COMENTARIO SOBRE LA CARTA DE JUDAS

hqdefault (1)

MÉTODO CRÍTICO
1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL  LIBRO? Judas
2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 67 d.C.
3) ¿A QUIÉN FUE ESCRITO? Grupos de iglesias en Asia menor.
4) ¿DE DÓNDE FUE ESCRITO?  ?
MÉTODO  HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES EL TRASFONDO  HISTÓRICO DEL LIBRO?

La epístola general de Judas es una apelación a los cristianos a mantenerse consistentes en su fe y su vida. Señala las penalidades de la inmoralidad y termina con una bendición, señalando la verdad que solo Cristo puede guardar al creyente de ceder a las tentaciones de la vida. Judas, hermano de Santiago, por lo tanto medio hermano de Jesús, fue el autor de esta epístola.

2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA?
En Pentecostés, y visitados por Pablo en Asia menor
3) ¿DE QUIÉN ESTÁ COMPUESTA LA IGLESIA?
Judíos y gentiles
4) ¿CUÁLES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES?
Por lo que se ve, es una iglesia madura, en su fuerza. Y en debilidad se dejó contaminar,  o que crecieron herejías en medio de ellos. (eran varias iglesias en las casas)
MÉTODO LITERARIO
1) ¿QUE GENERO DE LITERATURA ES EL LIBRO?
Epistolario
MÉTODO PANORÁMICO
1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO?
Advertencia contra falsos maestros y sus doctrinas.
2) ¿CUÁL  FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO?
Advertir a la iglesia, y como descubrir a los falsos; Y el que hacer, (contender por la fe).
PALABRAS CLAVE EN JUDAS (RV1960): amados (vosotros,santificados, etc), estos soñadores (éstos, ellos, los que, burladores, hombres) condenación (destrucción, juicio).
 
TEMAS: Contender por la fe, identificar y rechazar la impiedad.
 
RECIPIENTES: Desconocidos, probablemente una sola congregación predominantemente de cristianos judíos en alguna parte de Palestina que estaba familiarizada con el Antiguo Testamento y también con la literatura apocalíptica judía. 
 
OCASIÓN: La amenaza presentada por algunos ministros itinerantes que habían convertido la gracia en libertinaje y que han entrado encubiertamente en la iglesia.  
 
ÉNFASIS: El juicio seguro sobre los que viven descuidadamente y enseñan a otros a hacerlo así; la importancia de vivir santamente; el amor de Dios por los fieles y su preservación.  

 


Estructura de Judas

 

Título: “Los Apostatas”  

Versículo Clave: 1:3  “Amado, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me a ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los Santos”

Autor y fecha

Aunque Judas era un nombre común en Palestina (por lo menos ocho son nombrados en el NT), el autor de Judas generalmente ha sido aceptado como Judas, el medio-hermano de Cristo. Se debe diferenciar del apóstol Judas, el hermano de Jacobo (Lc 6:16; Hch 1:13). Varias líneas de pensamiento llevan a esta conclusión:

  1. La apelación de Judas a ser el “hermano de Jacobo”, el líder del Concilio de Jerusalén (Hch 15) y otro medio-hermano de Jesús (v.1; Gá 1:19)
  2. La salutación de Judas es similar a la de Santiago (Stg 1:1)
  3. El hecho de que Judas no se identifica a sí mismo como el apóstol (v.10), sino que más bien se distingue entre sí mismo y los apóstoles (v.17)

    La apostasía doctrinal y moral discutida por Judas (4-18) es un paralelo cercano de la de 2 Pedro (2:1-3:4), y se cree que la escritura de Pedro estableció la fecha de Judas por varias razones:

  1. 2 Pedro espera la venida de los falsos maestros (2P 2:1, 2; 3:3); mientras que Judas lidia con su llegada (4, 11, 12, 17, 18)
  2. Judas cita directamente de 2 Pedro 3:3 y reconoce que es de un apóstol (17, 18).

    Debido a que no se hizo mención alguna de la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C. por parte de Judas, aunque es muy probable que Judas vino después de 2 Pedro (68-70 d.C.), fue casi ciertamente escrita antes de la destrucción de Jerusalén. Aunque Judas no viajó en viajes misioneros con otros hermanos y sus esposas (1 Co 9:5), es muy probable que escribió desde Jerusalén. La audiencia exacta de creyentes con quienes Judas mantuvo correspondencia es desconocida, pero parece ser judía a la luz de las ilustraciones de Judas. Sin duda alguna escribió a una región recientemente plagada por falsos maestros.

    Aunque Judas había rechazado a Jesús como el Mesías en el pasado (Jn 7:1-9), él, junto con otros medio hermanos de nuestro Señor, se convirtió después de la resurrección de Cristo (Hch 1:14). Debido a su relación con Jesús, su conocimiento como testigo ocular del Cristo resucitado y el contenido de esta epístola, fue reconocida como inspirada y fue incluida en el canon muratorio (170 d.C). Las preguntas antiguas acerca de su canonicidad también tienden a apoyar que fue escrita después de 2 Pedro. Si Pedro hubiera citado a Judas, no habría habido pregunta alguna acerca de la canonicidad, debido a que Pedro entonces le habría dado a Judas afirmación apostólica. Clemente de Roma (96 d.C.) y Clemente de Alejandría (200 d.C) también hicieron referencia a la autenticidad de Judas. Su tamaño diminuto y las citas de Judas de escritos no inspirados, responde a cualquier pregunta no apropiada acerca de su canonicidad.

