del agua y del Espíritu. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿SE DEBE BAUTIZAR A LOS BEBÉS?
En algunos grupos es una costumbre común rociar agua sobre bebés y llamar a esa tradición "bautismo" o "cristianización".  Cuando los bebés crecen, éstos piensan que ya se han bautizado.  Pero, de veras, nunca han recibido el bautismo requerido por las enseñanzas de Jesús.  Aunque los hombres han inventado muchos diferentes "bautismos", el Nuevo Testamento reconoce sólo "un bautismo" (Efesios 4:5).  Mientras sean muy jóvenes, los pequeños no pueden encajar en la descripción bíblica de este bautismo por varias razones:
Antes de que uno pueda ser bautizado en verdad debe ser enseñado a seguir a Cristo.  Los que se vuelven "aprendices" o "discípulos" son los que se deben bautizar (Mateo 28:19; también ver Romanos 10:17) Ver Hechos 2:41: "Los que recibieron su palabra fueron bautizados". 
Antes del bautismo real uno debe poner su confianza en las Buenas Nuevas de Cristo (Marcos 16:16; Hechos 8:12-13; Hebreos 11:6).  Esto es importante porque en el bautismo bíblico uno es levantado a través de su fe.  (Colosenses 2:12).  Note que Colosenses 2 no dice "levantado por la fe de otro". 
Antes del bautismo genuino uno debe "arrepentirse", es decir, debe escoger dar su vida totalmente a Cristo (Hechos 2:38; también ver Hechos 3:19).  La decisión de obedecer el Evangelio viene del corazón de la persona (Romanos 6:17).
Los israelitas entraron en el Antiguo Pacto por nacimiento y, en el caso de los más jóvenes, por la circuncisión en el octavo día después del nacimiento.  Tenían que aprender conforme crecían.  Dios prometió que el Nuevo Pacto no "sería" como el Antiguo especialmente sobre este tema (Hebreos 8:7-13). 
Y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo, Conoce al Señor, porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor (Hebreos 8:11; citando a Jeremías 31:34). 
En este Nuevo Pacto, ni aún "el menor" (la persona más pequeña) necesita aprender conocer a Dios.  ¿Por qué?  Porque cada uno aprende de Dios antes de entrar (Juan 6:45; Mateo 28:19; Marcos 16:15-16; Hechos 2:41).  "Todos" – cada persona – ya tiene conocimiento de la voluntad de Dios.  Está escrito "en sus mentes" y "en sus corazones" (Hebreos 8:10).  ¿Por qué?  Porque el entrar al Nuevo Pacto involucra creer, arrepentirse, y luego obedecer "de corazón" o "de todo corazón" (Romanos 6:17).  No es sorprendente entonces que el Nuevo Testamento no hable nunca de niños siendo bautizados.  En cambio, leemos pasajes como Hechos 8:12:
Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
CUANDO LAS FAMILIAS SE VUELVEN A CRISTO
Algunos han sugerido que los niños podrían haber sido incluidos cuando "las casas" (familias y sus sirvientes) fueron ganados para Cristo (Hechos 10; 16:14-15; 29-34; I Corintios 1:16).  Sin embargo, ni un caso realmente menciona a niños pequeños.  A menudo estos casos usan palabras que no se puede aplicar a bebés.  Mire, por ejemplo, los versos de Hechos 10. 
Piadoso y temeroso de Dios con toda su casa…Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos…el Espíritu Santo cayó todos los que oían el discurso (Hechos 10:2,24,44). 
Muchas casas se conforman de adultos y sus hijos grandes.  Meramente el suponer que niños pequeños estuvieran presentes (y si estuvieran presentes que se bautizaran también) no es útil.  De hecho, tal suposición es dañina cuando se usa para quitar las muchas pruebas claras de que el bautismo del Nuevo Testamento requería aprendizaje, fe y arrepentimiento. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
TRADICIONES ANTIGUAS
Algunos quieren encajar el bautismo de los bebés en la cristiandad debido a sus propias y muy viejas tradiciones.  Sin embargo Jesús nos enseña a aprender la diferencia entre lo que viene de hombres y lo que viene de Dios (Marcos 11:30; Gálatas 1:10).  Jesús fuertemente nos advierte contra las tradiciones humanas que invalidan las órdenes de Dios (Marcos 7:1-13; Colosenses 2:8; Tito 1:14). 
