EL PUNTO NEGRO

el_punto_negro
Cierto día, un profesor entró en clase y les dijo a sus alumnos que se preparasen para una prueba sorpresa.
Todos se pusieron nerviosos, asustados por el examen que vendría, mientras el profesor iba entregando una hoja de papel con la parte frontal hacia abajo, de modo que no vieran lo que contenía hasta que él explicase en que consistiría la prueba.
Una vez que entregó todas las hojas, les pidió que diesen la vuelta al papel y viesen el contenido. Para sorpresa de todos, era una hoja en blanco que tenía en el medio un punto negro.
Viendo las caras de sorpresa de sus alumnos, el profesor les dijo: – “Ahora van a escribir una redacción sobre lo que están viendo“.
Todos los jóvenes, confundidos, se pusieron a pensar y a escribir sobre lo que veían. Terminado el tiempo, el maestro recogió las hojas, las colocó en su escritorio y comenzó a leer las redacciones en voz alta.
Todas, sin excepción, se referían al punto negro de diferentes maneras.
Terminada la lectura, el profesor comenzó a hablar de la siguiente manera: – “Este test no es para darles una nota, sino que les servirá como lección de vida. Nadie habló de la hoja en blanco, todos centraron su atención en el punto negro. Esto mismo pasa en nuestra vida: tenemos una hoja en blanco entera, para ver y aprovechar, pero nos centramos en los puntos negros.
La vida es un regalo de la naturaleza, nos es dada con cariño y amor. Siempre tenemos sobrados motivos para celebrar: amigos que nos apoyan, una familia que nos ama, un empleo, una vivienda, y, no obstante, insistimos en mirar el punto negro, ya sea un problema de salud, la falta de dinero, la difícil relación con un familiar, la decepción con un amigo,…
Los puntos negros son mínimos en comparación con todo lo que diariamente obtenemos, pero ocupan nuestra mente en todo momento.
Desvíen su atención de los puntos negros y aprovechen cada bendición, cada momento, para ser felices“.
No vemos las cosas tal como son, sino tal como “somos”. Las personas tenemos tendencia a ser pesimistas, a fijarnos en lo negativo y ser exigentes, tanto para evaluar lo que nos rodea como para juzgar a los demás o a nosotros mismos. Para asignarnos una cualidad, necesitamos que esté presente en nosotros el 100% del tiempo. Si digo: “soy una persona valiente” es porque lo soy siempre. Si un día a la semana fuese un cobarde, más bien pensaría que yo soy un cobarde, aunque sigo siendo valiente 6 de cada 7 días.
Del mismo modo valoramos la realidad que nos rodea. Si tenemos un problema de salud, dejamos de ver todo lo demás: la gran suerte que tenemos por las personas que tenemos cerca, por nuestro trabajo, por poder ayudar a alguien, por el acto de bondad de un desconocido, por tener un computadora (tan solo el 1% de la población mundial lo tenemos) o, simplemente, por poder beber agua del garrafón o saber leer.
Y esto nos supone una barrera para la esperanza. Dejamos de creer en nuestras posibilidades, porque estamos ocupados lamentando nuestra mala suerte. Cuando nos fijamos en los puntos negros, se agrandan. Crecen en nuestra mente y llenan nuestros pensamientos, hasta que ocupan toda la hoja de papel y no queda nada en blanco.
Sin embargo, siempre hay motivos para la esperanza, para la alegría, para ser felices

. Siempre hay trozos grandes de hojas en blanco sobre las que disfrutar, crear, creer. Podemos mirar la vida, juzgar nuestras circunstancias, a los demás y a nosotros mismos con benevolencia, con cariño o, como mínimo, con ecuanimidad, sin agrandar los puntos negros.

Hay muchas personas que no se dan cuenta de las cosas que suceden ante sus ojos, hay otras que se preguntan el porqué y hay algunas que ven cómo podrían ser esas mismas cosas y se esfuerzan en conseguirlo
¿Qué clase de persona eres tú?
¿Cuáles son tus hojas en blanco?
¿Cómo me siento ante esto?
¿Cuáles son las hojas en blanco de nuestra relación de pareja?
¿Cómo me siento?
¿Cuáles son las hojas en blanco de mi situación laboral?
¿Cómo me siento ante esto?
LO SIGUIENTE QUIERO ESCRIBIRLO EN MAYÚSCULAS, COMO DIRÍA NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO…”EL QUE TIENE OJOS PARA LEER QUE LEA”
APLICANDO ÉSTA REFLEXIÓN EN EL SENTIDO ESPIRITUAL, SOMOS COMO SERES HUMANOS MUY DADOS A VER LOS PUNTOS NEGROS EN LOS DEMÁS Y NO EL ESPACIO BLANCO EN ELLOS O SUS VIRTUDES, JESUCRISTO NOS DICE LO SIGUIENTE:
“¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?, ¿O cómo dirás a tu hermano: “Déjame sacar la paja de tu ojo”, cuando tienes la viga en el tuyo? Mt. 7:3,4
CUANDO HABLAMOS MAL DE LOS DEMÁS O LES CRITICAMOS, ASÍ HAYAN HECHO MIL COSAS BUENAS SOLO NOS ENFOCAMOS EN EL PUNTO NEGRO Y NO NOS PARAN EN NUESTRO MAL DECIR EN CUANTO A LOS DEMÁS.
¿PORQUE ACTUAMOS ASÍ?
VIENEN A MI MENTE DOS PASAJES
1 Juan 4:20 “Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21 Y nosotros tenemos este mandamiento de él: «El que ama a Dios, ame también a su hermano.»
1 Pedro 4:8
“Sobre todo, ámense mucho unos a otros, porque el amor borra los pecados”.
ACTUAMOS ASÍ PORQUE NO HAY AMOR HACIA NUESTROS SEMEJANTES, HACIA NUESTROS HERMANOS, AUNQUE DECIMOS AMAR A DIOS.
CONCLUSIÓN:
CAMBIEMOS NUESTRA MANERA DE PENSAR,ESO NOS LLEVARÁ A UN CAMBIO DE VIDA, TRAYÉNDONOS BENDICIÓN DE DIOS NO SOLO A NOSOTROS SINO A QUIENES NOS RODEAN.
SIERVO EN CRISTO:
JP.
Predicador de la iglesia de Cristo en Torreón, Coahuila, México, col. La Cortina, donde será usted !Bienvenido! 🙂
WhatsApp 8712696506
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s