Contexto Histórico de Judas

    Judas vivió en un tiempo en el que el cristianismo estaba bajo ataque político severo por parte de Roma y la infiltración espiritual agresiva por parte de apóstatas parecidos a gnósticos y libertinos que sembraban la semilla para una cosecha gigantesca de error doctrinal. Podría ser que este fue el precursor del gnosticismo abierto el cual el apóstol Juan confrontaría más de veinticinco años más tarde en sus epístolas. A excepción de Juan, quien vivió al cierre del siglo, todos los demás apóstoles habían sido martirizados, y se pensaba que el cristianismo fuera extremadamente vulnerable. De esta manera, Judas llamó a la iglesia a pelear, en medio de una intensa batalla espiritual, por la verdad.

Retos de Interpretación

  •  Debido a que no hay asuntos doctrinales discutidos, los retos de esta carta tienen que ver con interpretación en el proceso normal de discernir el significado del texto. Judas no cita de fuentes no canónicas, pseudopígrafas (esto es, el autor mismo no fue el que se nombró en su título). Tales fuentes son el Libro de Enoc (v.14) y la Asunción de Moisés (v.9) para apoyar sus puntos. ¿Fue esto aceptable? Debido a que Judas estaba escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo (2 Ti. 3:16; 2 P. 1:20, 21) e incluyó material que era preciso y verdadero en sus afirmaciones, él no hizo algo diferente a Pablo (cp. Hch 17:28; 1 Co. 15:33; Tit. 1:12).

Temas históricos y teológicos

  •  Judas es el único libro del NT enfocado exclusivamente a confrontar la “apostasía”, lo cual quiere decir deserción de la fe biblica verdadera (v. 3, 17). Los apóstatas son descritos en otros lugares en 2 Tesalonicenses 2:10; Hebreos 10:29; 2 Pedro 2:1-22; 1 Juan 2:18-23. Él escribió para condenar a los apóstatas y alentar a los creyentes a contender por la fe. Él llamó al discernimiento por parte de la iglesia y a una defensa rigurosa de la verdad bíblica. Él siguió los ejemplos antiguos de:
  1. Cristo (Mt. 7:15 en adelante; 16:6-12; 24:1 en adelante; Ap. 2; 3)
  2. Pablo  (Hch. 20:29, 30; 1 Ti. 4:1; 2 Ti. 3:1-5; 4:3, 4)
  3. Pedro  (2P. 2:1, 2; 3:3, 4)
  4. Juan )1Jn. 4:1-6; 2Jn. 6-11)
  •  Judas está repleta de ilustraciones históricas del A.T las cuales incluyen:
  1. El Éxodo (v.5)
  2. La rebelión de Satanás (v. 6)
  3. Sodoma y Gomorra (v.7)
  4. La muerte de Moisés (v.9)
  5. Caín (v.11)
  6. Balaam (v. 11)
  7. Coré (v.11)
  8. Enoc (v. 14, 15)
  9. Adán (v. 14)

  •  Judas también describe de una manera vívida a los apóstatas en términos de su estado espiritual y actividades inconscientes (v. 4, 8, 10, 16, 18, 19). Además tomó ilustraciones de la naturaleza para ilustrar la futilidad de  su enseñanza (v. 12, 13). Mientras que Judas nunca comentó acerca del contenido de su falsa enseñanza, fue suficiente demostrar que la vida personal degenerada de cada uno de ellos y ministerio sin frutos mostraba sus intentos por enseñar error como si fuera verdad. Este énfasis en el estado espiritual repite el tema constante con respecto a los falsos maestros, su corrupción personal. Mientras que su enseñanza es inteligente, sutil, engañosa,  atractiva, y entregada en muchísimas formas, la manera común de reconocerlas es ver detrás de sus frentes espirituales falsos y ver la vida impía de ellos (2 P. 2:10, 12 18, 19).

Vista Panorámica de Judas

Las doctrinas de la fe cristiana, confiadas a los creyentes (vers. 3), son dignas de defenderse. Este es el grito de guerra de la única carta del Nuevo Testamento dedicada exclusivamente a la guerra contra la apostasía moral y espiritual (vers. 3–4, 17–18). El enfoque no es tanto en el contenido de la enseñanza falsa, aunque se menciona la negación de la deidad de Cristo (vers. 4), sino en el estilo de vida de los malvados perpetradores (se menciona impíos seis veces en los vers. 4, 15, 18). Los sentimientos del escritor son tan fuertes sobre este asunto que deja a un lado su propósito original para tratar con ello (vers. 3).