Algunos temen que sus niños no puedan ir al cielo si se mueren sin bautismo.  De nuevo, debemos darnos cuenta de que la idea de sufrimiento de los bebés en la eternidad no ha venido de las Santas Escrituras.  (Las palabras "limbo" y "purgatorio" ni siquiera se encuentran en la palabra de Dios.  Tales palabras e ideas han venido de las tradiciones de los hombres).  Cuando Jesús habló de niños pequeños, no los usó como ejemplos de maldad.  En cambio, los sostuvo en alto como ejemplos de su reino. 
Hay una enseñanza vieja que los niños mueren espiritualmente por los pecados de sus padres.  Los niños a menudo sufren en esta vida por causa de cosas malas que sus padres han hecho; vemos este sufrimiento a diario.  Pero la Biblia es muy clara que Dios no encuentra a un niño "culpable" debido a pecados de un padre (o sus ancestros).  Dios mostró esto en la ley civil que le dio a los israelitas. 
"Los padres no morirán por los hijos, ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado" (Deuteronomio 24:16).
Esta regla básica de justicia tenía que ver con la muerte física.  Más tarde, Dios mostró que usa la misma regla cuando sentencia a personas a muerte espiritual. 
"El alma que pecare, esa morirá; el hijo no llevará el pecado del padre, ni el padre llevará el pecado del hijo" (Ezequiel 18:20). 
Esto no debería sorprendernos.  Aún nuestro sentido humano de justicia nos dice que cada persona es responsable por sus propios crímenes.  No matamos a un inocente bebé debido a las faltas de sus padres.  ¡Cuánto más justo – y misericordioso – es Dios!  "Todos sus caminos son rectitud" (Deuteronomio 32:4).  La idea que Dios es tan injusto como para condenar bebés no es de Dios.  La idea de que los bebés están llenos de maldad, y no tienen nada bueno, no es de Dios.  Mire cómo Jesús trató a los niños pequeños.  Escuche lo que dijo sobre ellos. 
"Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.  Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos…Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos" (Mateo 18:2-4, 19:14). 
El Evangelio es especialmente para los que han roto las leyes de Dios y necesitan perdón (Hechos 2).  El hecho que Jesús no mencionó o requirió algo para salvar a los bebés muestra que no están en peligro.  Mientras están jóvenes, no tienen responsabilidad de la misma manera que los adultos, porque ellos no saben distinguir entre lo bueno y lo malo (Deuteronomio 1:39; Isaías 7:16; también ver Génesis 3:22 y Romanos 7:9).  Por consiguiente no tienen ninguna necesidad de arrepentimiento y bautismo. 
Padres…conforme ustedes investigan las Escrituras (Hechos 17:11), suponga que encuentran que las tradiciones de su grupo vienen de los hombres, no de Dios.  No ayudaría a sus niños el engañarse ustedes y ellos al pensar que todo está bien.  En verdad cuidar a sus niños significa querer verlos en la verdad que conduce a una vida llena "en Cristo".  A causa de ellos, tenga el valor de ser uno que está dispuesto a empezar de nuevo.  Rompa el ciclo de desobediencia que atrapa a familias por generaciones.  Vaya al frente en hacer lo que claramente ordenan las Escrituras.  Fije el ejemplo de fe real.  Conforme sus niños crezcan, enséñeles el Evangelio.  Vendrá el tiempo cuando lo necesiten.  Comparta con ellos la alegría de surgir a una vida nueva con Cristo.  ¡Ellos estarán agradecidos, porque verdaderamente son Buenas Nuevas!
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿POR QUÉ HAY TANTOS QUE SE CONSIDERAN SALVOS?
Muchas personas hoy en día piensan que se salvan estando lejos del bautismo bíblico.  Gran cantidad de personas sinceramente creen que fueron salvos cuando "fueron bautizados" siendo niños (ver 4.6.1).  Otros, quienes son igualmente sinceros, dicen haberse salvado a través de una sola oración (ver 4.5.1.).  Las personas de ambos grupos tienen fuerte creencia de estar cerca de Dios.  Ambos grupos declaran eventos asombrosos en sus días (tales como oraciones contestadas) como prueba que son salvos.  Estas experiencias y sentimientos de los "salvados" vinieron a ellos sin inmersión.  Por consiguiente sienten que sus propias vidas demuestran que esa inmersión no es necesaria. 
Todo esto podría confundirlo en verdad a usted, sobre todo si la palabra de Dios le ha mostrado claramente que esa inmersión es necesaria.  ¿Cómo pueden disfrutar las personas tantas bendiciones y sentimientos de salvación, cuando nunca se han sumergido en Cristo?  Primeramente, debemos reconocer que, mientras los sentimientos pueden tener razón, también pueden equivocarse.  Piense en este ejemplo:
Un hombre se emborracha y da golpes a su esposa y la saca fuera de la casa.  Más tarde, recapacita en su corazón sobre si le pide a su esposa que vuelva.  Finalmente, después de muchos días, toma una decisión importante: Se disculpará con su esposa y le pide perdón.  El sólo tomar la decisión correcta le quita una gran carga de su mente.  Le escribe una carta a su esposa pidiéndole perdón.  Piensa, "Ella es una buena mujer.  Con toda seguridad me perdonará".  Qué maravilloso sentimiento el saber que el problema se ha resuelto.  En el apresuramiento de entregar su carta, el hombre olvida poner la dirección.  Su esposa nunca recibe la carta.  Después de esperar un largo tiempo, ella finalmente se va del país. 
El hombre en la historia se siente bien.  Se siente perdonado.  Sin embargo esos sentimientos nada demuestran sobre cuan cerca verdaderamente está de su esposa ¿O sí?  Para que el perdón de la esposa sea real, ese perdón debe ocurrir en su mente.  Lo mismo es correcto del perdón de Dios.  Cuando las personas se deciden a cambiar y vivir mejor, se sienten mejor.  A menudo toman sus sentimientos buenos como para significar que Dios ahora los aprueba.  Pero, para que el perdón sea real, debe haber contacto real con Dios (La "dirección", o lugar de encuentro con Dios, es en la muerte de su Hijo).  Para que el perdón sea real, debe producirse realmente en la mente de Dios.  El perdón es en sus términos, no en los nuestros.  El sólo pensar en nuestras mentes que todo está bien no lo hace así.  Sólo sabremos si somos perdonados cuando aprendamos lo que ha pasado en la mente de Dios. 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¡ESCOJA SU AMO!
La Escritura nos revela la mente de Dios (I Corintios 2:10-16; 2 Timoteo 3:15-16).  ¿Seguimos las Escrituras?  ¿O seguimos nuestros propios sentimientos?  Jesús enseñó que no se puede tener dos amos.  ¿Se convence de que Jesús nos habla a través de las Escrituras?  Entonces determine escuchar las Escrituras, sin importar lo que digan otras voces.  El punto de vista del humano no es igual a la palabra inspirada de Dios.  Cuando usted pone su fe en sus experiencias, y cómo se siente acerca de éstas, entonces usted llega a convertirse en su propio "dios".  Usted pone al Dios verdadero fuera del torno de su corazón. 
¿Puede pasar esto verdaderamente a personas religiosas?  Escuche a Jesús:
"No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  Muchos me dirán en ese día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios y en tu nombre hicimos muchos milagros?" (Mateo 7:21-22). 
Antes de que leamos más de Mateo 7, piense en estos versos.  ¿Pensaban esas "muchas" personas que eran cristianas?  Ciertamente hacen su trabajo religioso en el nombre de Cristo.  Sus palabras en el trono de juicio de Cristo muestran que piensan que tienen un buen caso.  ¿Por qué?  Debido a grandes experiencias y éxitos que piensan – y probablemente sienten – disfrutaron en el nombre de Jesús.  ¡Cuán seguro parece su pregunta en Mateo 7:22!  ¡Cuán terrible entonces la sorpresa que viene después!  Jesús, como juez, debe sacar a estas gentes de vergüenza. 
"Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad" (Mateo 7:23). 
Mateo 7:23 no trata de incrédulos, pues estas gentes confiesan a Cristo.  Ni es sobre cristianos reales, porque Jesús les dice, "nunca os conocí".  Las palabras de Jesús significan que nunca entraron en unión con él.  ¿Cómo podrían las personas hacer grandes cosas en el nombre de Cristo, y aún así no empezar una vida nueva con Cristo?  Mateo 7 hace que la respuesta sea más clara.  En Mateo 7:23 el significado literal de "hacedores de maldad" es "sin ley", o "fuera de la ley".  Estos "muchos" son creyentes de una clase.  Sin embargo la palabra "sin ley" demuestra que cayeron en la trampa más vieja de Satanás: De alguna manera tratan la palabra de Dios como insignificante para ellos. 
¿Cómo le puede pasar esto a gente que confiesa a Jesús como "Señor"? 