El escritor dice que se llama Judas, un siervo de Jesucristo (vers. 1). Santiago, el hermano de Jesús, era su hermano mayor (vers. 1; Mt 13:55; v. Vista Panorámica de Santiago). Esto ayuda a identificar al escritor de esta carta, porque Judas (así en gr.; “Judah” en heb.) era un nombre común en Israel. Judas no se refiere a sí mismo como apóstol. Al contrario, deliberadamente él no se incluye con los apóstoles (vers. 17–18). Como los otros hermanos de Jesús (Mt 13:55; Mr 6:3), Judas continuó siendo incrédulo durante gran parte del ministerio público de Jesús (Jn 7:3–8). No fue sino hasta después de la resurrección del Señor que él se encontraba entre los creyentes esperando la promesa del Espíritu Santo (Hch 1:14). No se menciona desde dónde Judas escribió, aunque es probable que su ministerio se haya centrado en Jerusalén.

Los lectores son descritos como llamados (vers. 1), amados (vers. 1, 17, 20) y guardados (vers. 1). Es claro que ellos eran cristianos que oraban con eficacia (vers. 20) y parece que tenían una comprensión madura de las Escrituras (vers. 5; cp. vers. 3). No se especifica el destinatario de la carta, pero los recipientes de Judas eran gente a quienes el Antiguo Testamento debió haberles sido familiar, ya que se mencionan Satanás (vers. 6), Adán (vers. 14), Caín (vers. 11), Enoc (vers. 14–15), Sodoma y Gomorra (vers. 7), el éxodo (vers. 5), Moisés (vers. 9) y Balaam y Coré (vers. 11). Judas cita también literatura no canónica conocida por sus lectores (vers. 14; cp. I de Enoc; vers. 9; cp. La Asunción de Moisés). El apóstol Pablo emplea una táctica semejante en algunos de sus mensajes y cartas (Hch 17:28; 1 Co 15:33; Tit 1:12).

Judas escribe de las condiciones que ya existían en aquellas iglesias (vers. 4), mientras que el apóstol Pedro anticipó una apostasía que habría de venir (2 P 2:1). Judas cita de 2 P 3:3 en los vers. 17–18.

Esta carta se escribió probablemente entre el 69 y el 75 d.C., aunque no se menciona la destrucción de Jerusalén en el 70 d.C.

En los saludos iniciales Judas se presenta y desea para sus lectores misericordia, paz, y amor (vers. 1–2). El enfoque en el cuerpo de su carta es doble. Primero describe a los líderes impíos, de modo que puedan ser identificados y confrontados (vers. 4–16). Su presencia en la comunidad cristiana (vers. 4–8) era notoria por su sutileza (vers. 4), repetición de errores pasados (vers. 5–7) y el desprecio por las cosas sagradas (vers. 8). Su actitud implica el reproche del Señor (vers. 9) de que serán destruidos (vers. 10) y recibirán el juicio de Dios (vers. 11). Sus características eran prometer lo incierto (vers. 12–13), un estilo de vida corrupto (vers. 14–15) y ambiciones veladas (vers. 16).

Judas luego desafía a los creyentes a contrarrestar a estos líderes impíos (vers. 3, 17–23). Les exhorta a contender por la fe (vers. 3) y a tener en cuenta la advertencia de los apóstoles (vers. 17–18) como razones para hacerlo así. Hay adversarios específicos contra quienes luchar (vers. 19). Las acciones que deben tomarse se concentran en reavivar el fervor espiritual por la fe (vers. 20–21) y rescatar a los que son presa de la impiedad (vers. 22–23). La doxología final (vers. 24–25) es una de las más bellas en el Nuevo Testamento. Sus palabras son apropiadas y alentadoras para los creyentes en cada generación que son bombardeados por ideas y valores que le restan magnificencia a Jesucristo el Señor.

Conexiones

    El libro de Judas está lleno de referencias al Antiguo Testamento, incluyendo Éxodo (v.5); la rebelión de Satanás (v.6); Sodoma y Gomorra (v.7); la muerte de Moisés (v.9); Caín (v.11); Balaam (v.11); Coré (v.11); Enoc (vv.14-15); y Adán (v.14). El uso de Judas de las bien conocidas ilustraciones históricas de Sodoma y Gomorra, Caín, Balaam, y Coré, les recuerda a los judíos cristianos la necesidad de la fe verdadera y la obediencia.

Importancia en la Biblia

    Judas escribe como un defensor de la fe (versículo 3). Los impíos no son los paganos fuera de la iglesia, sino los falsos profetas que están dentro (12). El que se relacionen con la fe no quiere decir que vivan en la fe. Los impíos no tienen al Espíritu (versículo 19) como los justos (20). El impío permanecerá eternamente en la oscuridad de las tinieblas (13), pero el justo vivirá eternamente (21). Al describir a sus oponentes, Judas utiliza alegorías hirientes, y exhorta a los creyentes a afirmarse en las enseñanzas de los apóstoles (17) y en el amor de Dios (21), y a luchar por rescatar de una destrucción cierta los que están engañados (22–23).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s