Las palabras de Mateo 7:21-23 sugieren las personas que ponen su fe en decir, "Señor, Señor".  Y esto parece funcionar – ¡miren sus poderosas maravillas y experiencias!  Ciertamente estas obras demuestran su cercanía al Rey.  Se siente así tan seguros de su lugar en el reino que dejan de darse cuenta de un hecho.  Ellos no han obedecido lo que es necesario para entrar en el reino.  La entrada al reino es el tema de Jesús en Mateo 7:21.  El Rey "nunca los conoció" (en el sentido de amistad espiritual).  Su desobediencia principal no era en asuntos del reino viviente, ¡pues ellos nunca entraron en su reino!
Por consiguiente, su actitud "sin ley" o desobediente debe ser contra los requisitos básicos para entrar en el Reino (Recuerde, en Mateo 7:21-23, Jesús está hablando sobre entra en el reino).  Esta gente parece tener alguna medida de fe.  De algún modo confiesan a Jesús como Señor.  ¿Cuáles requisitos de entrada se han dejado?  ¿Podría ser que nunca se arrepintieron verdaderamente?  Quizás, ¿omitieron un mandamiento tan claro como el bautismo para perdón de pecados?  La gente "sin ley" halla muchas razones para rechazar los mandamientos que no encajan con su manera de pensar.  "Muchos", predice Jesús, se perderán de esta manera.  Puede ver cumpliéndose su profecía.  "Muchos" hoy dicen ser cristianos sin ningún fruto real de arrepentimiento.  Y "muchos" hoy claman ser cristianos sin recibir el bautismo en Cristo.
DOS PROBLEMAS MODERNOS: "VERDAD" Y "FE"
¡Cuán trágico perder algo tan simple, y tan vital, como nacer en Cristo y su Reino!  Y sin embargo es verdaderamente triste que tantos sean sinceros en pensar que no deben obedecer.  Algunos han caído en una idea floja y humanística de verdad: "La verdad no es universal; puede cambiar de persona a persona.  Una orden bíblica sería verdadera para usted, pero no para mí".  Otros están atrapados por una torcida idea de fe: "Somos salvos por fe.  Dios ve la fe en nuestros corazones.  Por consiguiente la obediencia exterior no es necesaria.  Cualquiera que requiere visiblemente obedecer se está alejando de la fe pura; está tratando de ser salvo por sus propias obras (Ver 4.1.1 y 4.3.1).  Ambas ideas falsas ayudan a explicar el estado débil de muchos tipos de cristiandad moderna.  Todo se vuelve un asunto de sentimientos personales y gustos (II Timoteo 4:3).  Las personas escogen "obedecer visiblemente" sólo cuando les plazca.  ¿Cómo volvemos a la cristiandad verdadera?  ¡Quitemos nuestros puntos de vista personales, deseos y sentimientos del trono!  ¡Dejemos que Jesús gobierne de nuevo!  La advertencia de Mateo 7:21-23 muestra que nunca podemos dejar que nuestros sentimientos personales y experiencias hagan a un lado la enseñanza clara de la palabra de Dios.  La manera verdadera de confesar a Jesús como Señor incluye obedecer lo que él ordene (Mateo 7; Lucas 6:46). 
Jesús es "autor de eterna salvación para todos los que le obedecen (Hebreos 5:9). 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿QUIÉN ES USTED PARA JUZGAR?
En una discusión de obediencia del Evangelio, esta pregunta usualmente significa que "Al traer a discusión la necesidad del bautismo, usted se vuelve un juez diciendo a otros que sin este se podrían perder".  Se cita a menudo la enseñanza de Jesús en contra de juzgar (Mateo 7:1). 
Jesús muestra que existen tipos equivocados de juzgamiento.  Estos incluyen el usar normas dobles (Mateo 7:2), normas poco profundas (Juan 7:24), y normas humanas (Juan 8:15).  En cada pasaje Jesús también muestra que hay una manera correcta de juzgar.  En Juan 7 y 8, Jesús enfatiza que sólo interesa el juicio divino.  Él ordena, "no juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio" (Juan 7:24). 
Piense de nuevo en Mateo 7.  Jesús señala dos opciones, un camino estrecho para vida y un camino ancho para muerte.  Nos insta a entrar por el estrecho, implicando una decisión por un camino y en contra del otro.  Nos advierte de falsos maestros reconocibles por sus frutos.  Esto sugiere juicio, no sólo sobre qué es verdadero o falso, sino también sobre quién es verdadero o falso.  Jesús condenará a "muchos" porque no le obedecen (Mateo 7:21-27).  Claramente – aunque lo llaman "Señor" – dejan de juzgar entre obediencia y desobediencia, verdad y error, bien y mal.  Deberían probar más cuidadosamente los maestros y enseñanzas que recibieron (Mateo 7; Hechos 17:11; I Corintios 5:1-6:3; 14:29; II Corintios 10:5-6; 11:13-15; I Timoteo 1:3; 4:1-6; II Pedro 2:1-3; I Juan 4:1; Apocalipsis 2:2,20).  Esté consciente que Satanás es un enemigo real, que trabaja muy duro para destruirnos (I Pedro 5:8; Apocalipsis 12). 
Debemos, por consiguiente, enfrentar el problema más urgente de hoy día: Hay diferentes grupos enseñando diferentes modos de llegar a Cristo.  Nos gustaría (con el espíritu de hacer a otros como quisiéramos que hagan con nosotros) pensar que cada grupo es sincero y bien intencionado.  El mismo espíritu de Cristo nos entrena a no reñir o ser descorteses (I Corintios 13; II Timoteo 2:23-26).  Siempre tratamos de ser amables y respetuosos.  Mientras crecemos en estas actitudes positivas, también crecemos en tomar seriamente todas las palabras y advertencias de Cristo.  Tratamos de encontrar, seguir y compartir la manera de Cristo.  Sea usted el juez – ¿es eso malo? 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
¿ERAN LOS PRIMEROS CRISTIANOS MALOS JUECES?
Pedro ordenaba a la gente que temía a Dios que obedecieran a Cristo arrepintiéndose y bautizándose (Hechos 2, 10).  Priscila y Aquila explicaron el bautismo con más precisión al piadoso predicador Apolo (Hechos 18:26).  Pablo, hallando a algunos que se habían sumergido en el bautismo de Juan, hizo que se sumergieran de nuevo en el nombre del Cristo (Hechos 19:1-5).  ¿Estaban Pedro, Priscila, Aquila y Pablo juzgando a otros (en el mal sentido)?  Si ellos hubiesen estado enseñados o requiriendo sus propias ideas, ellos podrían haber estado juzgando en una manera humana.  De hecho, estaban simplemente siendo sirvientes fieles de Cristo. 
"Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús" (II Corintios 4:5). 
Hechos 19:1-5 merece atención.  Los "discípulos" seguían la verdad que habían aprendido de Juan el Bautista.  Pero había pasado mucho tiempo desde que Juan murió.  Estos discípulos no habían oído todavía sobre el Espíritu Santo, ni sobre el bautismo cristiano.  Pablo les enseñó las verdades que no habían conocido.  ¿Actuaba Pablo como un juez contra ellos?  Realmente, se volvía su estimado amigo.  ¿Deberían sentir que habían perdido el tiempo antes buscando a Dios?  Realmente, Dios estaba usando cosas buenas de su pasado para prepararlos para una fe más completa y obediente.  Como Apolo, aprendían "la manera de Dios más adecuadamente" (Hechos 18:26).  Gracias a Dios, se negaron a enterrarse en su pasado.  Escogieron construir sobre las actitudes más buenas de confianza y obediencia del pasado.  Cuando aprendieron más, pudieron obedecer más: "Al oír esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús" (Hechos 19:5). 
Porque Jesús es Señor, es una equivocación el estar avergonzado de sus palabras y su Evangelio (Marcos 8:38; Romanos 1:16).  Es correcto respetar, obedecer y audazmente decir sus enseñanzas (Hechos 4:31; 5:29; Efesios 6:19-20). 
Porque Jesús es Salvador, es correcto amarlo sobre todas las cosas, y ser controlado por su amor (Lucas 14:26; II Corintios 5:14).  Expresamos ese amor obedeciendo a Jesús y ayudando a otros (I Juan 4:7-5:3).
Porque Jesús es juez (II Corintios 5:10), es justo hacer públicos sus requisitos y juicios.  Pues él ya ha revelado cómo juzgará (Juan 12:48).  Él castigará a "aquellos que no conocieron a Dios ni obedecen el evangelio" (II Tesalonicenses 1:7-9). 
 
¿Es el enseñar a la gente a que crean el Evangelio una forma equivocada de "juzgar" para otros?  De la misma manera, el enseñar al pueblo a obedecer el Evangelio no es tampoco una forma equivocada de juzgar.  Por el contrario, tal enseñanza ama tanto a amigos, familiares y otros lo suficiente como para ayudarlos a escapar del juicio.  Recuerde la médula de las Buenas Nuevas: La salvación es a través de la fe en la muerte, sepultura y resurrección de Jesús (I Corintios 15; Romanos 5).  La fe le cree la palabra de Dios – y la palabra dice que el bautismo bíblico comparte con Cristo en su evento del evangelio.  Hechos 22, Romanos 6, Colosenses 2 y Gálatas 3 son Escrituras inspiradas, no ideas humanas.  Es justo seguir el camino señalado por Jesús, ¡porque Jesús es Señor, Salvador y Juez! 
¿Cree en el Evangelio? 
¿Ha obedecido el Evangelio? 
Vale la pena creer en el evangelio, obedecerlo y compartirlo pues…
¡Estas son Buenas Nuevas!
><> ><> ><> ><> ><> SECCIÓN DE RESPUESTAS ><> ><> ><> ><> ><> ><>
>>>>>>> Complétela y devuélvala por e-mail >>>>>>>
Preguntas sobre la cuarta lección
"Notas de estudio"
PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE
Llene la letra correcta (A, B, o C) que representa la respuesta correcta.  Sólo una respuesta es la correcta para cada Escritura.
[ ] 1. {Gálatas 5:6} Lo único que cuenta es la fe amorosa, la cual…
(A)se confiesa, (B)se expresa así misma (obras), (C)da.
[ ] 2. {Romanos 6:16-17} Salieron de la esclavitud del pecado cuando ellos…
(A) amaron, (B) reconocieron (C) obedecieron la forma de enseñanza.
[ ] 3. {Colosenses 2:11-12} Cristo cortó (circuncidó) su pecado cuando…
(A) estaban sepultados con él, (B) los llamó, (C) los nombró.
[ ] 4. {Marcos 16:15-16} "Cualquiera que crea y sea bautizado…"
(A) será salvo, (B) ganará favores, (C) muestra que ya es salvo.
[ ] 5. {Hechos2:38} El arrepentimiento y el bautismo se debe a…
(A) número de miembros de la iglesia, (B) perdón, (C) muestra exterior (como símbolo).
[ ] 6. {1 Pedro 3:21} El agua del diluvio simboliza (muestra) el bautismo que ahora…
(A) destruye, (B) salva, (C) moja.
[ ] 7. {Juan 3:5} Uno debe nacer del agua y del Espíritu para entrar al…
(A) reino de Dios, (B) pacto, (C) raza espiritual.
[ ] 8. {Apocalipsis 3:20} "Si alguien oye Mi voz y abre la puerta…"
(A) entra, (B) se regocija, (C) lo premio.
[ ] 9. {Hechos 8:22} Antes de llegar a ser cristiano, a Simón se le dijo, "Arrepiéntase y…"
(A) bautícese, (B) lamente, esté triste, (C) ore.
[ ] 10. {Hebreos 8:11} En el nuevo pacto, aún la persona menos importante (más pequeña)…
(A) se acepta (B) comparte, dice (C) conoce a Dios.
[ ] 11. {Mateo 7:21-22} Para entrar en el reino del cielo uno debe…
(A) (llamar) lamentarse ruidosamente, (B) hacer la voluntad de Dios, (C) ganar muchos favores.
[ ] 12. {Mateo 7:23} "Entonces les diré…"
(A) Nunca los conocí, (B) Vengan benditos de Mi Padre, (C) ¡Bienvenidos!
[ ] 13. {2 Corintios 4:5} No nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como…
(A) juez, (B) Señor, (C) Salvador.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN PERSONAL
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y ESTADO:
PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
SU NOTA:
COMENTARIOS DE SU MAESTRO:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
AMIGOS Y FAMILIA
¿Tiene usted familiares o amigos que quieren tomar este curso gratuito de la Escuela Bíblica Mundial?  Puede dar sus nombres y direcciones por correo normal o por correo electrónico aquí:
 
 
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
INFORMACIÓN SOBRE SU MAESTRO
NOMBRE:
APELLIDO:
DIRECCIÓN ELECTRÓNICA:
CIUDAD Y PAÍS:
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>
Derechos reservados del logo y del texto de la lección (c) 2000 Escuela Bíblica Mundial, Austin, Texas, EE.UU.  Las citas bíblicas de esta lección son tomadas de la VERSION REINA VALERA, derechos reservados.
<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>